¿Vas a alquilar un coche? Si sí, te interesa esto

Consejos para alquiler un coche

Alquilar un coche es una opción interesante para quienes se desplazan a un remoto lugar y luego necesitan un medio de locomoción que les permita recorrer a sus anchas su lugar de destino. También es habitual usar coches de alquiler para un viaje largo, evitando así castigar el coche que guardamos estos días en el garaje para que se reponga después de un duro año de trabajo diario.

Sin embargo, alquilar un coche es también una operación que reviste algunos puntos críticos que debemos solucionar si no queremos tener unas vacaciones pasadas por agua, el agua del jarro que nos puede caer si somos víctimas de un engaño o de un abuso. Para evitar llegar a esos extremos, nada mejor que seguir punto por punto estos consejos para alquilar un coche.

Claves para alquilar un coche

Compara diferentes tarifas. Es casi obvio, pero el primer paso debe consistir en echar un ojo y ver qué ofrece cada empresa alquiladora. Comparar en cuanto a precios… y también en cuanto a condiciones, que en definitiva es de lo que hablamos a continuación.

Comprueba que todo sigue vigente si contrataste el servicio con mucha antelación o por internet. Puede haber empresas que incurran en overbooking al prometer más unidades de las que efectivamente tienen disponibles, o jugando con precios rebajados cuando contratas con antelación… entregando luego el que iba a ser tu coche a otro cliente que se presenta en el punto de entrega de vehículos pagando el precio de tarifa.

Lee bien el contrato, revisando con celo extremo la letra pequeña. Pregunta y verifica qué incluye exactamente y qué no, también las tasas e impuestos que sean de aplicación. Piensa que con tu firma das autorización a la empresa para que te pase los cargos que estime convenientes dentro de lo que habéis acordado. Por eso, antes de firmar, conviene que estés bien seguro de lo que firmas, especialmente en lo que se refiere a los puntos que siguen.

Aclara el tema del kilometraje. De hecho, intenta contratar sin límite de kilometraje. Esta restricción puede tener sentido, por ejemplo, cuando contratas una furgoneta para realizar una mudanza porque puedes calcular los trayectos que realizarás, pero no con un coche que te llevas de vacaciones a no ser que seas realmente bueno con tus cálculos. Y si hay limitación de kilometraje, cada kilómetro adicional puede significar un buen pellizco para tu bolsillo. Una vez más, compara las diferentes opciones.

Aclara el tema del seguro. Verifica qué tipo de seguro se aplica, si es a todo riesgo, con o sin franquicia. Si es todo riesgo con franquicia, asegúrate de que la cuantía no es demasiado elevada. Y si no te ofrecen ninguno de estos sino un simple Seguro Obligatorio del Automóvil o una cobertura a terceros, una de dos: o eres sumamente cuidadoso y vigilas dónde aparcas, o sales de la oficina de alquileres y te buscas otra, ya que cualquier leve daño que se detectase en el vehículo se te cobraría a ti.

Aclara el tema del carburante. La única opción que no da pie a equívocos es: recogida con el depósito lleno, entrega con el depósito lleno. Como eso no siempre es posible, verifica cuáles son las condiciones, a partir de qué momento te cobrarían por devolver el coche falto de carburante y, lo más importante, cuánto te cobrarían. Y sí, siempre que puedas, pasa por la gasolinera antes de devolver el coche.

Revisa el estado del coche. Si es posible, revísalo antes de firmar nada. Y si no, antes de sacarlo del punto de entrega, incluso tomando fotos. Cuidado con los puntos de recogida de coches que están en oscuros aparcamientos, porque debes ser capaz de verlo todo: carrocería, incluyendo el techo, tapicería y revestimientos interiores, sin olvidar el maletero, funcionamiento de los elementos básicos, estado de los neumáticos… Si hay algún daño, aunque sea leve, o si algo no funciona, eso debe quedar registrado antes de que te lleves el coche. De lo contrario, la empresa te puede pasar un cargo por su reparación, y decir “Eso ya estaba así” no servirá de mucho.

Guarda toda la documentación. Si tuvieras que reclamar por algún motivo, hacerlo con la documentación firmada es lo principal. Guarda incluso los folletos que usaste para decidirte por esa empresa de alquileres de coches en concreto, por supuesto también el contrato, y si lo tramitaste por internet, tanto da: aunque sea con capturas de pantalla, guárdalo todo un tiempo. Por si acaso.

Sigue los movimientos de tu tarjeta de crédito. Precisamente porque con tu firma en el contrato has autorizado a la empresa para que te pase los cargos que estime oportunos, comprueba que no aparece en la cuenta de tu tarjeta nada que no esperases.

Prácticas abusivas en alquileres de coches

¿Por qué tanto cuidado con lo que debemos hacer al alquilar un simple coche? ¿Estamos exagerando? Bien, según el Centro Europeo del Consumidor de España las posibles cláusulas abusivas y desleales que han originado más reclamaciones por los usuarios de alquiler de vehículos de las compañías españolas del sector se vertebran en torno a cuatro puntos sensibles:

  1. Política de combustible. Esta cláusula obliga al consumidor a pagar en el momento de recogida del vehículo un importe por el tanque lleno de combustible y devolverlo con el depósito vacío, de manera que no hay reciprocidad por el cobro de servicios no usados de manera efectiva por el consumidor.
  2. Precio final de la reserva on line. En ocasiones, el precio final ofrecido no se ajusta con el precio real del servicio si la devolución del vehículo se realiza en un establecimiento distinto al que tuvo lugar la entrega o cuando esta se hace efectiva fuera del horario de oficina. Las compañías que omiten avisar de estos cargos extra incurren en una práctica comercial engañosa.
  3. Pagos por la prestación de servicios tras la devolución del vehículo. Estas cláusulas permiten a las compañías efectuar la revisión de daños menores y de limpieza tras la devolución, sin la presencia del consumidor. De este modo, realizan en la tarjeta de crédito un cargo en caso de detectar algún daño menor o que la limpieza del vehículo no esté en buen estado.
  4. Condiciones de pago. También son abusivas las cláusulas que limitan las condiciones de pago a tarjetas de crédito, no admitiendo y rechazando las tarjetas de débito y el pago en efectivo, lo que supone una limitación de los derechos del consumidor.

El informe emitido por el organismo público de defensa de los consumidores y usuarios fue enviado a las autoridades con competencias en consumo, que reconocieron el carácter abusivo y desleal de las prácticas denunciadas. Razón de más para estar atentos cuando contratamos un servicio que, bien gestionado, constituye una excelente ayuda al planificar nuestros viajes.

Más información | Centro Europeo del Consumidor de España (pdf)
En Naranja | Seis cosas que he aprendido para ahorrar en el alquiler de coche en vacaciones

Conversación

  • mariocobretti

    Yo añadiría que en caso de que viajes a una isla, tengas cuidado porque por alguna extraña razón que se me escapa, los servicios de alquiler de coches son bastante malos.
    Además, hay que tener cuidado con eso de los daños en el coche porque ya me ha pasado que me han entregado un coche con daños que no estaban reflejados en el parte de entrega, así que te los podrían reclamar si quisieran. Hay que exigir que los reflejen en el parte de entrega del vehículo antes de poner el motor en marcha.
    Ojete con las retenciones en tarjetas y con el cobro, que hay algunas compañías pilotadas por listillos que cobran antes de lo que anuncian y que hacen retenciones en la cuenta de la tarjeta que te pueden dejar tieso…
    Si alquilas muchos coches al año, un consejo: cójete alguna tarjeta de crédito que tenga seguro para siniestros con coches de alquiler y viajarás más tranquilo y pagando menos al cabo del año.

  • Pingback: Fuera Cláusulas Suelo, Secretos de los Líderes, Deudas Buenas y más()