Un niño gasta 2.000 euros en un juego del iPad. ¿Cómo podemos evitar que nos ocurra algo así?

Nene iPad - 1

Aunque tanto Apple como Google se preocupan de que el sistema pida la contraseña cada vez que adquirimos una aplicación, existen lagunas en sus diseños que permiten cosas como que un niño gaste 2.000 euros en un juego del iPad, tal como ha publicado recientemente la BBC. Bueno, para ser exactos, 1.700 libras esterlinas, que al cambio actual son 1.972 euros.

No es que el juego en cuestión, Zombies vs Ninja, costase esa barbaridad de dinero, en absoluto. De hecho, aparece como gratuito, motivo por el cual el padre de la criatura acepto introducir la contraseña para descargarlo. Lo que pasa es que durante los siguientes 15 minutos en los que la contraseña se mantiene activa, su retoño compró todo lo que el juego le ofrecía como extras hasta alcanzar la nada desdeñable cifra.

Despiste de los padres, mala praxis de los diseñadores del juego o fallo en el sistema de compras dentro de la aplicación. En cualquier caso la pregunta es: ¿Cómo podemos evitar que nos ocurra algo así?

Enseña a tu hijo

Nene ipad 3

Los niños se manejan muy bien con la electrónica, hasta el punto de que en vez de con un pan, parece que nazcan con un smartphone bajo el brazo, pero no por ello son conscientes de las posibles consecuencias que sus actos con esos aparatos suponen.

Por eso, igual que es importante fomentar la educación financiera a nuestros hijos, no lo es menos enseñarles cómo deben utilizar el teléfono o la tableta, aunque sólo se la dejemos de vez en cuando para jugar. Es la mejor manera de evitar sorpresas.

Una técnica que a mi me funciona con mi sobrina es que me avise siempre que salga un “globito” (los menús contextuales del iPhone e iPad) o cuando quiera cambiar de aplicación, así puedo explicarle en cada caso lo que ocurriría si diéramos a aceptar o cancelar.

Configura bien tu dispositivo

nene ipad 2

Es lo que comúnmente se conoce como control parental. Permite configurar al detalle qué cosas se pueden hacer con el dispositivo en cuestión, y solicita una contraseña adicional para realizarlas.

Podemos, por ejemplo, establecer que las aplicaciones clasificadas para mayores de determinada edad no se abran sin contraseña, que no se permita el acceso al navegador web o que no se puedan instalar o borrar aplicaciones sin la susodicha clave.

Para el caso que nos ocupa, el de evitar compras indeseadas, tres son las medidas que podemos configurar en el móvil o en la tableta:

  • Que la contraseña de compra no tenga ese periodo de gracia de 15 minutos (pensado para cuando estamos comprando varias aplicaciones) y que la solicite en cada compra.
  • Que además de la contraseña de compra, solicite una contraseña adicional al instalar una aplicación
  • Que para realizar compras dentro de una aplicación, solicite esa contraseña adicional también.

Además de estas medidas, tampoco está de más utilizar el clásico código de bloqueo, para que el niño no pueda coger el dispositivo en un descuido, así como ordenar las aplicaciones para que sepa bien cuáles son las suyas y cuáles no.

Control parental real

Nene ipad 4

El control parental que ofrecen los teléfonos y tabletas está muy bien, permite cubrirnos las espaldas en caso de que nos despistemos, pero no hay nada que sustituya a un control parental real. Estar pendientes del niño mientras juega es la mejor manera de conocer cómo utiliza el aparato y los peligros que puede suponer.

Hay que tener en cuenta que cada vez es más habitual encontrarse con aplicaciones gratuitas que luego ofrecen compras una vez las estamos utilizando. Es lo que se conoce como modelo “free to play”; se puede jugar gratis pero si quieres pasarte una fase más rápido o más fácil o, no sé, que tu personaje tenga un traje especial, debes pasar por caja.

En la mayoría de esas aplicaciones es complicado hacer una de estas compras, pero otras son muy intrusivas, ofreciéndote cada dos por tres realizar compras a veces desorbitadas. Por ejemplo, en Smurfs’ Village, un juego sobre los pitufos, te sugieren comprar algo nada más empezar por un valor de 45 euros.

Es por eso que para evitar que nos ocurra algo como lo del niño inglés que gastó 2.000 euros en un juego, además de configurar bien nuestro dispositivo y enseñar a nuestros hijos, sigamos estando pendientes de ellos. Porque si a nosotros alguna vez se nos ha ido el dedo sin querer o hemos comprado algo por error, con más razón les puedo ocurrir a ellos, aunque solo le den a aceptar por quitar esa pantalla que ha salido y que no les deja seguir jugando.

Imágenes | Aperturismo y Flickingerbrad
En Naranja | Educar en el ahorro es invertir a largo plazo (I) y (II)

Conversación

  • Rumpel

    Bueno, se me ocurre que también le puedes capar la conexión a Internet, la mayoría de estos juegos no necesitan estar conectados, y así te aseguras 🙂

    • minue

      Es otra opción, cortar por lo sano 🙂

  • nrikee

    Una medida que puedes tomar para que no suceda es no tener un niño…