Seguro a terceros o seguro a todo riesgo, ¿cuál me conviene más?

2 comentarios

Elegir Seguro Coche

Elegir bien el tipo de seguro de coche, a terceros o a todo riesgo, es una elección a mucha gente le preocupa. En el mercado hoy podemos encontrar una amplia gama de ofertas que incluyen distintos tipos de coberturas y prestaciones. Muchas de ellas son aparentemente iguales pero en la práctica pueden ser muy diferentes y no ser las óptimas para nuestras necesidades.

El seguro que mejor se adapta a nuestro coche varía en función de factores como la edad del mismo, de su valor, de nuestra capacidad económica o del uso que hacemos del mismo. Conviene recordar que un seguro es una herramienta para ahorrar, además de un requisito obligatorio por ley en el caso del coche. Vamos a ver en esta entrada la cuál es el mejor para cada etapa de la vida de nuestro coche.

Tipos de seguros de coche

En el mercado del seguro de auto, se pueden encontrar diferentes opciones. Las más comunes son las siguientes:

  • Seguro a terceros: es la modalidad básica, mínima y obligatoria para cumplir con el trámite que exige la ley, de que todos los propietarios de un vehículo dispongan de un seguro que cubra la responsabilidad civil en la que puedan incurrir el dueño y el conductor del mismo. Como su propio nombre indica, cubren los daños causados en un siniestro por el propietario o conductor, titular del seguro, a terceras partes pero no los daños originados en el propio vehículo. En función de la póliza, los hay que tienen coberturas adicionales, como puede ser la de la rotura de lunas o asistencia en carretera.
  • Seguro a todo riesgo: es una modalidad que incluye la cobertura básica del seguro a terceros y, adicionalmente, otras coberturas indicadas en la póliza. Estas pueden ser muy variadas como, por ejemplo, disponer de asistencia en carretera, de un vehículo de sustitución, de una mayor cobertura de la responsabilidad civil en caso de siniestro, de cobertura de daños propios en caso de siniestro, entre otras. Al ofrecer mayor cobertura y prestaciones, el seguro a todo riesgo suele ser más caro que un seguro a terceros y puede contar con una franquicia expresada en euros. Esto significa que, en caso de siniestro, el asegurado pagará esa cantidad y la compañía lo que exceda, hasta el límite de la responsabilidad contratada.

Cuando las compañías de seguros hablan de ofrecen un “seguro a todo riesgo”, en realidad se refieren a un seguro básico, que es el mínimo a contratar para cumplir con la ley, al que se le añaden coberturas adicionales. Es decir, no existe un “seguro a todo riesgo” que cubra absolutamente todo y devuelva un coche nuevo en caso de siniestro. El lenguaje coloquial del sector puede dar a entender que el seguro a todo riesgo cubre todas las situaciones posibles de siniestro y que la cobertura de la póliza restituirá el vehículo si pasa cualquier cosa: esto no es así.

Cuando compensa cada tipo de seguro

Cada tipo de seguro tiene sus pros y contras. El seguro a terceros es más barato pero cuenta con menor cobertura, mientras que la opción a todo riesgo es más cara y dispone de mayores prestaciones en caso de siniestro. Además, están las posibles franquicias a aplicar en cada caso, las cuales hacen que en la práctica, dos seguros casi idénticos en el papel, puedan resultar muy diferentes.

Pensemos en un ejemplo de una compra de un vehículo medio, financiado con un préstamo personal a 5 años. El ciclo de vida del vehículo se puede dividir en las siguientes tres fases:

  • 1ª fase: vehículo nuevo o seminuevo: de 1 a 4 años. Se paga el préstamo y se dispone de un coche en perfecto estado de funcionamiento.
  • 2ª fase: vehiculo usado en buen estado: de 4 a 8 años. Se termina de pagar el préstamo en el quinto año y el vehículo, por edad sigue estando en buen estado, aunque sus “achaques” dependerán de los kilómetros con él rodados. Se empieza a pagar la Inspección Técnica de Vehículos obligatoria, ITV.
  • 3ª fase: vehículo usado en estado regular y tirando a viejo: de 8 a X años. Ya no se paga la financiación, los costes de mantenimiento del vehículo se disparan y la ITV se realiza con más frecuencia.

En la primera fase, se compra el automóvil .Es muy habitual financiar su adquisición con un préstamo personal, por ejemplo a 5 años, período durante el cual se deben pagar la cuota del mismo y los gastos asociados al uso del mismo, lo que tiene un impacto bastante alto en la economía personal del comprador. Un seguro con cobertura de daños propios es muy recomendable para cubrir el peor de los casos posibles, que sería la pérdida del automóvil en siniestro y tener que hacer frente a los pagos del préstamo.

En la segunda fase, con el vehículo en buen estado, el impacto en la economía personal del propietario del vehículo es el mismo que en la primera pero se incrementa ligeramente por el desgaste del vehículo (mayor consumo, cambios de elementos que sufren desgaste, revisiones, ITV...). Cuando la vida del préstamo llega a su fin, es razonable plantearse el cambio de modalidad del seguro, optando por una cobertura menor en caso de querer ahorrar algo en el pago por este concepto. Ojo, siempre comparando opciones y coberturas, dado que un simple matiz diferente puede tener un impacto muy alto en las prestaciones y coberturas. También se puede optar por mantener un seguro a todo riesgo pero con una franquicia mayor.

En la tercera fase, es cuando la economía personal del propietario está menos afectada, al no estar pagando ya la financiación del vehículo. Sin embargo, los costes de mantenimiento se disparan, con motivo del desgaste que un automóvil sufre con el paso del tiempo y los kilómetros. Cuando el valor del coche es residual, la opción de contar con un seguro con cobertura básica se antoja la mejor, dado que en ese estado, en caso de accidente tiene una alta probabilidad de ser considerado siniestro total y, por tanto, de no ser arreglados los daños y de que el propietario reciba una indemnización bastante baja.

Conclusiones

Elegir el seguro del coche es una tarea que hoy en día permite optar por múltiples opciones. El mercado de los seguros está en un punto muy álgido y la competencia enorme, lo que favorece a los consumidores. Pensar qué tipo de seguro se adapta mejor a nuestras necesidades y luego acudir al mercado, bien sea directamente o bien a través de un agente, nos ayudará a no caer en la trampa de seleccionar uno que sea atractivo por un factor pero a la hora de la verdad no responda con las prestaciones y coberturas que necesitamos.

Leer la póliza completa antes de firmarla, preguntar las dudas a la compañía y comparar diferentes opciones disponibles, son las mejores armas para contratar un buen seguro de auto. La póliza tiene una vigencia anual, por lo que cada año, debemos revisar el seguro y replantearnos si compensa seguir con las mismas opciones y compañía, o bien cambiar. Lo mejor de tener un buen seguro es que te permite circular más tranquilo.

En Naranja | Contratar bien el seguro es tan importante como elegir un buen coche
Imagen | Marcin

¿Quieres saber más?

Artículos

Artículos relacionados que probablemente también te interesen

Ver más

+ Deja tu comentario

Comentarios

  • 1

    !

    Un apunte. Hay que recordar que la vigencia del seguro es siempre ANUAL y por adelantado, aunque la aseguradora nos cobre recibos semestrales, trimestrales o como sea. Eso quiere decir que legalmente tienen derecho a no abonarnos nada si de repente cancelamos el seguro por el motivo que sea.

    A la práctica, dependerá del trato que tengamos con la aseguradora. A mí me llegaron a abonar un año entero sin tener ninguna obligación. Acababa de renovar un seguro y al cabo de 15 días vendía el coche sin comprar otro a cambio y sin poder "recolocar" el seguro. Tampoco me interesaba la primera solución que me dieron (guardar el dinero para el vencimiento del seguro de mi otro coche, que se produciría al año siguiente). Tras hablar con la compañía me reintegraron toda lo que les había pagado sin problema alguno, y con ellos sigo. :-)

  • 2

    Avatar de zaiclop !

    Y por que no dices nobre de tu seguro?

  • 3 Comentario moderado

  • 4 Comentario moderado

Escribir un comentario

Para hacer un comentario es necesario que te identifiques: ENTRA o conéctate con Facebook Connect

Búsqueda

Síguenos

Newsletter

Twitter