La Hora del Planeta: diez años apagando la luz en defensa del planeta

Hace diez años, WWF puso en marcha la Hora del Planeta en Sidney (Australia). Un sencillo gesto que consistía en apagar la luz durante una hora, como forma de luchar contra el cambio climático. Este año, el 25 de marzo todo el planeta se moviliza bajo el lema “El Planeta primero. Que nadie te pare”.

Los datos demuestran que el cambio climático es una realidad. El año pasado fue el más caluroso desde 1880, lo que no sorprende si tenemos en cuenta que cada año se baten los récords de temperatura del anterior. Las consecuencias de este calentamiento del planeta son evidentes en zonas como el Ártico, pero también han crecido las iniciativas para frenarlo.

El Acuerdo de París, que entró en vigor en noviembre de 2016, marca el inicio de una transición global hacia un desarrollo sostenible y libre de emisiones. Los resultados ya son visibles, China ha paralizado la construcción de centrales de carbón, el coche eléctrico circula por las carreteras y bancos y empresas han dejado de invertir en combustibles fósiles.

Los objetivos de la Hora del Planeta

Este año se pretende movilizar a gobiernos, empresas, instituciones y ciudadanos en la marcha por el planeta, con medidas concretas de activismo por el clima. Con esta campaña, el objetivo de WWF es conseguir determinados logros de conservación del medio ambiente como la protección de una zona de gran biodiversidad en Brasil, la promoción de energía renovable en Sudáfrica, o pedir a la UE una política climática que asegure un futuro energético renovable.

Para lograr estos objetivos, como ciudadanos podemos participar en las diferentes movilizaciones que tendrán lugar en cada ciudad y cambiar nuestros hábitos de consumo. Consumir productos locales y de temporada; reducir, reutilizar y reciclar; comprar electrodomésticos eficientes o enchufarnos a las energías renovables son algunas de las acciones que podemos realizar para salvar el planeta.

Las empresas se movilizan por el cambio climático

 

 

Más de 35.000 empresas en todo el mundo participan en la Hora del Planeta y 500 lo hacen en España. ¿Cómo lo hacen? Su movilización no consiste solo en apagar las luces durante una hora, sino en incorporar soluciones sostenibles en los procesos de producción, en la gestión de recursos y adoptando medidas de eficiencia energética en sus instalaciones.

ING Direct ha puesto en marcha un plan de eficiencia energética con el fin de hacer un uso responsable, eficiente y sostenible de los recursos. Con la implantación de ecotubos se ha conseguido un ahorro del 17,95% en la luz y con la recuperación del calor de las máquinas del Centro de Procesamiento de Datos (CPD) se ahorra un 77,5% de gas natural.

El consumo de papel se ha reducido considerablemente por la digitalización total de los procesos, el uso de bolsas reutilizables biodegradables en lugar de sobres o la firma digital. El papel que se utiliza tiene el sello ecológico con el fin de evitar el consumo de recursos naturales.

La sede de ING también dispone de un jardín interior que se ha convertido en un lucernario fotovoltaico, que produce electricidad suficiente para iluminar el garaje todo el año y reducir las emisiones de CO2.

El 25 de marzo entre las 20.30 y las 21.30 horas, ING se suma a la iniciativa de apagar la luz. Un gesto simbólico para concienciar a todo el mundo de la necesidad de cuidar el medio ambiente. Los principales monumentos y edificios de más de 7.000 ciudades ya lo hicieron en 2016. Este año se espera batir récords de participación en la Hora del Planeta.

 

En Naranja | ING ha sido considerada la quinta empresa más sostenible del mundo

Imagen | IStock/lovelyday12

Conversación