Todo lo que hay que tener en cuenta para planificar el presupuesto de una comunión

Cada año se celebran más de 240.000 comuniones en España, casi tantas como bautizos. A pesar de que la mayoría de los españoles se reconocen como católicos no practicantes, a los 9 años los niños piden hacer la primera comunión.

Mayo y junio son los meses que concentran la celebración de las comuniones, periodo que comienza en la Pascua y finaliza en la festividad del Corpus. No se trata solo de un acto religioso, es una fiesta familiar que requiere una buena planificación del presupuesto para cubrir todos los gastos: traje, banquete, regalos… Estas son algunas ideas para celebrar con éxito la primera comunión.

¿Qué presupuesto tiene la primera comunión?

Las comuniones del siglo XXI mantienen la tradición de la ceremonia religiosa, pero ha cambiado la forma de celebrarla, los regalos que se hacen a los niños y hasta el recuerdo que se entrega a los invitados.

Celebrar la comunión supone un gasto importante para las familias, pues el presupuesto puede alcanzar los 8.000 euros, en función del número de invitados, el lugar de celebración y el traje elegido. Disponer de un colchón económico es una solución para hacer frente a este gasto extra, aunque en muchas ocasiones la alternativa es pedir un préstamo, todo depende del presupuesto.

Banquete y traje para todos los gustos

primeracomunioncandybar

El banquete, cuando se organiza en un restaurante, es la partida que requiere el mayor gasto, con una media entre 30 y 70 euros el cubierto. Sin embargo, muchas familias sustituyen la celebración en el restaurante por un catering más informal en casa. Tanto si la comida tiene lugar en el restaurante como en casa, lo que no puede faltar en las comuniones actuales es un Candy bar, que no es más que una o varias mesas llenas de golosinas, bombones y cupcakes que vuelven locos a los niños.

El traje es otro gasto importante, sobre todo, en las niñas porque va acompañado de más complementos. Los trajes de princesa se han modernizado, pero siguen siendo los preferidos, aunque ahora conviven con los de estilo hippy, vintage y bohemio. El precio varía según el tejido y diseño, pero los vestidos de una gama media cuestan entre 200 y 400 euros. Los niños continúan vistiendo de gala para recibir la comunión con el traje de almirante y marinero que cuesta alrededor de 200 euros, aunque los más modernos prefieren ir solo con camisa y pantalón.

Qué regalar: los regalos tecnológicos más innovadores para niños y niñas

El reloj, como regalo estrella de las comuniones antes de la era digital, ha sido sustituido ahora por los gadgets tecnológicos. La gama “tradicional” de dispositivos tecnológicos en esta edad es amplía, de hecho, la mayoría de niños ya dispone de teléfonos móviles, tabletas y videoconsolas para jugar.

Los regalos tecnológicos en las comuniones también han evolucionado y los niños piden drones y robots para jugar, smartwatch para disfrutar de las aplicaciones y los más marchosos se decantan por los altavoces inalámbricos y los reproductores de música.

Actividades de ocio y viajes para los niños

Finalizada la comida no puede faltar un programa de animación para los niños. Las posibilidades son variadas, pero el precio puede oscilar entre 300 y 500 euros. Es buena idea contratar a animadores para entretener con actuaciones y juegos a los niños que son los auténticos protagonistas de la fiesta.

Y si las bodas culminan con la luna de miel, las comuniones también se cierran con un viaje familiar a los parques temáticos como PortAventura, Disneyland París o Legoland en Alemania, donde los niños pueden disfrutar de atracciones y espectáculos a su gusto.

Otros detalles importantes

primeracomuniongalletasrecordartorio

Otro detalle imprescindible es el álbum fotográfico, realizado por un fotógrafo profesional o aficionado, para recordar la comunión. El álbum de fotos cuesta alrededor de 250 euros y en video sube hasta los 500 o 600 euros.

También ha cambiado el recuerdo de la comunión que el niño da a sus invitados. Los recordatorios en papel han pasado a la historia, sustituidos por recordatorios galleta, detalles personalizados o manualidades realizadas en casa.

Todo para no olvidar nunca que los auténticos protagonistas de la primera comunión son ellos, los niños.

 

En Naranja | ¿Qué es y cómo me puede ayudar un préstamo preconcedido?




 

 

Conversación