Videojuegos y micropagos: estos son los trucos que usan para que gastemos más

El sector de los videojuegos sigue ofreciendo grandes productos y en los últimos años los “jugones” de la casa han podido disfrutar de numerosos títulos en las diferentes plataformas. A las plataformas clásicas, ordenador y consola, ahora se le han sumado los smartphones y tabletas, para los que se han adaptado juegos y desarrollado otros nuevos con bastante éxito.

Además de novedades en forma de videojuegos, estos nuevos protagonistas del entretenimiento han traído nuevas formas de pagar por los juegos. Al clásico paga por el juego una cantidad de dinero fija, se han unido nuevas fórmulas como el todo gratis (o freemium), los paquetes a precio reducido (los Humble Bundle) y los micropagos dentro del propio juego. ¿Son mejores estos sistemas para los aficionados a los videojuegos o les hacen gastar más dinero?

¿En qué consisten los micropagos dentro de los videojuegos?

Los sistemas de micropago dentro de los videojuegos son una fórmula que los desarrolladores han ideado para asegurarse ingresos por cada jugador. Si antes se vendían los títulos en estanterías de tiendas especializadas o en sistema de descarga directa, ahora además se ofrecen los juegos en diferentes tiendas y plataformas especializadas (Apple Store, Google Play, Humbe Bundle, Amazon, Tienda Windows, entre otras). En algunos casos el usuario debe pagar por la descarga y en otros, se ofrecen de manera gratuita.

Los que son gratuitos pueden incluir publicidad y con ella el desarrollador soporta los costes de producción del videojuego, también pueden ser versiones reducidas en las que para poder jugar todos los niveles del videojuego se requiere el pago de una cantidad de dinero. También hay títulos en los que se pueden comprar opciones para incorporar a algún personale y aumentar la jugabilidad, como son armas, acesorios o nuevos poderes. Incluso hay sistemas que permiten contratar los servicios de otros jugadores para alcanzar un nivel determinado, algo que resulta asombroso para muchos.

Algunos juegos que exigen pago por descargar, también pueden incluir micropagos en su interior. Este sistema es el que muchas compañías desarrolladoras están usando para competir en precios, como explica en Xataka P.Roberto. El truco está en ofrecer al usuario un precio atractivo para la descarga y así poder ponerle delante de sus ojos las opciones de pago que van dentro y que tendrá que aceptar si quiere disfrutar del título completo.

Lo menos bueno de los micropagos dentro de los videojuegos

La principal pega que se suele poner a los sistemas de pago dentro de los videojuegos está relacionada con los riesgos de dejar a ciertos perfiles de jugadores con la posibilidad abierta de decidir si pagar o no. En los últimos tiempos se han visto casos de niños expuestos a estos sistemas de compra de funcionalidades adicionales o nuevos niveles, que han metido un buen hachazo en la tarjeta de crédito de sus padres, que eran los propietarios del dispositivo sobre el que jugaban y no sabían que tenían activada esa opción.

Como ocurre siempre con cualquier avance en materia de tecnología, se requiere un período de adaptación en el que la educación es fundamental. Hay que enseñar a los padres y niños cómo funcionan estos sistemas y también mejorar estos para que estas cosas no sucedan, intentando evitar al máximo tener que estar un humano controlando permanentemente. Enseñar a los más pequeños y configurar bien los dispositivos, son dos tareas que siempre habrá que tener presentes.

Otros como Antonio Ortiz, afirman que odian los videojuegos con micropagos porque él entiende que son un medio para desconectar y no estar pendiente de si tiene que sacar la tarjeta de crédito o no para poder seguir jugando. Además, Antonio no está de acuerdo con esa especie de “chantaje” que supone estar delante del juego con un niño y que el sistema te invite a comprar para seguir jugando. ¿Quién dice que no con el peque delante?.

Cómo ahorrar con los micropagos de los videojuegos

No, la pirateriá no es la opción. Si queremos ahorrar en los micropagos de videojuegos, habrá que pensar en ponerse límites, en educar y en aprovechar ciertas ofertas que periódicamente están disponibles para los “gamers”. Los videojuegos están muy bien pero hay que recordar que su finalidad es entretener, educar y permitir desconectar a los jugadores. Si estamos hablando de niños pequeños o jóvenes “jugones”, más importante es aún hacer énfasis en esta finalidad, por lo que los sitemas de micropagos pueden servir para educar en materia financiera a los pequeños de la casa.

Por ejemplo, unos padres que le plantean a sus hijos algo como: “cuando ahorres para comprarte un nuevo nivel de Angry Birds, te dejo que pagues por él en el videojuego”. O como recompensa por las buenas notas o logros académicos, que son una obligación, pero que está bien que sean recompensados en algunos momentos.

Otra opción interesante está en fijarse a la hora de comprar las aplicaciones si hay una opción de aquirir el videojuego completo, con todas las opciones, o si hay algún paquete que permita ahorrar. También están las ofertas especiales que algunos desarrolladores están realizando y que parece que dan buenos resultados, de comprar varios juegos a precio reducido o incluso con una propuesta de “paga lo que tú quieras”.

Por último, para evitar un roto en el presupuesto familiar, siempre será necesario configurar bien los sistemas de pago dentro de los smartphones, consolas, tabletas y ordenadores. Y ojo, porque también es conveniente configurar los sistemas de alertas que llevan asociados algunas tarjetas de crédito y que permiten recibir una alerta por sms o por email cuando se efectúa un pago. Si se dispone de un sistema de este tipo, no se bloquean los pagos pero sí que permiten cortarlos antes de que sea tarde.

Ya veremos cómo evoluciona el mercado en los próximos meses y años porque este modelo de pagos dentro de las aplicaciones no acaba de poner de acuerdo a desarrolladores, jugadores y comercializadores.

En Naranja | En los videojuegos, también es posible comprar más barato
Imagen | Open Clips | Stux

Conversación