Vas a cambiar las ruedas del coche, ¿merece la pena asegurar los neumáticos para ahorrar?

Si vamos a un taller a cambiar las ruedas del coche, es probable que además de vendernos unos neumáticos nuevos, el equilibrado y el paralelo, nos ofrezcan un seguro para protegerlas. Pero, ¿merece la pena?

Qué riesgos cubre un seguro para las ruedas del coche y cuáles no

Aunque parezca obvio, un seguro de neumáticos cubre lo que se haya estipulado en la póliza, así que siempre tenemos que leer y entender las condiciones, los riesgos cubiertos y los que no, además de los que ya nos protege nuestra póliza del seguro obligatorio del vehículo, evitando pagar dos veces por la misma cobertura.

Situaciones típicas que no cubre una póliza de seguros de neumáticos

En primer lugar, debemos tener en cuenta las diferencias que puedan existir en función de cuál sea la propiedad del vehículo. Si el coche es nuestro, el seguro de neumáticos tiene sentido, algo que no ocurre si lo tenemos bajo una fórmula de renting porque el servicio ya está incluido en el servicio.

Por otra parte, hay seguros de neumáticos que cubren a vehículos de uso particular y profesional, pero muchos excluyen los determinados sectores que por sus condiciones particulares necesitan otros tipos de pólizas. Por ejemplo, vehículos de empresas de construcción, porque están expuestos a un alto riesgo por estar en zonas en obras.

La conducción en condiciones extremas o con negligencia suele quedar fuera de la cobertura del seguro. Así, si conducimos por carreteras no públicas (en un circuito o en un tramo fuera de la carretera), o con neumáticos sin la presión recomendada por el fabricante, el seguro quedaría eximido de compensarnos en caso de siniestro. Ocurriría lo mismo si otras piezas del vehículo tienen un impacto negativo sobre los neumáticos, como defectos de los amortiguadores o las pastillas de freno.

Algunos seguros tampoco cubren los daños en los neumáticos en caso de accidente porque consideran que esta cobertura debe estar en la póliza del seguro obligatorio del vehículo.

Por último, hay que tener en cuenta que un seguro de neumáticos no cubre su desgaste normal a lo largo del tiempo y los kilómetros que se van rodando con ellos. Esto es algo natural y no tiene sentido un seguro que lo cubra.

Entonces, ¿qué riesgos cubre un seguro de neumáticos?

Los riesgos que suelen cubrir las pólizas de seguros de neumáticos son los relativos al uso ordinario del vehículo, como son los pinchazos accidentales por pisar objetos punzantes, un reventón por un impacto contra un bordillo o un bache y daños por vandalismo.

En función de la póliza, el seguro puede cubrir el servicio de asistencia en carretera, muy cómodo porque evita una visita al taller y, si estamos de viaje, ayuda a continuar la marcha sin demasiados líos.

En caso de siniestro, la compensación puede ser de dos tipos:

 

  • Reparación del neumático: cuando sea posible su arreglo.

 

  • Pago variable con el tiempo: como el valor de la rueda disminuye con el tiempo y por cada kilómetro recorrido, se estima un importe a pagar en caso de siniestro en función del tiempo desde su compra, como los de la tabla siguiente, extraídos de una póliza real:

Compensación seguro neumáticos auto

Según la tabla, por un neumático de 100 euros, asegurado y que sufre un siniestro por un pinchazo a los 15 días de comprarlo, la compañía nos compensará con un 100% de su importe (100 euros) y lo más habitual es que no nos abone nada por el montaje, ni por el equilibrado de la ruedas y demás servicios necesarios. Si el mismo siniestro sucede a los 12 meses, la aseguradora nos compensaría con el 60% del importe del neumático (60 euros); a los 2 años y 11 meses pagaría 15 euros y a partir del tercer año, se habría extinguido el seguro y no habría compensación.

Todo ello, considerando las obligaciones que genera la firma de la póliza, como son el aviso inmediato a la compañía de seguros tras el siniestro, la compra del neumático según las condiciones indicadas en contrato de seguro (en un concesionario oficial o de una cadena de suministro determinada, etc.) y la entrega del neumático siniestrado, para que la compañía pueda verificar que procede el pago de la compensación.

Entonces, ¿cuándo me compensa contratar un seguro para las ruedas del coche?

Un seguro de neumáticos está bien para los que queremos ahorrar en los gastos del coche y preferimos no complicarnos la vida con visitas al taller. En caso de pinchazo, el seguro puede ofrecernos la garantía de no quedarnos tirados en la cuneta y la comodidad de reparar el neumático con un especialista en un plazo razonable, incluso para continuar la marcha al poco tiempo si estamos de viaje.

Además, si no viajamos demasiado, el seguro de ruedas para nuestro coche nos puede ayudar a ahorrar si tenemos la mala suerte de rozar el neumático con un bordillo y reventar la rueda, o pasar por una zona en mal estado que nos provoque un pinchazo. Si el daño se produce en más de una rueda, el seguro es más que conveniente, dado que cambiar las cuatro ruedas de un coche costarnos desde 200 euros en adelante y el coste de un seguro de ruedas se puede contratar  a partir de 4 euros por cada una.

En Naranja | ¿Qué parte del mantenimiento del coche puedo hacer yo mismo?

Imagen | qiomono

Conversación