Voy a rodar un corto con mi móvil, y tú también podrías

En 2004 se hizo patente que para hacer una buena película no es necesario un gran presupuesto. El film “Primer”, calificado como una de las mejores películas de ficción de nuestro tiempo, tuvo un presupuesto de tan solo 7.000 dólares. Su director, Shane Carruth, también escribió el guion, compuso la banda sonora, interpretó al protagonista e hizo las veces de productor. Nos demostró que con ideas, determinación (y amigos) realizar una película es viable.

Este fin de semana se celebran los Óscar, un evento en el que cientos de famosos del cine se reúnen para ser galardonados. Y pocas veces nos damos cuenta de que gran parte de los presentes fueron en su momento aficionados. Este año hay dos directores, Adam McKay y George Miller, cuyos cortos de pocos minutos fueron la primera pieza clave en su camino al éxito cinematográfico. El caso de Miller es especialmente llamativo, ya que rodó su primer cortometraje casero con 46 años. Por eso, os animamos a rodar vuestro propio cortometraje (o película).

Ideas básicas para convertirte en director de un corto

Shane Carruth ha demostrado que hay puntos básicos para que una grabación llegue a término: el orden, la perseverancia, la colaboración de familiares y amigos y la creatividad. Aunque Carruth admitió que el rodaje fue duro, reconoció que la postproducción fue agotadora: “me di por vencido al menos tres veces a lo largo de dos años [de edición]”. Sin embargo, gracias a haber trazado un plan inicial, pudo terminar el proyecto eliminando gastos innecesarios a lo largo del mismo.

Tener escrito un guion

El guion es el primer paso en la realización del corto, antes incluso de buscar a los actores implicados, el presupuesto o las localizaciones para grabar. Es la pieza cinematográfica que indica qué es lo que se verá finalmente en la pantalla y qué es lo que ocurrirá durante los minutos de visionado.

Incluye la representación de paisajes, los diálogos o incluso el aspecto de los protagonistas. Para rodar un corto no hace falta el uso de muchas personas, pero es necesario que estos sepan qué es lo que tienen que decir y cuándo. Esa información aparece en el guion.

Sin un guion previo, es muy difícil que el proyecto pueda salir adelante. Es responsabilidad del guionista tener que redactarlo, y del director el motivar a los actores no solo para que lo memoricen, sino para que lo enriquezcan aportando su propia visión.

Buscar ubicaciones con luz adecuada y sin extras

Una de las mayores dificultades a nivel visual es la luz. Las cámaras no recogen la luz al igual que nuestros ojos, por lo que una escena tiene que estar bastante más iluminada de lo que después se aprecia en el cine.

realizar un corto cortometraje

Esto requiere acudir a los lugares y probar las luces, mirando cómo ha quedado. Elegir lugares con mucha luz que iluminen la escena de frente suele ser un buen consejo para no iniciados. Por ejemplo, plazas públicas en horas de mucho sol.

Además, es importante que cuando se grabe no haya extras que molesten, siendo el ruido otro impedimento contra el que luchar. Ayuda buscar espacios de poco ruido, protegidos por vegetación (que detiene el viento) y con un tránsito de gente mínimo.

Algo a tener en cuenta es que, si utilizamos un lugar público para el rodaje en el que podamos llegar a molestar a alguien, lo mejor es pedir permiso previo. Además, debemos informar de los horarios de grabación y de lo que se hará a los vecinos para minimizar la molestia, o incluso para usarlos como extras.

El encuadre

El encuadre es la parte de la escena que recoge la cámara, así como la altura, el ángulo que la línea de visión tiene con respecto al suelo y la distancia a los protagonistas.

La mayoría de cortometrajes caseros usan escenas cercanas, en las que los personajes interactúan cerca de la cámara. De esa manera, se asegura la calidad y potencia del sonido. Y el volumen puede recortarse luego para eliminar el ruido ambiental.

Para evitar que el encuadre se mueva con el pulso de la mano, se recomienda usar algún trípode u objeto sobre el que colocar la cámara. Solo esto dará mucha más calidad al corto.

Ahorrar en tiempo y dinero usando una escaleta y un storyboard

A lo largo del rodaje, es bueno poder mostrar a los participantes un planning básico sobre cuándo se rodará una escena u otra, y qué hará cada persona. Es suficiente con un documento de texto.

storytelling

Algo específico para los actores es el storyboard o guion gráfico, que se trata de una serie de dibujos al estilo de los cómics a lo largo de la escena. No tiene por qué ser realista ni detallado, pero sí mostrar a grandes rasgos qué es lo que ocurrirá y cómo ocurrirá.  El storyboard mostrado arriba es perfecto para tener una idea de lo que se rodará. Expresiones, gestos, tonos… El director puede usarlo para decir cómo quiere la escena.

Todas las personas que aparezcan o que trabajen en el corto, bajo el mando del director, tendrán que estar informados sobre qué tienen que hacer en qué momento, y estar motivados para ello.

Repetir la escena una y otra vez

Uno de los motivos por el que se abandonan los cortos es porque vemos que el resultado final no se corresponde con lo esperado, algo muy normal en todo proyecto en sus comienzos. Por esta razón, es importante la paciencia de todos los implicados, y repetir cada escena varias veces, teniendo en cuenta que el éxito se encuentra en el largo plazo.

Tomar notas sobre qué ha ido bien y qué se puede mejorar nos ayudará para que las siguientes tomas salgan mejor.

Y todo ello, con nuestro teléfono móvil

Cuando Primer se estrenó (2004), el ordenador personal era todavía demasiado simple como para servir de mesa de montaje. Por esta razón, era necesaria la inversión en material específico para grabación y posterior edición, como fue la cinta de 16 mm sobre la que grabó y montó Carruth.

En la actualidad, cualquier smartphone dispone de más potencia y memoria de cualquier máquina de aquel tiempo. Además, tenemos a nuestro alcance complejos programas y apps de edición de vídeo con los que seleccionar tramos, agregar subtítulos, incluir filtros, crear créditos… Cualquier director amateur de hoy en día está mejor preparado de lo que lo estuvo el director en aquel momento y dispone de herramientas para la confección de una película haciendo uso de su teléfono móvil.

En definitiva, cuando Carruth hablaba de su película, dejó claro que lo que más costó no fue reunir los 7.000 dólares, sino involucrar a familiares y amigos, escribir el guion y disponer de tiempo para montar y componer la música. Demostrando que cualquiera puede dirigir un corto si dispone de las ganas y tiempo necesarios.

Imagen | Brian Fegter, Paul Skorupskas, Roland O’Daniel

En Naranja | Siete aplicaciones para, este año sí, convertirte en un manitas del hogar

Conversación

  • Iago Crende

    En 2004 ya tenía un 3800+x2 con 4GB de RAM y una x1600 pro siendo un crío y comprado por mí. Luego cualquier adulto podía tener sin problemas series 8800, una capturadora de vídeo(que también tenía) y una cámara de vídeo(que también tenía). Todo pagado con el sudor de mi frente xD
    Luego no, en 2004 el pc no era demasiado simple para servir de mesa de montaje, servía perfectamente.