Cinco errores muy comunes que cometen los autónomos al darse de alta

Son muchas las circunstancias por las que debemos darnos de alta como autónomos. Ya sea porque queremos ser nuestro propio jefe, porque hemos encontrado nuestra verdadera vocación y queremos llevarla a la práctica a través de un negocio o simplemente porque nos ha salido un trabajo que tenemos que facturar, debemos completar este trámite con la Administración para no tener problemas en el futuro.

Sin embargo, en algunas ocasiones, este camino, que debería ser sencillo, no está exento de incertidumbres. Son muchos los errores que cometemos cuando queremos darnos de alta, muchas veces sin querer y otras por puro desconocimiento. Te presentamos cinco de las más habituales, por si pueden servirte de ayuda en el futuro.

Darse de alta en la Seguridad Social sin haber capitalizado el paro

Se trata de una situación que ocurre con demasiada frecuencia: un autónomo va a solicitar el pago único del desempleo para emprender y capitalizar su negocio. En estos casos, es necesario que lo solicitemos antes de darnos de alta en la Seguridad Social puesto que, si lo hacemos después, perderemos el derecho a capitalizar el paro posteriormente.

No haber elegido el epígrafe correcto en el IAE

Llega el momento del alta, y a todos los autónomos les asaltan las dudas: ¿qué actividad es la que más se ajusta a mi profesión dentro del Impuesto de Actividades Económicas? Cada una de ellas tiene su propio epígrafe dentro del IAE y su elección condicionará la forma en que tributaremos. Por esta razón, es importante tomarnos un tiempo para elegir el epígrafe correcto o, en caso de que vayamos a desarrollar la actividad con varias tipificaciones, utilizar tantos epígrafes como sean necesarios.

No tener en cuenta la superficie de nuestra vivienda afecta a la actividad

Hay muchos autónomos que trabajan desde casa pero que no saben que pueden deducirse ciertos gastos en el desarrollo de su actividad profesional. Para poder disfrutar de estas bonificaciones, el autónomo deberá indicar, a través del modelo 036, la superficie de su vivienda que quedará afecta a su actividad, con el fin de que la Agencia Tributaria pueda calcular qué proporción de los gastos de la vivienda son propios de su trabajo como autónomo.

Elegir una base de cotización errónea

Aunque se puede modificar todos los años, la base de cotización constituye un elemento importante de la relación entre el autónomo y la Administración, ya que determinará la cuota que pagaremos a la Seguridad Social. Una base de cotización elevada, aunque sea positiva para nuestra jubilación futura, puede comprometer nuestra renta actual, especialmente al comienzo de la actividad, donde los ingresos son todavía bastante bajos.

No elegir el método de tributación adecuado

Los autónomos pueden escoger entre dos métodos de tributación: estimación directa y estimación objetiva. La diferencia entre uno y otro es importante, ya que marca la diferencia en la cuota pagada a Hacienda. Por esta razón, es importante elegir aquel método que mejor se adapte a nuestras circunstancias particulares.

Evidentemente, todas las dudas e incertidumbres se pueden solucionar, y no solo a la hora de darnos de alta, sino también en el ejercicio de nuestra actividad. Para ello, cualquier autónomo puede contar con toda la ayuda que proporciona Sage a la hora de gestionar facturas, llevar las cuentas o solicitar asesoramiento, ya que disponen de un teléfono gratuito donde resolver todas nuestras dudas.

En Naranja | Atentos autónomos: estas son todas las novedades que te afectarán en 2016

Conversación