Pulsera cuantificadora, Smartband o Smartwatch ¿Qué monitor de actividad necesito?

De un tiempo a esta parte, se ha puesto de moda medir cada paso que damos, una manera sencilla y efectiva de hacernos una idea de nuestra actividad física diaria. Para ello, tenemos a nuestra disposición un amplio abanico de monitores de actividad: pulsera cuantificadora, Smartband o Smartwatch.

Estos tres dispositivos, que llevaremos en nuestra muñeca, cumplen la función de estimar los pasos que damos a través de diferentes sensores, aunque para decidirnos entre uno u otro deberemos considerar sus funciones adicionales, que es lo que haremos a continuación.

Pulsera cuantificadora: cuando menos es más

Monitor de actividad

La pulsera cuantificadora es el dispositivo más sencillo y económico de los tres. Su aspecto suele ser similar al de esas pulseras de silicona que popularizó Lance Armstrong en su lucha contra el cáncer.

Su objetivo principal, como hemos comentado, es medir nuestra actividad física traduciendo nuestro movimiento en pasos, pero suelen incluir funciones adicionales como medir la calidad de nuestro sueño o despertarnos mediante vibración, así como también avisarnos de que hemos recibido una notificación en el móvil, también mediante vibración.

Su mayor ventaja es su precio ajustado (se pueden encontrar desde 15 euros) y que su batería dura mucho tiempo (hasta un mes en algunos modelos). A cambio, tienen el inconveniente de que toda la información recabada la debemos consultar en el teléfono móvil, ya que no disponen de pantalla alguna.

Monitor de actividad

Estos son algunos de los modelos más populares:

  • Fitbit Flex: es la pulsera de la compañía que empezó a popularizarlas. Es sensiblemente más cara que otras (desde 69,95 euros) y principalmente destaca por un diseño más cuidado, muchos colores de correa (que es intercambiable) y una aplicación para el móvil mucho más cuidada y trabajada que la de otros modelos más económicos.
  • Sony Smartband SWR10: con un diseño muy cuidado y varios colores, ofrece las mismas funciones que el resto con un precio más ajustado, desde 45 euros.
  • Xiaomi Mi Band: es la opción más económica del mercado, disponible desde 15 euros, pero sigue ofreciendo funciones equivalentes. En su contra, una aplicación que, aunque tiene un diseño cuidado, no está completamente en castellano.

Smartband: una pulsera cuantificadora con pantalla

Monitor de actividad

Si a una pulsera cuantificadora le añadimos una pequeña pantalla, tenemos lo que muchos llaman una Smartband. Sigue haciendo lo mismo, pero ahora podemos ver algo de información en esa pantalla, como la hora o el número de pasos o las calorías quemadas, lo que nos evita tener que recurrir al smartphone para consultarla.

Como contrapartida, suelen ser un poco más grandes y pesadas, pero sobre todo más caras, con los modelos más habituales entre los 60 y los 100 euros.

  • Garmin Vivofit: con un diseño sobrio y elegante y un precio desde 60 euros, la principal particularidad de esta smartband es que, en vez de batería recargable, lleva dos pilas de botón que duran un año, lo que evita tener que estar pendiente de cargarla. También se puede combinar con una banda de pecho bluetooth para medir el ritmo cardíaco.
  • Polar Loop: con un precio similar (desde 65 euros) y un diseño un poco más futurista, esta es una alternativa con características similares, aunque en este caso con una batería recargable que dura una semana.
  • Fitbit Charge: con un precio en torno a los 100 euros (aunque el oficial es mayor), la ventaja de esta pulsera es un diseño más discreto y elegante, así como una brillante pantalla OLED, aunque de un tamaño menor. Existe un modelo HR que incluye monitorización del pulso cardíaco en la muñeca.
  • Sony SmartBand Talk SWR30: mantiene un aspecto elegante en forma de banda, pero incorpora una pantalla alargada de gran tamaño en el que se muestra la información relevante, incluidos mensajes, aunque su mayor característica es incluye una función manos libres para contestar llamadas. Tiene un precio oficial de 160 euros, aunque se puede comprar desde 100 euros.
  • Huawei BO: si estamos buscando algo que se parezca más a un reloj, esta es una buena opción, con una gran pantalla en blanco y negro y un diseño sobrio y elegante, muy similar a un reloj de pulsera. Su precio, desde 79 euros.

Smartwatch: para los que lo quieren todo

Monitor de actividad

Si no nos conformamos con medir nuestra actividad física y necesitamos más funciones, como poder leer correos o contestar mensajes y llamadas desde nuestra muñeca, entonces lo que estamos buscando es un smartwatch deportivo.

Aquí las opciones se amplían mucho, porque cualquier smartwatch cumple en lo más básico, pero si buscamos también ventajas añadidas como deportistas, y queremos un modelo que al menos incorpore GPS, estas son algunas opciones:

  • Garmin Vivoactive: desde 169 euros (aunque el precio oficial es de 249 euros) podemos conseguir este smartwatch deportivo con el que podemos medir con exactitud diferentes tipos de deportes. Incluye GPS, funciona independiente de nuestro teléfono (para no tener que cargarlo mientras hacemos deporte) y su batería ofrece una autonomía de hasta tres semanas. Existe un modelo HRM con pulsómetro en el pecho.
  • Fitbit Surge: sigue la línea del resto de modelos, sencilla y elegante, aunque ahora incorpora una pantalla más grande que permite controlar nuestra música y las notificaciones, así como monitorización GPS y pulso continuo en la muñeca. Su precio, desde 200 euros.
  • Sony Smartwatch 3: Una opción interesante si estamos buscando un smartwatch convencional con Android Wear pero que sea adecuado también para hacer deporte. Desde 149 euros (aunque el precio oficial es 230 euros) este modelo incluye GPS, aunque no pulso continuo, y su batería no tiene tanta duración.
  • Moto 360 Sport: El modelo más reciente del popular smartwatch de Motorola, que destaca por un cuidado diseño y el hecho de incorporar GPS y pulsómetro óptico, además de ser un smartwatch completo con Android Wear. Su precio, eso sí, se dispara hasta casi los 300 euros.

En definitiva, que existe un monitor de actividad para cada necesidad. Quizás lo más recomendable es comenzar por una pulsera económica, y si con el tiempo vemos que vamos necesitando más funciones o que una pantalla sería de utilidad, pasar a una smartband o un smartwatch deportivo.

En Naranja | Siete deportes de invierno para disfrutar de la nieve sin tener que ir a esquiar

Conversación

  • La pulsera Xiaomi Mi Band SI que tiene una versión de la aplicación que está completamente en castellano, al contrario de lo que se dice en el texto, y gracias a voluntarios que van traduciendo cada nueva versión a nuestro idioma. Actualmente se puede encontrar buscando en google: “mifit español 1.8.511”. Yo tengo la pulsera desde hace más de un año y estoy muy contento tanto por su funcionamiento general, la cantidad de funcionalidades, la duración de la batería, y el soporte que se ha dado desde su aparición por parte del fabricante, así como por una enorme comunidad de usuarios / voluntarios.