Internet como motor para los negocios

Internet

La llegada de Internet a nuestras vidas ha supuesto una de las grandes revoluciones de la humanidad. Lo que era un experimento de unos científicos militares estadounidenses, una vez puesto a disposición de la sociedad civil, ha resultado ser una herramienta asombrosa, con un potencial casi infinito en muchos ámbitos.

El de los negocios, es uno de ellos, siendo Internet hoy en día una herramienta clave para que muchas empresas funcionen. Su papel es de actor principal en algunas, siendo en otras más secundario, aunque no por ello menos importante. Internet es una herramienta y una revolución en sí misma.

Internet como canal para los negocios

Internet se ha convertido en los últimos tiempos en un excelente canal sobre el que basar infinidad de modelos de negocio. Los servicios online que hay disponibles hoy en día, son incontables. Se puede partir de la ya “clásica” tienda online y seguir navegando por la red, para encontrar servicios para realizar llamadas de teléfono por Internet, servicios de formación online, servicios de banca, reservas en restaurantes, buscadores de información de todo tipo, redes sociales, entre muchos otros.

Lo mejor de todo es que estos sistemas basados en Internet permiten ofrecer información y atender al cliente desde cualquier rincón del mundo y durante las 24 horas del día, todo ello con un coste mucho menor que si se tuviera que realizar con un modelo tradicional, por ejemplo, con tiendas físicas. Y es que Internet como canal está transformando la economía, quedando obsoletos algunos de los modelos que hasta ahora se venían usando.

Destacan casos como el de la empresa Inditex, que se tomó su tiempo para abrir su tienda online, pero que en poco tiempo se convirtió en su mejor tienda de todas, por volumen de ventas. Es más, el tiempo que se ha tomado esta empresa le ha permitido disponer de un sistema que combina las ventajas de Internet, con las de su red de tiendas físicas en las calles de cientos de ciudades por todo el mundo.

También hay casos de éxito importantes en otros sectores y con empresas de un tamaño mucho menor. Uno es el de Barrabés, un pequeño comercio situado en el pirineo aragonés que fue pionero en el desarrollo de una tienda para vender en Internet y desde la que salen productos de montaña, su especialidad, a múltiples rincones en todo el mundo. Esta es justamente una de las ventajas de Internet, ya que permite amplificar el campo de acción de los negocios, hasta límites que antes eran sólo un sueño.

Internet como herramienta para hacer los negocios más eficientes

Otra de las ventajas que Internet ha aportado a las empresas es la capacidad de mejorar sus procesos, al aprovechar el entorno online para trabajar de una manera más eficiente. Desde cualquier centro de trabajo, ahora se puede acceder a infinidad de información y tener un contacto con los clientes inmediato y directo, todo ello sin moverse de delante de la pantalla.

El correo electrónico, el chat, el almacenamiento en la nube, los blogs, el acceso remoto, los buscadores de información, las llamadas de voz sobre IP, entre otros, son ejemplos de herramientas que han mejorado las comunicaciones internas en la empresa, cambiando la manera de realizar muchas tareas. También las externas, siendo hoy bastante frecuente encontrarse con clientes que sólo aceptan comunicaciones por la vía electrónica y no en papel, fax e incluso teléfono.

Internet permite llegar más lejos, con un coste menor y en un tiempo récord. El tiempo que tarda un paquete de información en dar la vuelta al mundo es mínimo, los datos viajan a la velocidad de la luz, lo que permite que los procesos se ejecuten de otra manera. Por ejemplo, la contabilidad se llevaba en libros de papel, luego se pasó a gestionar en muchos negocios a través de aplicaciones informáticas y, hoy en día, existen soluciones en la nube que permiten gestionar la contabilidad desde cualquier ordenador conectado a la red.

En Naranja | ¿Quieres hacer crecer tu pequeño negocio? Internet puede ayudarte
Imagen | Micky

Conversación