Siete inventos que cambiaron el mundo y que sí, son españoles (aunque no lo parezcan)

Entre los inventos españoles más conocidos hay algunos que nos encantan, como el Chupa Chups, inventado por Enric Bernat en 1957 al ponerle un palo al caramelo para que los niños no se atragantaran, o el futbolín, diseñado por Alejandro Campos para poder disfrutar de su deporte favorito tras quedar herido durante la Guerra Civil.

Sin embargo, hay muchos inventos españoles que cambiaron el mundo que no son tan conocidos, o que, simplemente, pensamos que fueron fruto de la mente ingeniosa de un americano, un alemán o un serbio excéntrico.

1. El Submarino

El submarino lo inventó Narciso Monturiol en 1859

A mediados del siglo XIX, en 1859, el catalán Narciso Monturiol sorprendía al mundo naval con el primer buque sumergible. Era de madera y su propulsor era manual, algo que solucionaría unas décadas más tarde el ingeniero murciano Isaac Peral, que en 1888 diseñó el primer submarino de acero impulsado por energía eléctrica: toda una revolución.

2. La Calculadora

El español ramón Verea ayudó a mejorar la calculadora mecánica

La historia de la calculadora está plagada de inventos españoles. Aunque la primera calculadora mecánica se remonta al siglo XVII, cuando el filósofo y científico francés Blaise Pascal creó la primera calculadora mecánica, fue el inventor español Ramón Verea quien, en 1878, logró diseñar en Nueva York la primera calculadora mecánica capaz de realizar las cuatro operaciones aritméticas básicas (suma, resta, división y multiplicación), manejando cifras de hasta nueve dígitos.

También hay quien considera a Leonardo Torres Quevedo (1852-1936) como el precursor de las primeras calculadoras digitales, e incluso de la informática en general, gracias a un aritmómetro electromecánico capaz de realizar operaciones complejas.

3. El teleférico

El primer teleférico del mundo se instaló en San Sebastián

Fue en 1887 cuando, de nuevo, Leonardo Torres Quevedo, registró la primera patente de lo que él llamó “Sistema de camino funicular aéreo de alambres múltiples”, aunque no fue hasta 1907 que el primer teleférico para el transporte de personas entrara en funcionamiento en Monte Ulía (San Sebastián).

4. El autogiro

El desarrollo del helicóptero moderno empezó en España en 1920

Lo que ahora llamamos helicóptero tenía en su día un nombre mucho más guay: autogiro. Los primeros modelos son de Juan de la Cierva, quien los diseñó en los años 20, aunque la idea central de este invento fue del mallorquín Pere Sastre Obrador.

5. El traje de astronauta

La primera escafandra para astronautas se diseñó en 1935

Sí señor, la “escafandra estratonáutica” que, a la postre, fue la base de los trajes de astronauta que llevaron al hombre a pisar la luna por primera vez, la diseñó en 1935 el granadino Emilio Herrera Linares.

6. El Talgo

El Talgo fue uno de los pioneros de la alta velocidad

El Tren Articulado Ligero Goicoechea Oriol, más conocido como Talgo, fue una auténtica revolución en el mundo del ferrocarril. Inventado en 1942 por Alejandro Goicoechea e impulsado por José Luis Oriol, alcanzó fama internacional durante los años 60.

Su mayor avance supuso un sistema de rodadura completamente diferente al de los trenes convencionales, que permitía lograr una mayor velocidad con la misma potencia.

7. La jeringuilla desechable

La jeringuilla desechable fue todo un avance sanitario

Hasta los años 70, las jeringuillas hipodérmicas eran de cristal, con los diferentes problemas que eso acarreaba (coste, higiene…). No fue hasta 1975 que el ingeniero riojano Manuel Jalón puso en marcha Febersanitas, una fábrica de jeringuillas hipodérmicas desechables hechas con plástico. Desde entonces, se han fabricado y distribuido por el mundo miles de millones de estas jeringuillas, que supusieron todo un avance en materia de seguridad sanitaria.

Bonus: la fregona

Quizás no cambió el mundo, pero la fregona fue revolucionaria en el hogar

Quizás, de todos los inventos españoles que cambiaron el mundo, la fregona no es el más revolucionario, pero sí supuso un antes y un después en la vida diaria de millones de personas. Inicialmente bautizado como lavasuelos, este palo con un penacho de fajas de algodón en un extremo fue inventado en 1956 también por Manuel Jalón.

Su nombre actual, fregona, fue fruto de una casualidad, cuando Enrique Falcón decidió utilizar esta palabra para designarla en las notas del primer pedido en julio de 1957, aunque en según qué zonas se le conoce también como “mocho”.

En Naranja | Coger la compra e irte “sin pagar”: los supermercados del futuro ya están aquí

Imágenes | Pixabay, iStockphoto y Wikimedia Commons

 

 

Conversación