Siete formas en las que malgastamos energía en la cocina

Aunque pueda parecer que el mayor gasto de una casa sea la calefacción, la iluminación o el agua caliente sanitaria, es en la cocina donde más energía consumimos, especialmente debido al frigorífico y la encimera. Hoy vamos a ver siete formas en las que malgastamos energía en la cocina para ver si podemos enmendarlas.

Muchas de estas formas de malgastar energía son fáciles de corregir, como cocinar con tapa o llenar el lavavajillas siempre que lo pongamos –lo cual ayuda también a ahorrar agua en la cocina— mientras que otras requieren una pequeña inversión que amortizaremos mucho antes de lo que imaginamos.

Siete formas de malgastar energía en la cocina - 2

  1. Un frigorífico obsoleto es la manera más fácil de malgastar electricidad en la cocina. Ya hemos visto en más de una ocasión que cambiarlo por uno más eficiente supone suficiente ahorro en electricidad como que amorticemos la inversión en pocos años, ya que incluso de un frigorífico de clase A a uno de clase A+++ el ahorro supone 130 euros al año, y es mucho mayor si se trata de un frigorífico de clase inferior.
  2. Cocinar sin tapa es otra de las maneras más tontas de que el dinero, literalmente, se evapore. Solo el gesto de tapar la olla mientras hervimos agua para preparar los macarrones supone un ahorro del 25% de la energía empleada en el proceso. Además, conseguiremos que hierva antes.
  3. Siete formas de malgastar energía en la cocina - 3

  4. No llenar el lavavajillas tampoco ayuda a ahorrar energía en la cocina. Es mejor gastarse unos euros en tener una vajilla, una cubertería y una cristalería con más piezas que tirar el dinero por el desagüe cada vez que ponemos un lavavajillas a medio cargar, incluso con el programa de media carga, que además se puede usar para una carga completa si no hay mucha suciedad. Si de normal tienes problemas para llenar el lavavajillas, valora la posibilidad de comprar uno de menor tamaño.
  5. No apagar el horno a tiempo es una de las formas más habituales de desperdiciar energía. Que levante la mano el que apaga el horno cuando ya se ha hecho la pizza, y no unos minutos antes para que acabe de hacerse con el calor residual, y ahorrarnos la energía de tenerlo caliente mientras no hay nada dentro.
  6. Tener una lavadora más grande de lo que necesitamos es otro caso corriente. Las marcas nos embaucan con modelos con cada vez mayor capacidad, y eso nos puede ayudar a ahorrar si realmente usamos esa capacidad, pero si no, se malgasta energía en cada lavado, incluso –aunque en menor medida– con las lavadoras inteligentes que adaptan el lavado a la carga.
  7. Siete formas de malgastar energía en la cocina - 4

  8. Usar vitrocerámica en vez de gas o inducción. Las cocinas vitrocerámicas son el paradigma del desperdicio de energía, pues es una manera ineficiente de cocinar que genera una gran cantidad de calor residual difícil de aprovechar. Aunque es más cara, la inducción es la solución eficiente si no queremos instalar gas, que es todavía la mejor forma de cocinar desde el punto de vista energético.
  9. Fregar los platos con agua muy caliente afecta también a la energía que gastamos en la cocina. Es cierto que para eliminar algunos restos de grasa y suciedad se hace necesario en algún momento, pero no hace falta que dejemos correr el agua caliente, basta con llenar el fregadero y después ya podemos cerrar el grifo y dejar de gastar energía de forma innecesaria mientras nos enfrentamos a esa grasa incrustada.

Seguro que muchos conocéis también otras formas de malgastar energía en la cocina, porque por comodidad o descuido todos acabamos incurriendo en estos y otros detalles que, juntos, pueden suponer un enorme ahorro en gas y electricidad al final del año.

En Naranja | Ahorra dinero escogiendo bien los electromésticos de la cocina

Conversación