Estos son los seis aspectos que más valoran las empresas a la hora de pedir un crédito

Todas las empresas, en su actividad diaria, necesitan liquidez para poder financiar las necesidades económicas a corto plazo de su negocio: las nóminas de sus empleados, los pagos a proveedores o el pago de impuestos a la administración pública entre muchas otras.

Sin embargo, en ocasiones las empresas no disponen de esta liquidez y tienen que recurrir a fuentes de financiación externas para acometer todos estos gastos. Pero no vale cualquier producto o servicio; hay una serie de aspectos que las pymes valoran más que otros a la hora de pedir financiación. Estos son algunos de ellos.

Rapidez en el servicio

Posiblemente, es el aspecto más importante y valorado por las empresas a la hora de solicitar financiación. A veces, la necesidad de tesorería a corto plazo hace que este proceso tenga que ser lo más rápido posible. Los gastos no esperan y un proceso más dilatado a la hora de recibir financiación, puede comprometer el futuro y la viabilidad de la empresa. Así que, si podemos recibir respuesta en 10 minutos, sería mucho mejor de cara a mejorar la productividad.

Volumen de documentación y firmas

La gestión y los trámites a realizar en este proceso, no suele aportar ningún tipo de valor a la empresa que lo realiza. Por esta razón, las pymes valoran mucho el tiempo que dejan de  atender su negocio para obtener liquidez. Cuanto más sencillo sea el proceso de entrega de documentación, validación y firmas, más satisfactoria será la experiencia de usuario

Precio y comisiones

La agilidad en la contratación no es el único aspecto importante que se tiene en cuenta. Como en cualquier otro servicio que se contrata por parte de un particular o una empresa, el precio (el tipo de interés) y las comisiones constituyen dos elementos fundamentales del proceso de decisión, pues nos permiten realizar comparaciones entre productos de características similares. En el caso de las pymes, sin embargo, esta variable no es tan relevante como en el caso de los particulares.

Transparencia y sencillez

De nada sirve optar por un producto que pensemos que va a cubrir nuestras necesidades de liquidez, si después no cumple con nuestras expectativas. En un crédito, tiene que estar claro el precio asumido por la financiación, sus características y por supuesto, que no existan cláusulas escondidas que cambien por completo el sentido del servicio contratado.

Soporte a los clientes

En todos los productos de financiación y más si cabe cuando se trata de financiación a empresas, el soporte a los clientes es un aspecto fundamental, pues cualquier problema técnico u operativo, por muy aislado que pueda parecer, puede provocar que la operación no llegue a buen puerto.

Valor de marca

Aunque este no sea un aspecto definitivo, las empresas se sienten más cómodas si trabajan con entidades financieras que generan tranquilidad y solidez a sus clientes, especialmente en sus formas pero también en sus resultados.

En definitiva, lo que busca una empresa es enfocarse en su negocio y actividad diaria, evitando tener que perder tiempo en trámites que, aunque son necesarios, no proporcionan ningún tipo de valor añadido para la empresa.

En Naranja | ¿Quieres financiación para tu negocio? Descubre el Crédito NEGOCIOS 10’


Conversación