Fiverr y el triunfo de los micropagos como estrategia comercial

1 comentario

Micropagos 1

Los micropagos se han convertido en una estrategia comercial bastante efectiva. La idea de vender unidades pequeñas de productos o servicios a costes reducidos le ha funcionado muy bien a Apple con iTunes y su app Store, pero también es una opción muy interesante para cualquier empresa.

Ahí es donde entran en juego plataformas como Fiverr, donde cualquier persona o empresa puede ofrecer sus “micro servicios” a un precio preestablecido y tremendamente atractivo: cinco dólares —de ahí su nombre— lo que al cambio viene a suponer más o menos cuatro euros.

Por esa irrisoria cantidad de dinero se pueden conseguir cosas tan interesantes como la transcripción de una grabación, una traducción, un slogan, un logo, una ilustración, la locución de un texto o incluso un poema o una canción de amor para dedicársela a tu novia.

Supongo que ahora mismo todos estaréis pensando que a ese precio —menos la comisión de un dólar que se llevan— ni se puede ofrecer mucho, ni se puede esperar mucho tampoco, pero afortunadamente tengo un caso real que poner como ejemplo de que es un modelo viable.

Fiverr En Fiverr puedes conseguir desde la redacción de un texto hasta que una marioneta te haga un vídeo

Los micropagos como estrategia comercial

Desde hace tiempo, mi hermano, músico, cantante e ingeniero de telcomunicaciones especializado en imagen y sonido, se había estado dedicando de forma semiprofesional a la producción musical. Le iba bastante bien, así que decidió abrir su propia empresa y montar un estudio de grabación, lo que viene siendo emprender con todas las letras.

Desafortunadamente, a pesar de su talento, el volumen de negocio no avanzaba lo suficiente, a duras penas cubría gastos y la fórmula comercial que había estado practicando hasta entonces no parecía dar más de sí, por lo que busco alternativas.

Entre muchas otras cosas, decidió probar suerte en Fiverr como empresario, tras haberla probado satisfactoriamente como cliente. Por cinco dólares, ofrece la posibilidad de convertir en canción cualquier tipo de letra: 30 segundos cantados con el acompañamiento de un instrumento a elegir entre piano, guitarra eléctrica o acústica, y también algunos otros servicios.

Cuando me lo contó por primera vez le dije que estaba loco, que no le veía margen de beneficio por ningún lado y que iba a trabajar muchísimo por muy poco, pero el tiempo le ha dado la razón a él. ¿La clave? Los extras y un servicio de calidad que le permite destacar sobre el resto.

Efectivamente, aunque mi hermano ha mejorado mucho su productividad para que le salga mínimamente rentable cobrar cinco dólares (cuatro euros) por una canción, donde realmente obtiene beneficios es en los servicios complementarios, es decir, cuando una persona quiere más de un instrumento, o que la canción dure más de 30 segundos, o tener los derechos para usarla con fines comerciales… en fin, creo que os hacéis una idea.

micropagos 3 Un cómic, convertir fotos a color, consejos decorativos… las posibilidades son muchas

La idea de los micropagos es poder ofrecer al cliente final un producto muy desgranado que se adapte a sus necesidades. Si ofrecemos algo muy completo, es imposible que el precio sea tan competitivo, y nos dejaremos fuera a las personas que sí estaban interesadas en nuestros servicios pero no tanto como para pagar cierta cantidad de dinero.

Al reducir casi al absurdo la barrera económica de acceso a lo que nuestra empresa ofrece, no sólo no estamos renunciando a los clientes que querían el producto completo, sino que incluso estamos ganando potenciales clientes que “por solo otros cinco dólares” pueden verse tentados de ir subiendo escalón a escalón nuestra estudiada escalera de precios.

Es por eso que los micropagos pueden ser una buena estrategia comercial, no hace falta que sea necesariamente en Fiverr u otra plataforma, ni basarse necesariamente en servicios, sino que podemos exportar la idea para aplicarla y adaptarla a nuestro negocio, desde un bar hasta una peluquería, sin olvidar lo que internet puede hacer crecer una pequeña empresa.

Imagen | Tupus
En Naranja | Los pagos móviles evolucionan con SetPay, el punto de venta móvil

¿Quieres saber más?

Artículos

Artículos relacionados que probablemente también te interesen

Ver más

+ Deja tu comentario

Comentarios

  • 1 Comentario moderado

Escribir un comentario

Para hacer un comentario es necesario que te identifiques: ENTRA o conéctate con Facebook Connect

Búsqueda

Síguenos

Newsletter

Twitter