¿Se puede ahorrar dinero comprando un smartphone?

Smartphone

Los smartphones están de moda. Su capacidad para ejecutar aplicaciones y estar permanentemente conectados a Internet, les convierten en potentes herramientas que albergan un abanico de interesantes funcionalidades, cada vez mayor. La tecnología ha permitido que incorporen componentes que los convierten en todo un ordenador en la palma de nuestra mano.

Su principal punto fuerte siguen siendo las comunicaciones, ahora también a través de Internet. Existen alternativas a la llamada y al sms tradicionales, las cuales permiten ahorrar, aunque haya que gastar en la compra de un nuevo terminal ¿Se puede ahorrar dinero comprando un smartphone? En esta entrada podrás ver la manera de conseguirlo.

¿Qué puedo hacer con un smartphone?

Los smartphones permiten utilizar infinidad de aplicaciones, lo que sumado a su capacidad para estar conectados permanentemente a Internet, siempre que haya cobertura de nuestra operadora o wifi, los convierten en potentes herramientas. En paralelo, han ido avanzando en los últimos años diferentes servicios que nos permiten establecer conversaciones con otras personas a un coste muy bajo o gratuito. La combinación de ambas cosas, nos deja con un gran abanico de herramientas para comunicaciones desde un smartphone:

* Mensajería instantánea: mediante los servicios de chat, podemos conversar con nuestros amigos y enviarles imágenes o documentos sin pagar por cada mensaje que enviemos, como con los SMS. Ejemplos de estas aplicaciones son Whatsapp (cuesta menos de 1 euro), Google Talk (gratis), Facebook, Blackberry Messenger, son algunas opciones para enviar mensajes
* Email: al disponer de un smarphone conectado a Internet, el acceso al email es total, por lo que se abre una vía para comunicación con terceras personas.
* LLamadas a teléfonos fijos y móviles: Las llamadas a números fijos y móviles pueden ser más baratas en alguns casos, cuando se usa un smartphone. LLamadas al y desde el extranjero, evitando los cargos de roaming, o con algunos paquetes de minutos que ofrecen algunas compañías de voz sobre IP. Un ejemplo de este tipo de servicios es Skype, que cuenta con una variada oferta de planes para llamar a teléfonos de todo el mundo. Viber es otra alternativa bastante útil, pero sólo para llamadas entre smartphones y sin planes de datos.
* LLamadas de voz sin número de teléfono: Desde un smartphone se puede llamar a otro smartphone, otro equipo tipo tablet u ordenador, sin necesidad de que el destinatario disponga de un número de teléfono. Facetime, Tango, y Skype son aplicaciones que lo permiten en las diferentes plataformas.
* Envío de faxes: este canal del fax por suerte está en cayendo en el olvido poco a poco, aunque de vez en cuando nos vemos obligados a enviar un fax a alguien. Para envíos ocasionales o para un uso más frecuente, podemos valernos de la cámara del smarthphone para escanear documentos y enviarlos con una aplicación como PC-Fax-de, que permite un envío gratuito al día y contempla otras opciones de pago a mayores.
* Acceso a redes sociales: Facebook, Tuenti y Twitter son algunos de los servicios estrella en los smartphones. Desde ellos, se abren nuevas vías de comunicación entre personas, a través de las principales redes sociales. Un mensaje en el muro, un comentario, un mensaje directo, o un “me gusta”, son los nuevos modos de conversación de estos servicios.

¿Cuánto puedo ahorrar?

Es difícil decir una cifra concreta que de forma permita precisar cuanto se puede ahorrar al cambiar un teléfono tradicional por un smartphone. Esto depende de los usos y costumbres de la persona que lo va a comprar y de aquellas con las que va a comunicarse, así como de la disponibilidad de Internet para poder usarlo (no en todas partes hay disponible 3G o wifi de calidad). Si los destinatarios de nuestras conversaciones sólo usan para hablar el teléfono, por mucha aplicación o servicio que usemos vía smartphone, difícilmente vamos a ahorrar nada.

Lo siguiente a tener en cuenta es el pago de la tarifa de datos y el coste de adquisición del terminal. Se puede comprar el aparato con o sin permanencia pero, en cualquier caso, es interesante repartir dicho coste a lo largo de la vida estimada del teléfono y tener una idea de lo que podemos gastar al mes como fijo con el smartphone. También se puede usar sin tarifa de datos 3G, si nos vamos a mover en zonas en las que vamos a poder usar wifi. Los costes a considerar con un smartphone son:

* Coste de adquisición: si es un teléfono libre, consitirá en el coste puro y duro. Si es con permanencia, debemos contar con los meses que nos tendrá atado dicho compromiso con la operadora, que habrá de pagarse hasta el final. En cualquier caso, podemos dividir el importe total por el número de meses que tenemos pensado usar el teléfono y no saldrá la cuenta mensual por este concepto. En este sector, dos años es un período de vida razonable para un teléfono, si es que tus hijos no lo destrozan antes.
* Tarifa de datos: las hay diarias, con un coste en torno a 1 euro; las hay en modo tarifa plana, a partir de 10-15 euros y hasta los 80 euros, casi todas con un volumen máximo de tráfico datos mensual. Esto úlitmo viene significando que no hay “barra libre” para llamadas por Skype o Viber o para envío de imágenes por Whatsapp, sino que al alcanzar el límite, la conexión se ralentizará tanto como para hacerlas inviables. Los mensajes de texto del chat ocupan tan poco que es prácticamente imposible llegar al máximo con ellos.
* Coste de las aplicaciones: casi todas las aplicaciones mencionadas son gratuitas, salvo Whatsapp, que cuesta en torno a 1 euro, y los planes de llamadas de otros servicios como Skype, dependiendo de la opción elegida. Por ejemplo, llamar a cualuqier teléfono fijos de España desde un smartphone usando la aplicación de Skype cuesta 5 euros al mes.

Cómo ahorrar con un smartphone

Hay varias vías de ahorro con un smartphone, pasando todas ellas por un cambio de hábitos y por el hecho de acostumbrarse a la nueva y potente herramienta que tenemos entre manos:

* Una persona que haga un uso normal del teléfono, de llamar y enviar mensajes de vez en cuando, puede ahorrar en llamadas si opta por usar mensajes de chat, redes sociales o emails. Para temas no urgentes, muchas veces resulta hasta más cómodo.
* Esos adolescentes a los que tanto les gusta enviar sms, pueden enviar todos los que quieran a sus amigos, conversar en grupo y enviarse fotos de sus peripecias, a través de las aplicaciones de mensajería en smarphones. Whatsapp, Blackberry Messenger, el email y las redes sociales, son perfectas para este uso.
* Se puede dejar la conexión de datos con un coste fijo al mes, y limitar las llamadas de voz a un crédito máximo mensual. Esto es ideal para los más jóvenes, que aún no son conscientes de cómo se las gasta la factura telefónica a final de mes.
* Para las personas que están en el extranjero, un smartphone es de mucha utilidad para comunicarse Ahora mismo, yo que me encuentro en Londres, a mis amigos en Reino Unido y contactos en UK que disponen de Viber, los llamo habitualmente usando esta aplicación a través de redes wifi. Para llamadas a números fijos de España, uso un plan de Skype de 5 euros mensuales, sin límite de minutos y también a través de redes wifi.
* Si tenemos que enviar un fax, podemos ir a una tienda a enviarlo, con su correspondiente coste de unos pocos euros; mientras que con un smartphone podemos hacerlo a través de alguna aplicación, escaneando el documento previamente la cámara del mismo.
* Para un uso esporádico o en zonas fijas con wifi abierto, se puede usar un smartphone sin conexión a Internet 3G, evitando el pago de la cuota de conexión.

En Naranja | El teléfono se aprovecha de tu confianza: cómo ahorrar antes de contratar una tarifa
Imagen | Johan Larsson

Conversación

  • paolucci_84

    Por supuesto que se puede ahorrar. Mi anterior móvil era un Nokia N95 que cumplió honradamente con su trabajo, pero las facturas era dificil que me bajaran de 40-50 euros. Cuando ví la oportunidad, me hice con un HTC Desire y ahora a base de WhatsApp, Facebook y Twitter tengo estabilizada la factura en unos 30 euros mensuales.
    Si tienen la oportunidad de adquirir un Smartphone, adelante, la factura lo agradecerá aunque si quiero hacer hincapié en que deben elegir un móvil acorde al uso que le van a dar: si eso solo para chat, al igual no necesitan un IPhone 4 y eso supone también un ahorro.

    Saludos.

  • quhasar

    Yo desde que tengo un iPhone 4 soy más feliz. Elegir un móvil u otro va en cuestión de gustos, pero la experiencia que da iOs, el sistema operativo del iPhone, junto a la calidad del terminal, me parece por encima de la media. Muy, muy poquitos móviles alcanzan el nivel de los de Apple.

    Pero aquí hablamos de ahorro y para ello se pueden usar muchos smartphone, claro. Y no es solamente cuestión de ahorrar dinero, sino ahorrar tiempo, comodidad, etc. Por ejemplo, la App de ING en iPhone es IMPRESIONANTE. Es genial no tener dinero en la cuenta nómina y en un minuto hacerte una trasferencia desde una cuenta naranja para comprar lo que tienes ante ti (por ejemplo, a mí me pasó con un sofá, no tuve que ir a mi casa para poder pagar en el momento y a otra cosa). Te ahorras llamadas, te ahorras mensajes, comparte tu ubicación evitando largas descripciones de como llegar a un lugar, puedes pagar con el móvil, puedes inercambiar datos, tienes juegos para los ratos muertos, lectura, música, cine… Es que soluciona tantas cuestiones en el momento que es como llevar un ordenador en el bolsillo.

  • florcald

    Con mi iPhone y el servicio de fax por internet envio y recibo faxes facilmente y a un coste muy bajo.