Te contamos por qué los pagos con tarjetas contactless son cómodos y seguros

Si nos remontamos a los primeros días de las tarjetas bancarias, podemos comparar cómo han evolucionado. Desde simples cartones con el nombre del titular impreso a los modernos medios de pago de hoy, en los que la tecnología de pago sin contacto permite transacciones más sencillas y seguras que nunca.

Estas tarjetas bancarias sin contacto, o contactless, son la solución a las necesidades actuales, que requieren sistemas de pago ágiles y seguros. Su funcionamiento es similar al de las tarjetas de toda la vida, solo que ahora no es necesario introducir la tarjeta en el lector; basta con acercarla al terminal punto de venta (TPV) para poder pagar. Este procedimiento facilita mucho el proceso de pago y, además, lo hace más seguro.

Acercarla y listo: así funcionan las tarjetas contactless

En apariencia, las tarjetas con tecnología contactless son muy similares a las normales, pero cuentan con un chip especial que permite pagar en un comercio tan sólo acercando la tarjeta al terminal punto de venta. Este aparato ha evolucionado para incorporar la capacidad de pago sin contacto además del habitual lector de tarjetas. Actualmente más de la mitad de los TPV en España permiten esta forma de pago.

El procedimiento para pagar con una tarjeta sin contacto es muy sencillo: es necesario que la tarjeta y el TPV sean compatibles con la tecnología de pago sin contacto, pudiendo distinguirlos gracias al logotipo que llevan impreso, que son como los siguientes:

Medios de pago contactless

Si el importe a pagar es menos o igual a 20 euros, en el momento del pago bastara con acercar la tarjeta al TPV para realizar la transacción. Si el importe es mayor de 20 euros, el sistema, además, solicitará que se introduzca el PIN de la tarjeta. Si el usuario de la tarjeta tiene activado el sistema de alertas de pagos con tarjeta, recibirá un SMS con el aviso de la cantidad abonada, lo que le permite pagar sus compras con total tranquilidad y sin preocuparse de nada.

En caso de que el comercio no disponga de un TPV para pago sin contacto, no pasa nada, porque podemos seguir pagando igualmente introduciendo la tarjeta en el lector, como se venía haciendo hasta ahora.

Contactless es sinónimo de seguridad, comodidad y control: todo son ventajas

El sistema de pago sin contacto es ideal para mejorar la rapidez de los procesos de pago y hacerlos más eficientes, manteniendo un alto nivel de seguridad en las transacciones.

Las tarjetas sin contacto resultan ideales para los pequeños pagos del día a día (un viaje en autobús, un café, una comida, o cualquier otra compra pequeña), dado lo sencillo que resulta efectuar un pago. Además, permiten controlar todos estos pequeños gastos mediante el extracto en la web del banco, mientras que el dinero en efectivo es más difícil de gestionar.

Contactless es sinónimo de comodidad, control y total seguridad. Precisamente, la tecnología sin contacto hace que sea menos probable tener problemas con la tarjeta bancaria al pagar, ya que nosotros mismo podemos acercar la tarjeta al terminal, evitando su manipulación por terceras personas y que queden a la vista los datos de la misma.

Más información | Tarjetas ING DIRECT
En Naranja | Dinero de plástico: ¿Qué tipo de tarjeta me conviene más?
Imagen | ING.world

Conversación