Ser proactivo es clave para conseguir buenos resultados en la economía doméstica

Proactividad para ser buen ahorrador

Una de las claves para lograr buenos resultados a la hora de ahorrar, sea en el ámbito que sea, es ser proactivo. Atajar los problemas que se plantean a la primera es una estrategia que da mejores resultados, en general, que esperar y reaccionar cuando ya no queda más remedio que actuar sí o sí.

En el castellano hay una expresión que dice que “de primero, cómete un sapo”, que trata de explicar las ventajas de afrontar en primer lugar esas tareas que apetecen menos. En el ámbito de la economía doméstica, con los gastos y los ahorros, es fácil que ocurra lo mismo.

Las curiosas reacciones del cuerpo humano

Para algunas personas es más fácil gastar que ahorrar. Incluso a veces el cuerpo lo pide, por ejemplo, en momentos de tensión en los que se genera una cierta ansiedad, una de las formas que tienen algunas personas de sacársela de encima y relajarse es irse de compras. Otro ejemplo de reacción del cuerpo humano es el del despertador.

Es más fácil quedarse en la cama “durmiendo un cinco minutos más”, que levantarse a la primera y ponerse en marcha. Este último caso protagonizaba recientemente una entrada en Microsiervos, en la que publicaban un vídeo sobre lo que le ocurre al el cuerpo humano cuando suena el despertador y se toma la decisión de levantarse inmediatamente, comparando con lo que sucede cuando se utiliza ese botón que pospone la alarma unos minutos, una y otra vez.

Las conclusiones de los autores del video son que es mejor acostarse antes que robar tiempo por la mañana al despertador y que es mejor tener ciclos regulares del sueño, incluso en fin de semana. Actuando de esta manera, afirman que de alcanza un estado de bienestar mayor y que se consigue una sensación de que no hace falta despertador.

Volviendo al plano del ahorro, se podría seguir el símil y pensar que es mejor anticiparse y tratar de mantener un esquema de gastos más o menos plano a lo largo de todo el año, es decir, intentando evitar altibajos en la medida de lo posible. Sabiendo que hay meses en los que se paga más que otros, por ejemplo, con la vuelta al cole de septiembre comprando libros, uniformes y material escolar, se puede hacer un presupuesto anual de gastos para pagar cada mes lo mismo y así tener que evitar las compras a crédito con el pago diferido, que suelen acarrear el pago de intereses.

La clave, pues, está en trabajar para tener una buena planificación de la economía doméstica, en mantener ordenadas las cuentas. Eso requiere una buena dosis de proactividad y fuerza de voluntad, ya que hay que ir periódicamente actualizando y controlando los gastos, a la vez que se evita la tentación de gastar fuera de presupuesto, que vendría siendo lo mismo que “cinco minutos más…” con el despertador.

En Naranja | ¿Conducirías tu coche hasta un precipicio con tal de ganar una apuesta?
Imagen | Sleepyjeanie

Conversación

  • luismv

    Hola compañeros del mundo blog. Mi nombre es Luis y al leer el post de hoy me he sentido aludido de alguna manera, especialmente en vuestro último párrafo.

    No quisiera ser visto como un spammer, pero al hilo de este post, me gustaría presentar myvalue.com al resto de vuestros lectores. Se trata de un sitio en el que ver, de forma unificada, todas nuestras cuentas, crear presupuestos, ordenar gatos y fijar objetivos de ahorro. Creo que puede ser de gran ayuda para todos aquellos que, como indicáis en el post, están interesados en planificar su economía doméstica y controlar sus gastos.

    Espero que os guste. Un saludo,
    Luis

  • Pingback: Guía de supervivencia ahorradora para el curso universitario - En Naranja, ING Direct()

  • Pingback: Lista de tareas financieras para la vuelta de vacaciones - En Naranja, ING DIRECT()