¿Sale rentable el leasing de teléfonos móviles?

El pago del teléfono a plazos es el modo que usan algunos usuarios para evitar un gran desembolso de capital inicial. Pero la telefonía ha dado un giro en nuestro país, y se ha pasado al leasing. Mediante este modo de consumo, pagamos  una cuota al mes durante el periodo establecido para disponer de un teléfono que está siendo alquilado. Pero, de cara al usuario, ¿sale rentable el leasing de teléfonos móviles? ¿Qué opción nos viene mejor?

¿Cómo funciona el leasing?

Yoigo lleva un par de años usando este modo de alquiler de terminales, pero ha sido Movistar, con su programa “Siempre nuevo”, la que ha llamado la atención sobre esta manera de disfrutar de nuestros terminales. A partir del día 1 de diciembre, el programa estará operativo para que los usuarios puedan adquirir, de momento, los terminales iPhone 6s y 6s Plus, y cambiarlo en 18 o 24 meses por un modelo equivalente.

Movistar plantea lo siguiente: tras la firma de un contrato, ellos te alquilan un terminal por el que pagas mes a mes, de un modo muy similar a como se introdujo el teléfono fijo en España. Estos contratos permiten disponer del terminal durante 18 o 24 meses, tras los cuales se podrá elegir cambiar por un nuevo modelo entregando el actual o bien terminar de pagar el actual.

A modo de ejemplo, vamos a ver qué opciones tenemos para adquirir un iPhone 6s de 16GB, bien en la tienda de Apple, directamente a la operadora o utilizando el nuevo programa de leasing.

Este teléfono tiene un precio oficial en la tienda Apple de 749 euros, IVA incluido y libre de operador. Este importe puede pagarse al contado, aunque también a plazos: Apple permite una financiación al 6.86% hasta 24 meses, con lo que tras dos años se habría pagado un total de 871,12 euros (36,30 euros mensuales). También se puede comprar el terminal directamente en la operadora:

  • Opción libre, con un terminal por 734 euros, en pago al contado.
  • Opción con tarifa, en la que el terminal cuesta 677,6 euros pero no está liberado. En este caso se puede financiar el terminal sin intereses, con un pago de 28,23 euros mensuales a 24 meses. Tras este plazo, el teléfono comprado en la operadora será de nuestra propiedad. Esto, para muchos clientes, es un factor relevante.

En el caso de contratar el nuevo leasing de Movistar, son necesarios 25 euros en la formalización del contrato, más 20,52 euros mensuales a lo largo de 24 meses. En total, 492,60 euros en dos años. Tras este plazo, tendremos dos opciones: devolver el teléfono para cambiar de terminal o bien abonar la cuota final del leasing (185 euros). De este modo, quedándonos con el terminal, se habrá abonado en dos años 702 euros (492,60+185+25).

Elegir la opción correcta

La opción correcta es aquella que nos viene mejor, y no se tiene por qué coincidir con otros clientes. Lo que para uno es la mejor opción, para otro es perder posibilidades.

El leasing es una alternativa ideal para aquellos usuarios y empresas que no deseen realizar una gran inversión inicial. Tanto si en dos años se terminarán de pagar los terminales como si no, disponer de un smartphone por una cantidad mensual puede aliviar los primeros años de funcionamiento de una empresa. Por ejemplo, comprar 10 teléfonos como los mostrados suponen 7.340 euros al contado, mientras que pagarlos mes a mes implica un adelanto de 250 euros en alta de contrato y 205,2 euros mensuales.

De cara a los usuarios particulares, una vez finalizado el leasing, puede ser interesante abonar la cuota final y quedarse con el terminal, ya que es posible sacarle un rendimiento mayor en el mercado. Por ejemplo, un iPhone 5s (que salió al mercado hace más de dos años) está vendiéndose de segunda mano por bastante más de 185 euros.

Imagen | Jordan McQueen

En Naranja | Siete avances en domótica que te harán ahorrar mucha energía en casa

Conversación