Viajar por autopista: cuando ahorrarte un peaje supone un mayor gasto en desplazamiento

A la hora de realizar cualquier viaje por carretera son varios los gastos que solemos, o al menos deberíamos, tener en cuenta antes de emprender la marcha: el coste en gasolina, el coste del desgaste del vehículo y el coste de los peajes de la autopista, entre otros. Estas tres son las principales variables que hacen que decidamos si utilizar una u otra vía para llegar a nuestro destino.

Las autopistas de peaje nos hacen pensar que pagar por algo para lo que existe una alternativa gratuita va en contra del sentido común. Sin embargo, existen multitud de ocasiones en las que la alternativa más barata puede no ser la gratuita.

¿Son las autopistas las mejores alternativas?

autopista
Las autopistas proporcionan el trayecto más corto a nuestro destino

La planificación de cualquier itinerario exige planificar el viaje decidiendo la ruta más adecuada para llegar a nuestro destino. Existen multitud de aplicaciones GPS y portales de Internet que permiten escoger la ruta que mejor se adecue a nuestras necesidades, como TomTom Go o Google Maps. Tradicionalmente, los conductores solemos elegir la ruta más rápida para llegar a nuestro destino.

Sin embargo, cada día son más los usuarios de carretera que deciden escoger rutas alternativas. Un estudio del portal Coches.Net, publicado en 2012, ponía de manifiesto que siete de cada diez conductores deciden cambiar el itinerario para evitar los peajes, independientemente del tiempo adicional necesario para llegar al destino y de las condiciones en las que esté la vía alternativa.

En resumen, a los españoles no nos gusta pagar por nada si tenemos una alternativa gratuita. En la mayoría de ocasiones ni siquiera tenemos en cuenta el resto de gastos asociados con el desplazamiento, como los antedichos del desgaste del coche o el coste de la gasolina, entre muchos otros, teniendo en cuenta que la carretera de pago es siempre la más rápida y segura.

Por tanto, la decisión de elegir entre viajar por la autopista de peaje o una carretera nacional de acceso gratuito implica responder a tres preguntas: ¿Cuál es más barata? ¿Cuál es más rápida? ¿Cuál es más segura? Solo una vez que se hayan valorado estos tres aspectos podrá decidir cual es el mejor trayecto, y no únicamente porque sea gratuita.

El viaje perfecto: ¿cómo elijo la ruta más conveniente?

carretera_alternativa
¿Carretera alternativa o pago de peaje?

Cuando hablamos de realizar un viaje, no solo tenemos que fijarnos en el coste del mismo. Existen otros aspectos que, aunque sean más caros, pueden marcar la diferencia entre un viaje normal y una pesadilla. Para optar por una de las dos alternativas hace falta valorar al menos tres factores importantes:

  • Coste del trayecto: en general, el desplazamiento en autopistas y autovías proporcionan, a priori, un menor consumo en el vehículo, puesto que están diseñadas con trayectorias largas y progresivas, que permite una conducción más suave y anticipada. Las autopistas montañosas suelen estar provistas de túneles que suelen acortar la distancia notablemente y reducen el coste de gasolina. Además, permiten un tráfico más fluido por disponer de varios carriles.
  • Tiempo de desplazamiento: la autovía permite siempre que el tiempo de trayecto sea menor en comparación con su ruta alternativa, al evitar pueblos y ciudades pequeños y, por tanto, permitiendo mantener una velocidad constante. Además, las carreteras secundarias suelen tener tan solo un carril por sentido, por lo que el tráfico se ve condicionado a la velocidad del vehículo más lento, con lo que ello implica. En el factor tiempo de desplazamiento, la palma se la lleva, de largo, las autopistas y autovías.
  • Seguridad en carretera: el diseño de las autopistas y autovías las hacen mucho más seguras que las carreteras secundarias. Tienen trayectorias más suaves y progresivas y se puede adelantar sin excesivo peligro. En cambio, las carreteras secundarias tienen más puntos negros y los adelantamientos son todo un riesgo.

Conclusiones

En definitiva, desde el punto de vista de tiempo de trayecto y seguridad en carretera, no hay duda que la autopista de pago es más conveniente que cualquier carretera nacional. En lo que se refiere al coste del viaje, la conveniencia o no de escoger una u otra alternativa dependerá del precio del peaje, de la orografía del paisaje y de la distancia adicional que el conductor tenga que llevar a cabo.

En general, la autopista implica un consumo mucho menor de combustible que una carretera secundaria. Si la diferencia entre el coste del peaje y del coste de combustible es positivo, será más conveniente escoger la carretera nacional, al menos en términos de coste; en caso contrario, será siempre más conveniente escoger la autopista de peaje.

Para conocer estos datos de manera aproximada, existen portales como Vía Michelín que proporcionan información sobre el coste del trayecto y otros aspectos del mismo. No obstante, la decisión última siempre será del que lleva las riendas del coche.

En Naranja | ¿Sabes cuánto te cuesta cada kilómetro en coche? [Infografía]
Imágenes | Contando Estrellas, Antranias, tpsdave

Conversación

  • Josep Camós

    El punto de la seguridad es uno que normalmente entre los conductores no se suele evaluar, y resulta vital (nunca mejor dicho) para comprender por qué en lugares donde las autopistas de peaje no siempre tienen alternativas seguras (pienso en el caso de Cataluña) la gente “prefiere” pagar a tener mayor probabilidad de caer por un precipicio, por ejemplo.

    Luego hay que entender que hay autopistas de peaje y autopistas de peaje. Allí donde viajar por autopista no supone una ventaja real para el usuario… bien, ahí es donde la empresa no es rentable y se acaba hundiend… perdón, sufragando con dinero público en virtud de un contrato muy bien blindado.

  • Pingback: Ahorrar con un dispositivo de telepeaje sin cambiar de banco - En Naranja, ING DIRECT()