Siete formas de viajar en las que no tendrás que pagar alojamiento

El alojamiento representa la mitad del presupuesto de las vacaciones. Los alojamientos tradicionales (hotel, apartamento turístico o camping) tienen en común que se paga un precio por noche. Calcular el presupuesto es sencillo: solo hay que multiplicar el precio de una noche por el total de días. Sin embargo, existen otras posibilidades de viajar por el mundo sin tener que pagar alojamiento que nos permitirán estirar más los gastos.

Estas son algunas de las formas de viajar por el mundo solo, en pareja o con la familia sin tener que pagar alojamiento:

1. Couchsurfing

Alojarse en casas particulares de forma gratuita es lo que ofrece el couchsurfing. En sus orígenes se ofrecía al viajero un sofá para pasar la noche, de ahí su nombre, pero ahora se puede encontrar también una habitación completa. El anfitrión no solo ofrece su casa, sino que se convierte en el mejor guía de la ciudad.

2. Intercambio de noches

Esta forma de conseguir alojamiento gratuito consiste en el trueque de noches en casas particulares. Pueden ser habitaciones, casas completas o intercambios recíprocos de viviendas. Se puede empezar como anfitrión acumulando noches o puntos que luego se canjean por alojamiento en las casas de otros viajeros. O también, comenzar viajando comprando las noches que se necesiten a un precio cerrado como en  Nightswapping o Trampolín.

3. Intercambio de casas

Las redes de intercambio de casas están extendidas por todo el mundo con lo que ofrecen un amplio abanico de posibilidades para las familias que buscan pasar sus vacaciones como en su propia casa. Solo es necesario ser miembro de las plataformas de intercambio para acceder a su base de casas y elegir aquella que se adapta a los planes de tus vacaciones. Lo normal es que se haga el intercambio simultáneo, es decir, que mientras tú te alojas en la casa de vacaciones, tus anfitriones estén alojados en tu casa. Intercambio de casas o Home for home son dos ejemplos con viviendas en todo el mundo.

4. Housesitting o cuidado de casas

Es una opción algo diferente porque aquí el alojamiento gratis se consigue por cuidar la casa del anfitrión. Normalmente, los dueños de las viviendas buscan a alguien que se ocupe del cuidado de su casa mientras están de vacaciones. No se paga el alojamiento, pero se deben realizar algunas tareas como cuidar el jardín. Hay que estar registrado en las plataformas de housesitting como House Carers o Mind my house para acceder a estas viviendas.

5. Alojamiento por cuidado de mascotas

alojamiento por cuidar mascotas

Los amantes de los animales tienen una gran oportunidad de conseguir vivienda gratis para las vacaciones cuidando mascotas. Es lo que piden algunos dueños cuando ceden su vivienda a alguien durante sus viajes y vacaciones. Cuidar de las mascotas supone alimentar a los gatos, dar paseos a los perros o llevarles al veterinario si enferman. Plataformas como Trusted House Sitters solo exigen el pago de una cuota anual para acceder a su base.

6. Alojamiento y comida por trabajo

Esta forma de viajar ofrece la posibilidad de convivir con los anfitriones realizando trabajos a cambio de alojamiento y comida. La variedad de trabajos es muy amplia, puede ser cuidado de niños o ancianos, labores agrícolas, de vigilante… trabajos que te permiten conocer el país de un modo diferente, aprender un idioma y, sobre todo, ahorrarte los gastos de alojamiento. Entre las plataformas que ofrecen estos servicios destaca Workaway y Helpx.

7. Trabajar en una granja orgánica

Es la mejor opción para los que buscan alojamiento gratuito realizando un voluntariado en granjas orgánicas. La red WWOOF agrupa granjas de todo el mundo donde es posible alojarse solo por ayudar a los productores locales en los trabajos de la granja. No pagan el trabajo, pero ofrecen alojamiento y manutención.

Cada forma de alojamiento es más adecuada para un tipo de viajero, solo hay que encontrar el que mejor se adapte a nuestro perfil.

 

En Naranja| Las vacaciones han cambiado: estas son las nuevas formas de viajar que tus padres nunca imaginaron

Imagen | Vita Vilcina

Conversación