¿Te mudas? Media docena de consejos para ahorrar al cambiar de casa

Mudarse a un nuevo hogar es siempre una experiencia emocionante: nuevas perspectivas, nuevas aventuras, tal vez una vida en pareja o un nuevo miembro de la familia por llegar… Pero también puede resultar un proceso agotador y, si no andamos con cuidado, costoso.

Por eso os hemos preparado una docena de consejos para ahorrar al cambiar de casa. Una especie de guía que repasar para no dejarnos nada importante en el tintero, como los impuestos, ni desaprovechar la oportunidad de reducir gastos en aspectos tan importantes como la luz o el gas. 

1. Lo primero, comprobar la domiciliación del IBI

Puede parecer algo poco relevante al principio, pero es muy importante comprobar que el Impuesto de Bienes Inmuebles, más conocido como IBI o simplemente “la contribución”, esté domiciliado correctamente.

Es responsabilidad del vendedor pagar el del año en curso (aunque acabe de comenzar), pero a partir de entonces debemos encargarnos nosotros, y no querremos encontrarnos sorpresas desagradables en forma de recargos por no haberlo abonado a tiempo, así que es un buen trámite por el que empezar. Es una gestión sencilla que se debe realizar en el ayuntamiento, bien de forma telemática o presencial.

2. Cambiar la titularidad de la luz, el agua y el gas

El siguiente trámite que debemos realizar al mudarnos es cambiar la titularidad de la luz, el agua y el gas. Para ello deberemos contactar con la empresa suministradora y aportar la información requerida, normalmente una copia de la escritura (o el contrato de alquiler) y una fotocopia del DNI del nuevo titular.

En estos casos, siempre es recomendable cambiar la titularidad en vez de cancelar el servicio e iniciar uno nuevo, ya que en el caso de la luz, el agua y el gas, las altas suelen llevar costes asociados, siendo necesario en algunos casos una nueva cédula de habitabilidad, un boletín eléctrico o la inspección de un técnico.

ahorrar-casa-nueva-3

Una vez realizado el trámite, debemos revisar las diferentes opciones para ahorrar en la factura de la luz y el gas, valorando la opción de cambiarnos de compañía. En el caso del agua poco podemos hacer, porque no es un mercado liberalizado, pero en el caso de la electricidad, por ejemplo, los clientes de ING DIRECT tienen un descuento del 1,5% en sus facturas de Holaluz.com gracias a Shopping NARANJA, y tampoco es una mala idea revisar si nos sale rentable contratar una tarifa plana de gas y electricidad.

3. Internet, teléfono y televisión para tu nuevo hogar

Normalmente los contratos de internet, teléfono y televisión se rescinden cuando se vende o alquila una vivienda, de manera que el nuevo propietario debe contratarlos por su cuenta o trasladarlos desde su anterior domicilio. En cualquier caso, al cambiarnos de casa es siempre conveniente revisar las condiciones y comparar las distintas ofertas combinadas de fibra, teléfono y televisión, pues puede suponer un gran ahorro.

También es una buena idea hablar con los nuevos vecinos sobre la posibilidad de compartir la conexión de fibra o ADSL, de manera que los gastos se repartan entre todos.

4. Casa nueva, seguro nuevo

Si ya teníamos un seguro en nuestra anterior vivienda, debemos contactar con la aseguradora para notificar el cambio y actualizar la póliza en función de las nuevas características y particularidades de la vivienda, o por si queremos ampliar o reducir las coberturas.

Si no lo teníamos contratado o esta es nuestra primera vivienda, es un buen momento de valorar si nos conviene un seguro de hogar, que aunque no es obligatorio, sí es uno de esos seguros interesantes para la gente que piensa que nunca necesitará uno. Además, hay que tener en cuenta que este tipo de seguros se adaptan a diferentes necesidades, ofreciendo desde coberturas básicas como los daños a terceros hasta otras que incluyen pequeñas reparaciones en el hogar.

5. Haz de tu nuevo hogar un hogar eficiente y ahorrador

ahorrar-casa-nueva-2

Una nueva vivienda es una oportunidad de hacer de nuestra casa un hogar eficiente y ahorrador. Podemos empezar por algo sencillo, como comprar bombillas LED para nuestras lámparas o escoger electrodomésticos de alta eficiencia energética, lo que puede suponer un ahorro total de más de 400 euros al año.

Otra opción interesante es instalar un aparato para conocer nuestro consumo eléctrico y así saber cómo son nuestros hábitos de uso, lo que a su vez nos permitirá ahorrar en la nueva factura de la luz por horas.

Por último, también debemos revisar los grifos y las cisternas para asegurarnos de que seguimos la guía fácil para ahorrar agua en casa y, por supuesto, debemos tener muy en cuenta qué sistema de calefacción es el más barato a la hora de escoger el que queremos para nuestro recién estrenado hogar.

6. También puedes ahorrar al amueblar y equipar tu nuevo hogar

Ya hemos hecho todos los trámites necesarios en nuestra nueva vivienda, pero aun nos queda amueblarla y equiparla, y ahí también podemos ahorrar. Porque no hace falta que todo sea nuevo (y caro) sino que podemos unirnos a la moda del reciclaje y la reutilización con, por ejemplo, alguno de estos 13 proyectos divertidos para decorar reciclando o con estas 11 ideas para reciclar y darle una nueva vida a tu terraza.

Finalmente, también podemos echar mano de las siempre útiles aplicaciones de segunda mano, en las que encontraremos muebles y electrodomésticos a buen precio, o donde podremos vender aquellos de nuestra antigua casa que no queremos en nuestro nuevo hogar.

Y hasta aquí nuestra media docena de consejos para ahorrar al cambiar de casa (aunque han sido unos cuantos más). ¡Ah! Y si todavía no te has mudado, no te pierdas los nueve consejos para una mudanza sin sobresaltos.

En Naranja | La guía definitiva para vender tu casa por internet, ahorrar tiempo y maximizar precio

Conversación