Rembrandt revive 374 años después: así funciona el ordenador que pinta como él

¿Cómo sería el siguiente cuadro de Rembrandt si hubiese podido pintarlo? Esta pregunta bien podría ser sido el punto de partida del proyecto The Next Rembrandt, que ha conseguido simular el estilo del artista para componer su última obra. Un lienzo póstumo sobre el que  Rembrandt nunca llegó a dibujar, pero que sigue su pincelada inconfundible.

The Next Rembradt es un proyecto que ha unido materias aparentemente separadas, como son el arte y el big data, la belleza y la computación, o el lienzo y la impresión 3D. Gracias a metodologías modernas y punteras a nivel tecnológico, hemos podido aprender más de este gran pintor al pintar por él un último cuadro. ¿Quieres saber cómo?

Por qué traer de vuelta a Rembrandt

Rembrandt fue un pintor neerlandés considerado el artista más importante de los Países Bajos, y uno de los mayores maestros de la pintura barroca. Por desgracia para el mundo, falleció en Ámsterdam el 4 de octubre de 1669, y dejó de asombrarnos con su peculiar modo de ver el mundo.

Autorretrato de Rembrandt - 1669

The Next Rembrandt trae a la vida a uno de los grandes pintores, con la salvedad de que ahora los datos son la pintura y la tecnología el pincel. Haciendo uso de nuevas técnicas se ha podido obtener como resultado un nuevo cuadro inédito del artista. Para pintarlo se ha generado un programa que le imita con todo lujo de detalles.

Cómo se programa la mente de un pintor

Programar un pintor no es sencillo. Rembrandt no fue Rembrandt por sus colores o por lo grueso de sus trazados. Tampoco lo fue por las medidas de la tela sobre la que pintaba ni por sus materiales. Fue todo eso, claro, y una infinidad de detalles más. Las luces sobre el cuadro, las proporciones de sus personajes, e incluso el género de estos o la dirección de su rostro.

A estos miles de detalles se suma la problemática de que un cuadro no es plano: posee un relieve dado trazada sobre trazada. Es por ello que fueron escaneados en 3D las 346 pinturas del autor para conocer al detalle cada pincelada, la intensidad y fuerza de la misma sobre la tela.

Además, todas esas imágenes fueron pasadas después por un software de reconocimiento facial escrito para la ocasión. Este ha sido capaz de detectar más de sesenta puntos en la cara para determinar las distancias entre ojos, nariz, boca, orejas, o aspectos como la apertura del iris, el brillo sobre los pómulos o incluso el ángulo de la boca.

Dado que los cuadros no son planos, The Next Rembrandt ha sido impreso sobre un lienzo con hasta treinta tintas y capas con técnicas de impresión 3D. Este cuadro es una más de la creciente lista de curiosidades de lo que estas impresoras pueden hacer por nosotros. En este caso, gracias a ING, devolver a la vida el puño de uno de los más grandes artistas que hemos tenido.

En Naranja | “Alexa, apaga la luz”: estas son las posibilidades que te va a ofrecer el control por voz

Imágenes | The Next Rembrandt, Autorretrato, Rembrandt (1669)

Conversación