¿Sale a cuenta contratar el seguro de un gadget al comprarlo?

Cuando una persona compra un gadget, muchas veces se le ofrece la opción de contratar un seguro para cubrir el riesgo de que sufra un accidente. Dicho con otras palabras, lo que se le ofrece es una garantía comercial, adicional a la estándar que otorga la legislación española.

Sin embargo, cuando al comprador de un aparato electrónico, como puede ser un móvil o una tableta, se le plantea una oferta de este tipo, pocas veces dispone de la información necesaria para saber si merece la pena pagar el seguro o si es mejor optar por otras soluciones. ¿Sale a cuenta contratar el seguro de un gadget al comprarlo?

¿En qué consisten los seguros que se ofrecen para gadgets?

Los seguros que se ofrecen para gadgets generalmente cubren accidentes que puedan afectar a algún componente del dispositivo. Por ejemplo, la rotura de la pantalla por una caída accidental. Hay seguros que también cubren las averías, o que ofrecen asistencia técnica cuando surgen incidencias que requieren configurar el software.

Es habitual en los seguros de gadgets la cobertura de robo. Es importante comprenderla bien porque para que se produzca un robo es necesario que se haya una situación de sustracción del gadget con violencia. De esta manera, en la mayoría de pólizas no quedan cubiertas las situaciones de hurto, en las que no hay violencia, como es el caso de una sustracción en un descuido cuando dejamos el móvil encima de la mesa de un bar.

En el caso de smartphones, se suele ofrecer la cobertura de uso fraudulento, que sirve para que el seguro se haga cargo de las llamadas y mensajes que pudieran hacer terceras personas cuando se pierde o se produce el robo del terminal.

Para cada hecho asegurado, es habitual que en las pólizas de los seguros de gadgets se contemplen franquicias, que hay que pagar en caso de que se produzca un siniestro y se reclame a la compañía su gestión. Dependiendo del seguro y del siniestro, la franquicia puede variar desde los 25 a los 75 euros, lo que puede encarecer el seguro de forma considerable.

Por último, en el seguro se recogen las condiciones que se aplican en caso de siniestro. Es importante considerarlas porque no es lo mismo que se repare con recambios originales en un servicio oficial, que hacerlo sólo en centros autorizados, con repuestos de segundas marcas.

Seguros para cámaras de fotos

Entonces, ¿cuándo merece la pena contratar el seguro de un gadget?

No hay una respuesta universal. Hay que analizar cada caso porque la decisión de contratarlo o no depende de las condiciones de la póliza del seguro, del coste del gadget y de lo que supondría para el comprador quedarse sin el aparato antes de tiempo.

Como norma general, contratar un seguro de accidentes y robo viene bien para gadgets caros, o cuando su compra supone un importante esfuerzo económico. También cuando hay niños pequeños cerca, ya que por su curiosidad y ganas de probarlo todo es fácil que puedan romper alguno de sus componentes. De la misma manera, si se trata de un aparato necesario para desarrollar un trabajo, el seguro puede ayudar a que se pueda arreglar o sustituir rápidamente y no afecte a la generación de ingresos.

Dependiendo del gadget, las reparaciones por una rotura accidental de un componente pueden ser más o menos costosas. Por ejemplo, sustituir una pantalla rota de un iPhone 6 en el servicio oficial de Apple, cuesta 109 euros. Hay opciones más baratas, entre 50 y 70 euros, si se recurre a servicios no oficiales y recambios no originales. Un smartphone que acabe en el agua y no sea de los de última generación sumergibles, probablemente quedará inutilizado y no será más que un ladrillo.

Por tanto, es posible que un seguro de accidentes por 80 euros/año para un iPhone 6 que cuesta 800 euros parezca caro; o tal vez no, para aquellas personas con un alto riesgo de que el móvil acabe en el agua. La relación coste/beneficio del seguro dependerá de la cobertura del seguro y del riesgo al que se esté expuesto.

Por último, hay que tener en cuenta que algunos accidentes de gadgets pueden estar cubiertos dentro de otros seguros ya contratados, como es el caso de algunos seguros del hogar o de tarjetas de crédito. También debe considerarse la garantía obligatoria del bien de dos años, que los vendedores y fabricantes tienen que asumir por ley.

¿Vas a contratar un seguro de un gadget? Presta atención a estos consejos

Si vas a ir de compras tecnológicas próximamente, te recomendamos que tengas en cuenta los siguientes consejos para contratar el seguro de un gadget:

  • Analiza la relación coste beneficio: mira lo que cuesta el gadget, el esfuerzo que te ha supuesto y piensa qué ocurriría si mañana quedara inutilizado y tuvieras que adquirir uno nuevo. Si el impacto es grande y el coste del seguro asequible, contrata.
  • Ojo con las franquicias incluidas en la póliza, puede que el coste del seguro en caso de siniestro sea mucho mayor que la prima.
  • Ten en cuenta que las pólizas son anuales y que, aunque se pague en plazos mensuales, para darse de baja hay que finalizar el período anual.
  • Atento a las condiciones de renovación del seguro, que se deben incluir en la póliza y que pueden obligar a avisar a la compañía aseguradora con un período de antelación en caso de que no se quiera renovar.
  • Como siempre, todas las condiciones deben estar por escrito y deben ser leídas antes de firmar el contrato. Lo que no conste de esta forma, no vale para nada.
  • Hay que entender bien el alcance del seguro, para saber si tiene sentido por el uso que le damos al dispositivo y evitar los placebos que en realidad no están asegurando nada.

En Naranja | Ahorra conociendo tus derechos como consumidor | ¿Realmente compensa comprar gadgets en tiendas del extranjero?

Imagen | novelrobinson | JESHOOTS

Conversación

  • Personalmente nunca he contratado ningún seguro para uno de estos “cacharros”. Claro que he tenido muchísimos y nunca he extraviado o roto ninguno, todos han fallado en los años de la garantía por razones de fabricación o al final de una vida larga debido al uso.

    Supongo que contratar este tipo de seguros vendrá muy bien a aquellos que han visto golpeados sus terminales hasta morir 😉