¿Estás pensando en emprender? Estos son los principales costes iniciales a los que tendrás que hacer frente

Emprender no es una tarea sencilla, y mucho menos en España. La puesta en marcha de un negocio requiere de mucha dedicación, constancia y, sobre todo, de bastante dinero, especialmente si lo comparamos con otros países de nuestro entorno.

Pero, ¿cuánto dinero necesitamos para emprender? Ya sea como autónomos o a través de la constitución de una sociedad, hay una serie de costes iniciales que todos debemos desembolsar. Estos son los más importantes.

La Seguridad Social, el principal coste de los autónomos 

Cada mes, todos los autónomos están a obligados a satisfacer la cuota de la Seguridad Social, tanto si nos damos de alta como autónomos como si somos administradores de una empresa, en cuyo caso tendremos que darnos de alta como autónomos societarios. En el primero de los casos, esta cuota será, como mínimo, de 3.290 euros al año mientras que, en el segundo, será de 4.136 euros.

Existen, no obstante, algunos supuestos que dan derecho a bonificaciones en la cuota. Entre ellos, destaca la tarifa plana de autónomos, gracias a la cual el autónomo pagará 50 euros al mes durante su primer año de actividad (así lo establece por ahora la nueva Ley de Autónomos, aunque está pendiente de aprobación definitiva), posibilidad que todavía no está disponible para los autónomos societarios.

¿Vas a constituir una sociedad? Hay más requisitos legales

Si en lugar de ser autónomos queremos constituir una sociedad mercantil, estaremos obligados a cumplir con una serie de requisitos legales. Entre ellos, tendremos que satisfacer una cantidad mínima al capital social de la empresa; es decir, los socios deberán realizar una cantidad de aportaciones mínimas que están establecidas legalmente.

En España, esta cantidad se cifra en 3.005,60 euros en el caso de sociedades de responsabilidad limitada, que suponen la inmensa mayoría de empresas en España. Si, en su lugar, queremos crear una sociedad anónima, este coste se dispara hasta los 60.000 euros. ¿De qué depende elegir una u otra estructura societaria? Tienen implicaciones diferentes.

Pero, además, hay otros trámites de obligado cumplimiento, como la solicitud de la denominación social, la escritura de constitución en la notaría o el alta en el Registro Mercantil, entre otras. El coste de todos estos trámites varía, pero puede ser, en conjunto, de entre 750 y hasta los 1.000 euros.

Otros gastos iniciales que no podremos evitar

Cada negocio es un mundo diferente y, por tanto, tienen necesidades específicas que satisfacer. Por esta razón, los costes iniciales varían en función de la actividad que se vaya a realizar. Sin embargo, algunos de ellos serán muy difíciles de evitar, especialmente si queremos que nuestra empresa llegue a buen puerto.

Tecnología

Todo emprendedor necesitará, al menos, un teléfono móvil para comunicarse con sus proveedores y clientes y un ordenador portátil que, en muchos casos, supone su verdadera herramienta de trabajo. Entre todo, tendremos que desembolsar, como mínimo, unos 750 o 1.000 euros.

Página web

Según un estudio llevado a cabo por el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y Sociedad de la Información, siete de cada diez micro pymes no tiene página web. Si bien la presencia online no es imprescindible, supone un valor añadido para nuestra empresa y, como ocurre con las tiendas online, es una herramienta básica y necesaria para poner a la venta sus productos y servicios.

Los precios de una página web pueden oscilar bastante, de entre 1.000 euros y 6.000 euros, en función de las características que necesite el negocio así como su mantenimiento posterior. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el precio puede aumentar considerablemente si introducimos, por ejemplo, pasarelas de pago para tiendas online.

Localización

En todos los casos, incluyendo en aquellas circunstancias en las que el negocio permita el teletrabajo, necesitaremos un lugar físico desde el que ejercer nuestra actividad. El crecimiento de las empresas online ha permitido que el gasto de arrendamiento se reduzca y han aparecido alternativas como el coworking, donde profesionales de diferentes áreas se ponen en contacto para desarrollar proyectos de forma autónoma.

En este sentido, el coste puede variar mucho: no tendremos que hacer un desembolso si trabajamos desde nuestra propia casa, mientras que acceder a un espacio de coworking puede suponer un coste de entre 100 a 700 euros. El alquiler de un local comercial, especialmente si se quiere una ubicación céntrica en alguna gran capital, son palabras mayores, y puede ascender a varios miles de euros, dependiendo del espacio que necesitemos.

En total, el coste inicial mínimo del emprendimiento en España puede ascender a los 20.000 euros si tenemos en cuenta todas las premisas anteriores, aunque varía mucho en función de la figura legal que escojamos (autónomo o sociedad limitada) o el lugar desde el cual trabajemos, entre otros muchos factores.

En Naranja | ¡Atentos, autónomos! Estas son las novedades más importantes que 2017 trae bajo el brazo

Pedir un Préstamo NARANJA sin ser de ING, no es infidelidad a tu banco

Desde 5,95%TIN (6,11% TAE)*.
Sin comisiones y sin domiciliar tu nómina.