Despiértate cada mañana ahorrando con el café

Ahorrar con el café - 1

Aunque hoy es miércoles, el primer día de trabajo del año es el lunes por excelencia, así que imagino que la mayoría hemos empezado la mañana con una buena taza de café para poder afrontarla con fuerzas. Que el café y la cafeína nos ayudan a despertarnos y concentrarnos es sabiduría popular, pero es posible que no todos conozcáis estos trucos para ahorrar con el café.

A pesar de que el café molido pueda parecer caro, con un precio medio entre cinco y diez euros el kilo, cunde bastante, ya que la cantidad necesaria para preparar un taza es de unos 10 gr., por lo que podemos obtener hasta un centenar de tazas por kilogramo, pagando entre cinco y diez céntimos por cada taza de café. No parece algo en lo que se pueda ahorrar, pero sí evitar despilfarrar.

Elige bien tu cafetera

Tipos de cafeteras hay muchas, si bien las más conocidas son la italiana, la americana (la de filtro), la francesa (de émbolo) y la espresso (la tradicional y la monodosis). Cada una prepara un café diferente con unas características bien diferenciadas, tanto en lo gustativo como en lo económico, así que conviene bien elegir nuestra cafetera para adaptarla a nuestros gustos y nuestro consumo.

Por ejemplo, la cafetera americana produce un café largo (que muchos califican de aguado) normalmente para entre 4 y 6 tazas. Luego lo mantiene caliente gracias a una placa en la base. Si somos de los que bebemos café en grandes cantidades a lo largo del día, somos una gran familia o simplemente una oficina, no es una mala opción, aunque no es un tipo de café que guste mucho en este país.

Ahorrar con el café - 2

La italiana es la cafetera que reinaba en nuestros hogares hasta que llegaron las espresso, aunque técnicamente también es una cafetera espresso, ya que calienta y hace pasar el agua a una presión de entre 1 y 1,5 bares por el café. Es probablemente la más eficiente desde el punto de vista energético, aunque su problema es que las de tamaño normal preparan siempre café para tres o cuatro tazas, así que si estamos solos en casa, conviene tener también una pequeña de una o dos tazas para no desperdiciar café.

La prensa francesa también es bastante eficiente, ya que al ser una cafetera de émbolo no necesita más que agua caliente para funcionar. Se prepara el café como lo que es, una infusión, y luego se filtra y extrae su sabor bajando el émbolo. También tiene la ventaja de que podemos preparar la cantidad exacta que queramos.

Por último tenemos las cafeteras espresso, tanto las normales que utilizan café molido a granel, como las monodosis, que viene en cápsulas. Su ventaja es que producen un café de una calidad bastante buena y en dosis individuales. Sin embargo, consumen más energía y, en el caso de las monodosis, como veremos ahora, su precio al menos triplica el de un café convencional. También hay que tener en cuenta que estas máquinas son más caras, siempre rozando el centenar de euros, mientras que la italiana, la francesa y la americana rara vez superan la veintena.

Ahorrar con el café - 4

Olvídate de las monodosis

A efectos puramente económicos, y permitidme la expresión, las cafeteras de cápsulas son el timo de la estampita. No quiero decir que no sean buenas, ni que den un café malo, au contraire, sin ir más lejos, tengo dos de diferentes marcas en casa y otra más de una tercera marca en casa de mi padre. Sin embargo, el precio que pagamos por cada café es muy superior.

Al principio del artículo calculamos que una taza de café, preparada con cualquier cafetera que no fuera monodosis, rondaba los diez céntimos de euro, aunque para ser exactos el cálculo más rápido es que una taza de café cuesta la centésima parte del kilo de café con el que está hecha. Es decir, si compramos un café de 5 euros/kilo, 5 céntimos, si compramos uno de 10, 10 céntimos, de 20 euros el kilo, 20 céntimos por taza.

Sin embargo, los cafés de monodosis cuestan siempre entre 30 y 40 céntimos por taza. Por citar la referencia en el mercado, la cápsula de Nespresso marca 36 céntimos, aunque hay otras más caras como Illy, que marca casi 45 céntimos por cápsula y también más baratas, en torno a los 30 céntimos.

Ahorrar con el café - 6

¿Acaso están rellenas de un café más caro o con mucha mayor cantidad por taza? No. Nespresso rellena sus capsulas con diferentes variedades de café Bonka, cuyo precio oscila entre lo 8 y los 15 euros el kilo según las variedades. Sabiendo que en cada cápsula hay 5 gr. de café, que cada una cuesta 0,36 céntimos y que necesitamos 200 para hacer un kilo, estamos pagando ese mismo café a 72 euros el kilo.

Está claro que los costes de envasado y distribución son diferentes, y que en algunos casos, como Illy, el café a granel ya cuesta entre 30 o 40 euros el kilo. Tampoco digo que no sea una buena opción que solo toman café esporadicamente o los que no tienen tiempo ni ganas de preparar un café recién levantados, simplemente que son una opción descabellada si tenemos pensado ahorrar con el café.

Muele tu propio café

Como todos los alimentos, el café también se estropea con el tiempo, y más aún cuanto más lo exponemos al aire y la luz solar, así que logicamente molido aguanta peor que en grano, por lo que un café recién molido estará inevitablemente más rico que el mismo café molido días, semanas o meses atrás.

Ahorrar con el café - 7

Esta ya es una buena razón para moler nuestro propio café, pero lo es más aún si sabemos que el mismo café de media cuesta un 25% menos en grano que molido, lo que supone un ahorro considerable a cambio de disfrutar de un café delicioso cada mañana.

Conoce tus gustos

No todo el mundo conoce bien sus gustos, ni tampoco que el café cambia mucho en función de como lo prensemos en una cafetera italiana o una espresso. Más café implica más sabor, por lo que si estamos pensando en hacernos uno con leche, es mejor prensarlo poco y obtener un café más suave que hacer uno muy fuerte para luego luego echar unas gotas en la leche y que se desperdicie el resto.

Puede parecer una tontería, pero si en cada taza que preparamos todas las mañanas nos ahorramos unos gramos de café –pongamos que gastamos 8 en vez de 10 gramos– luego obtendremos hasta un 25% más de tazas del mismo kilo de café.

Ahorrar con el café - 8

Compara precios

Esto no es nada nuevo sobre el cielo, comparar precios para ahorrar está en el decálogo del ahorrador, pero en el caso del café se hace más evidente todavía, pues de un sitio a otro hay diferencias de precio que pueden rondar el 30 o el 40 por ciento.

Para evitarnos tener que perder el tiempo recorriendo tiendas y supermercados, hay aplicaciones que comparan esos precios por nosotros, como Super Truper. Simplemente le indicamos el café que queremos y la aplicación nos informará de dónde encontrarlo a mejor precio.

Conclusiones

Como veis, ahorrar con el café es cosa de unos pocos trucos, quizás el más importante es el de escoger nuestra cafetera, porque condicionará el resto, aunque nada nos impide tener varias en casa para adaptarnos a las necesidades, sin olvidar el coste de amortización.

Como en todas los gastos cotidianos, cualquier pequeño ahorro en la rutina diaria implica un gran ahorro a medio plazo, así que sacarle todo el jugo al grano de café, además de alegrarnos el día, puede alegrarnos un poco la cartera.

Imágenes | Guwashi999, Zeta, Logan Brumm, anieto2k y Fredeslund
En Naranja | Ahorra dinero escogiendo bien los electromésticos de la cocina

Etiquetas:


  • Josep Camós

    jojojo, ni te imaginas la discusión que ha generado en casa este artículo tan clarificador entre la defensora de la Nespresso y el defensor de la Oroley de toda la vida. :-D

    Eso sí, reconozco que las capsulitas son hipercómodas. Pero es que la comodidad suele tener un cierto coste económico, claro.