La primera decisión del autónomo: ¿tributar por módulos o por estimación directa?

Todos los autónomos, a lo largo de su vida laboral, tienen que hacer frente a una serie de obligaciones con Hacienda y la Seguridad Social. A diferencia de los trabajadores por cuenta ajena, los autónomos pueden elegir el régimen por el que quieren tributar, ya que la Agencia Tributaria permite utilizar dos métodos diferentes: el sistema de estimación directa o el sistema de estimación objetiva, más conocido por módulos.

Esta elección condicionará lo que pagaremos a Hacienda a lo largo del ejercicio fiscal. Cada una de ellas tiene una serie de ventajas e inconvenientes, y será interesante en función de nuestra actividad profesional y, sobre todo, de nuestra facturación.

¿En qué se diferencian estos regímenes?

En el sistema de estimación directa, la cuota a pagar a Hacienda dependerá de nuestra facturación real mientras que, por su parte, la tributación por módulos tiene en cuenta una serie de variables propias del negocio para determinarla, como la superficie del local, el número de trabajadores contratados o la luz consumida, entre otros.

A efectos fiscales, la diferencia entre uno y otro sistema es la cantidad que deberemos pagar a Hacienda. Así, mientras en el sistema de estimación directa pagaremos cada mes una cantidad diferente en función de nuestros ingresos, a través del sistema de módulos pagaremos la misma cantidad todos los meses con independencia de esta facturación.

Entonces, ¿cuál de los dos regímenes es mejor?

No existe una modalidad mejor o peor para tributar. La decisión entre una y otra dependerá de numerosos factores, pero fundamentalmente del beneficio esperado por nuestro negocio en el transcurso de su actividad.

Así, por ejemplo, un local pequeño con pocos empleados pero con beneficios elevados encontrará más interesante tributar por módulos, ya que la cuota resultante será menor que en el caso del régimen de estimación directa. Por el contrario, para un negocio con un local grande, en el que trabajen muchos empleados y tengan contratada mucha electricidad, será más interesante acogerse al régimen de estimación directa, puesto que la cuota resultante de ésta última será menor que la cuota tributaria de módulos casi con toda probabilidad.

No obstante, siempre estaremos a tiempo de cambiar de un régimen a otro si consideramos que es más beneficioso en ese momento. Este es el caso de muchos autónomos que tributan por el sistema de estimación directa los primeros años de actividad al tener ingresos más bajos, y se pasan posteriormente al sistema de módulos cuando el negocio se consolida y comienzan a facturar más.

En cualquier caso, conviene recordar que, desde este año, los autónomos que quieran acogerse al sistema de módulos tienen que reunir una serie de requisitos previos, que básicamente dependen de su facturación obtenida durante el último ejercicio.

En Naranja | ¡Atentos autónomos! Nueve frases para detectar que un cliente no tiene intención de pagar

Conversación