Siete consejos para que la batería del móvil te dure todo el día

A todos nos ha pasado más de una vez. Salimos de casa con la batería del móvil al 100%, felices por ver la barra llena. Sin embargo, a medida que avanza el día, comprobamos estupefactos como, sin necesariamente utilizar mucho el teléfono, la batería se descarga alarmantemente rápido y, a última hora, nos vemos obligados a usar el móvil lo justo para que no se apague antes de llegar a casa.

Y es que aunque los smartphones modernos, incluso los de gama media, tienen baterías de mayor capacidad, también ha aumentado el uso que hacemos de ellos, así como la energía que requieren las pantallas cada vez más grandes, por lo que al final sigue siendo su mayor talón de Aquiles. No obstante, existen trucos y buenas costumbres para que la batería del móvil dure todo el día.

Ajusta la pantalla para que consuma menos

La pantalla es responsable de entre el 25 y el 50% del gasto total de energía, así que cualquier ajuste que hagamos para reducir su consumo tiene un gran impacto en la duración de la batería.

Lo más efectivo es bajar el brillo de la pantalla, algo que podemos hacer desde el menú de ajustes o también desde el pequeño menú desplegable al que podemos acceder deslizando el dedo desde la parte inferior de la pantalla en iOS, o desde la parte superior en Android. También es recomendable desactivar la opción “brillo automático”, ya que tiende a utilizar niveles mayores de los necesarios.

Por otro lado, podemos reducir el consumo evitando que la pantalla esté encendida cuando no la estemos usando. Para ello debemos activar el bloqueo de pantalla automático y fijar un intervalo pequeño (30 segundos o un minuto), así  la pantalla se apagará si no utilizamos el teléfono durante ese tiempo.

Desactiva las notificaciones innecesarias

Aunque gracias al sistema push las notificaciones no consumen tantos recursos como antes, cuando las aplicaciones comprobaban cada cierto tiempo si había novedades, siguen siendo uno de los principales motivos por los que las baterías no duran tanto como desearíamos.

¿Realmente necesitamos que nos llegue una notificación cada vez que alguien comente algo en Facebook? ¿O cuando nos llega un e-mail? La mayoría de aplicaciones vienen pre-configuradas con notificaciones muy invasivas que hacen que nuestro teléfono esté continuamente activo, pero la mayoría se pueden configurar para reducir estos avisos a los realmente importantes.

Tampoco es una mala idea silenciar aquellos grupos de Whatsapp más activos, cuyo contenido rara vez reviste urgencia. Para silenciarlo, solo debemos acceder a menú de información del grupo en cuestión, pulsando en la parte superior de la pantalla dentro de la conversación.

Cuidado con la localización permanente

Hay aplicaciones que necesitan hacer uso del sistema de localización del móvil, como los servicios de mapas o GPS, pero muchas otras solicitan tener acceso a esta funcionalidad sin ser estrictamente necesario. Por ejemplo, Facebook y Twitter la utilizan para añadir información sobre nuestra ubicación al publicar, algo de lo que podemos prescindir.

Para reducir el consumo del sistema de geolocalización, una posibilidad es desactivar esta función completamente desde el menú de ajustes, y únicamente habilitarla cuando la necesitemos. En iOS, sin embargo, también podemos establecer de forma individualizada si una aplicación puede utilizar esta función o no (en ajustes > privacidad > localización), de manera que podremos desactivar las que no nos interesen.

WiFi y Bluetooth, solo cuando los necesites

Otra buena manera de ahorrar batería es mantener el WiFi y el Bluetooth desactivados mientras no los necesitemos, ya que aumentan el consumo innecesariamente. Además, tanto en iOS como en Android es muy sencillo apagar y encender estas opciones. Se puede hacer en el menú desplegable al que se accede deslizando el dedo desde la parte inferior (iOS) o superior de la pantalla (Android).

Utiliza redes WiFi siempre que puedas

Aunque las tarifas móviles cada vez incluyen paquetes de datos más grandes que hacen que no dependamos tanto de las redes WiFi, si se trata de ahorrar batería siempre es mejor navegar conectado a una que utilizando la red móvil. Así que si estamos en un bar o un centro comercial y la batería escasea, mejor conectarse a su red WiFi gratuita.

Reduce el número de aplicaciones en segundo plano

Hay aplicaciones que siguen gastando datos y energía aunque no las estemos utilizando, ya que funcionan en segundo plano, actualizando información para que esta esté disponible en cuanto la usemos. Esto aporta un extra de velocidad al usarla, pero también implica un mayor consumo.

Para ayudar a prolongar la vida de nuestra batería a lo largo del día, es conveniente reducir el número de aplicaciones que pueden ejecutarse en segundo plano. En iOS, esto podemos configurarlo en el menú de ajustes > general > actualización en segundo plano, mientras que en Android podemos hacerlo en el menú “uso de datos” del panel de configuración.

Revisa qué aplicaciones gastan más energía

Tanto en iOS como en Android existe un apartado en el menú de ajustes dedicado a la batería, en el que podemos comprobar qué aplicaciones han gastado más energía a lo largo del día o de la última semana. De esta manera, podremos averiguar si hay alguna aplicación que consuma mucho y que no usemos casi nunca.

Bonus: Y si no queda más remedio, activa el modo bajo consumo

Habrá momentos en los que, incluso aplicando todos estos consejos para que la batería del móvil dure todo el día, empecemos a temer porque no vaya a llegar al final de la jornada con vida. En esos casos, lo mejor es activar el modo de bajo consumo, que limita las notificaciones, el brillo de la pantalla y otras funciones para prolongar el tiempo de uso que nos quede.

En Naranja | Cinco juegos de móvil para mejorar tu agilidad matemática sin enterarte

Conversación