Una correcta gestión empresarial, clave para no desperdiciar nuestros recursos económicos

gestion_empresarial

Al hablar de ahorro a todos se nos viene a la cabeza lo mismo: reducir gastos evitables o adquirir los productos y contratar los servicios que necesitamos más baratos. Este supuesto es válido tanto para el padre de familia que tiene que hacer numerosos malabarismos para llegar a fin de mes como para el administrador y cabeza visible de cualquier empresa que quiera continuar adelante con su negocio.

En ambos casos, el objetivo es el mismo: maximizar el beneficio. El padre de familia tratará de maximizar su bienestar y de los suyos, mientras que la empresa tratará de maximizar el beneficio económico que repartirá posteriormente entre sus accionistas. Para conseguirlo, una correcta gestión es imprescindible; gestión que redundará en un mayor ahorro y eficiencia empresarial.

Familia y empresa: tan diferentes pero a la vez tan similares

Aunque parezca paradójico, existen ciertas similitudes entre las finanzas de un hogar y de una empresa. Ambas unidades cuentan con unos ciertos ingresos para financiar los gastos corrientes y los imprevistos de un período determinado, y ambas dependen de una correcta gestión para superar los meses sin agobios económicos.

Sin ir más lejos, podemos pensar en la cesta de la compra de una familia en comparación con las compras de una empresa. Una familia normal acudirá al supermercado en el que pueda conseguir los productos básicos más baratos, o al menos con una determinada calidad-precio que les satisfaga. Además, recortará ciertos gastos innecesarios o que no reporten ninguna utilidad.

Del mismo modo, la empresa negociará con aquel proveedor que le proporcione mejores condiciones, siempre y cuando se adapte a su estrategia, o intentará recortar gastos innecesarios que le reporten un gran ahorro. Pero, además, las decisiones de un cabeza de familia se asemejan a las de cualquier alto directivo de una empresa que, al fin y al cabo, son los que tienen que gestionarla.

La gestión empresarial, clave para no despilfarrar

Está claro para todos que una correcta gestión empresarial pasa por no gastar más de lo que se ingresa, lo cual garantiza nuestra solvencia como entidad y permite llegar más desahogados al final de mes. Sin embargo, existen otras pautas que se pueden llevar a cabo para que la buena gestión se convierta en eficiente.

Creación de alianzas empresariales. La unión hace la fuerza fue un concurso de televisión de los años 60 que se emitió en España pero que se puede aplicar perfectamente al mundo empresarial. Juegos como el Dilema del prisionero nos ayudan a entender cómo una adecuada cooperación entre varias empresas puede llegar a crear sinergias entre ellas, mejorando la posición competitiva de todas las empresas que compiten entre sí. Las que logren establecer alianzas estratégicas conseguirán unas mayores economías de escala que permitirán reducir el coste variable de cada unidad producida o bien, logrando un mayor poder de negociación con los proveedores.

Lograr una mayor satisfacción de los clientes. Cuando nuestros clientes están contentos, el boca a boca hará las veces de la publicidad en los medios tradicionales, lo que nos permitirá disfrutar de un ahorro mayor. No en vano, la publicidad mediante el boca a boca es mucho más potente que la publicidad tradicional, por lo que un cliente insatisfecho puede llegar a ser muy peligroso, ya que significaría varios clientes potenciales perdidos.

Reducir errores empresariales. Cometer errores es una de las mayores causas de despilfarro empresarial. Bien sean errores sin importancia o errores peligrosos, el caso es que la mayoría de errores causan costes que, de no haberse producido, podrían haber supuesto un gran ahorro. Una eficaz gestión de errores y una adecuada formación del personal puede ayudar a la empresa a eliminarlos casi por completo.

La tecnología, nuestra mejor aliada. El progreso tecnológico ayuda puesto que permite aumentar la productividad por empleado. No en vano, el 50% del aumento de la productividad en las pymes en los últimos años se debe a mejoras en la tecnología. El uso de las TIC, combinado con Software Libre, ahorra costes, hace la vida más fácil y aumenta las ventas.

La gestión empresarial consta de muchos componentes y variables. Si somos capaces de controlar todas ellas o, al menos la mayoría, disfrutaremos de un mayor ahorro. Si conseguimos llevar a cabo una correcta gestión, el ahorro vendrá solo. De cualquier otro modo, tendremos que hacer malabares para recortar gastos y que nuestra empresa no se resienta, lo cual es difícil de conseguir.

Imagen | l4red0
En Naranja | ¿Cambiar nuestra respuesta o mantenerla? El dilema de Monty Hall

Conversación