Coronavirus: ¿cómo reacciona el mercado y qué puede pasar a partir de ahora?

 (Nota: datos a cierre de lunes 9 de marzo)

La bolsa está sufriendo importantes caídas. La epidemia de coronavirus está teniendo un impacto económico superior al de otras epidemias similares. Las empresas, especialmente las que fabrican productos de consumo y las que se dedican al turismo, están notándolo especialmente. Además, como desconocemos cuánto va a durar, muchos inversores están decidiendo vender. Desde que empezó la caída, el 12 de febrero, la bolsa mundial ha perdido un 18%. Estados Unidos ha perdido un 19%, Europa un 20% y los países emergentes un 15%. En lo que va de 2020 se ha dejado un 15%.

Esto ha ocurrido antes. En el mercado americano, las caídas del 4,5% no son extrañas (ocurren de media un par de veces al año). Caídas del 9% en un día se ven al menos cada cinco años. En 2018, el S&P 500 (el índice que aglutina las principales empresas de Estados Unidos) cayó un 20% a lo largo de 57 sesiones. Durante la crisis financiera de 2008, o el estallido de las “punto com” en el año 2000, vimos caídas mensuales de entre el 10% y el 20%.

En momentos de incertidumbre y miedo como el actual, conviene recordar los principios de nuestra estrategia de inversión

¿Por qué diversificamos?

Diversificamos para reducir el riesgo, porque no es bueno poner todos los huevos en la misma cesta. Independientemente de la cartera que se tenga, diversificar reduce el riesgo y por eso debemos usar la mayor cantidad de activos posibles (sin que eso suponga un coste extra). Por ejemplo, la cartera clásica que se usa como referencia para un inversor de mediana edad y a medio plazo es la 60/40: 60% de acciones mundiales (las que se agrupan en el índice MSCI All Country World Index, por ejemplo) y un 40% de bonos mundiales (representados en el índice Barclays Global Aggregate). Una cartera así habría perdido aproximadamente un 7% en lo que va de año: las acciones han caído un 15% aproximadamente, pero los bonos han subido más de un 4%, compensando gran parte de la pérdida. El oro también juega este papel: en lo que va de año ha subido un 10%. Una cartera con un 80% de acciones y un 20% de oro habría perdido un 10% en lo que va de año (la caída del 15% de la bolsa es compensada en parte por la subida del oro)[1].

¿Por qué invertimos a largo plazo?

El largo plazo facilita tener rentabilidad positiva (siempre que estemos bien diversificados), y reduce el impacto de las subidas y bajadas bruscas del mercado. El factor que más determina la evolución de nuestra cartera es el horizonte temporal. Al pensar a largo plazo, somos menos sensibles a los vaivenes del mercado y es más fácil que obtengamos las rentabilidades que da la bolsa con el paso del tiempo. Y es que un inversor en bolsa mundial probablemente no habría perdido dinero si hubiera mantenido su inversión más de 11 años. A medida que aumentamos el plazo de inversión, pierde relevancia el momento en que se empieza o termina de invertir y es más probable que consigamos ese 6% – 7% de rentabilidad media anual que suele tener la bolsa en el largo plazo. Lo mismo ocurre para todas las carteras bien diversificadas.

¿Por qué no intentamos adivinar el mejor momento para comprar y vender?

Adivinar el momento adecuado para comprar y vender es imposible, e intentarlo tiene un coste enorme en nuestra rentabilidad… La rentabilidad en bolsa no se obtiene de manera lineal y constante. Incluso cuando invertimos para un periodo largo, la mayor parte de la rentabilidad a largo plazo de la bolsa se produce en unos pocos días. Por ejemplo, la bolsa mundial ha generado una rentabilidad de casi el 90% en la última década. Sin embargo, si nos hubiéramos perdido tan sólo los mejores 20 días de la década, la rentabilidad total en esos 10 años habría sido de tan sólo el 6%.

…y las mayores subidas en bolsa suelen ocurrir en el mismo periodo que las mayores caídas. Muchos de esos días de rentabilidad extraordinaria tienen lugar en los días próximos a grandes caídas.

  • 12 de las 30 mayores subidas de la historia han ocurrido tan sólo 7 días antes o después de algunas de las 30 mayores caídas
  • En un periodo de 60 días bursátiles en 2008, se concentran las 5 mayores subidas diarias de la historia del índice MSCI ACWI, pero también 15 de las 30 mayores caídas.
  • 8 de las 10 mayores subidas históricas de la bolsa mundial se produjeron entre septiembre de 2008 y marzo de 2009, cuando el pánico invadía los mercados en el comienzo de la crisis de 2008.

¿Cómo será la recuperación?

Hay numerosos factores que deberían contribuir a una recuperación rápida una vez que la pandemia se controle, y se reduzca la incertidumbre. En este momento nadie tiene una respuesta a la pregunta de cuándo empezarán a reducirse los casos, pero una vez que ocurra existen varios factores que ayudarán a la economía y los mercados a volver rápido a la normalidad.

  1. Las medidas de los bancos centrales darán apoyo a los mercados financieros y a la economía real. Ha empezado la Reserva Federal estadounidense bajando los tipos un 0,50%, pero se espera que el resto de los bancos centrales también recorten sus tipos si es necesario. Incluso podrían iniciar programas de apoyo a las bolsas que compren directamente acciones a través de ETFs, como hace Japón desde 2010.
  2. La necesidad de reactivar la economía puede animar a los gobiernos a incrementar su gasto. Algunos gobiernos han empezado a movilizarse ya: Alemania (12.400 millones de gasto hasta 2024), EEUU (8.300 millones) o Italia son los primeros ejemplos. Expertos como JP Morgan esperan que EEUU, Europa, Japón y China tengan niveles de déficit agregados del 4,7%, máximos desde 2011 (link). Hong Kong ha aprobado que se subsidie con 1.150 euros a cada residente mayor de edad (7 millones de ciudadanos, unos 9 mil millones de euros).
  3. El precio de las empresas en bolsa se ha hecho más sostenible. Por causa de esta epidemia, el mercado ha corregido la valoración de las empresas, que se presuponía excesivamente alta antes del virus, bajando el PER medio desde casi 20 hasta cerca de los 15, en el caso de EEUU.
  4. Gran parte de los beneficios de las empresas se han pospuesto, no se han perdido. Es cierto que el cierre de fábricas o las restricciones al comercio y/o al crédito pueden mermar la economía mundial en el corto plazo, pero gran parte de la producción mundial se pospone, no se destruye. Alguien que se fuera a comprar un teléfono este mes, y no pueda, lo hará más tarde. Gran parte de la demanda de consumo no desaparece, sino que se ve pospuesta en el tiempo.
  5. La caída del precio del petróleo ayudará a la recuperación. El desplome del precio del petróleo debido al conflicto entre Rusia y Arabia Saudí equivale a un aumento de dinero en los países consumidores (porque compran el mismo petróleo con menos dinero) y una disminución en los países productores (la misma cantidad de petróleo les deja menos beneficios). Debido al frenazo en la actividad económica, los consumidores no se beneficiarán en el corto plazo, pero sí más adelante cuando se produzca la recuperación. Entre tanto, las empresas ven reducirse algo sus costes, compensado una parte (probablemente pequeña) de sus pérdidas temporales.

Anexo: Mayores caídas y subidas (MSCI ACWI, desde su inicio)

Mayores caídas Mayores subidas
1 15/10/2008 -7,11% 13/10/2008 9,31%
2 09/03/2020 -7,07% 28/10/2008 6,95%
3 29/09/2008 -6,84% 24/11/2008 6,58%
4 01/12/2008 -6,61% 19/09/2008 6,15%
5 22/10/2008 -6,54% 08/12/2008 5,70%
6 06/10/2008 -6,14% 10/03/2009 5,14%
7 20/11/2008 -6,02% 23/03/2009 5,06%
8 06/11/2008 -6,00% 17/01/1991 4,89%
9 08/08/2011 -5,09% 10/05/2010 4,83%
10 19/08/1991 -5,04% 04/11/2008 4,65%
11 10/10/2008 -4,92% 15/10/2002 4,64%
12 02/03/2009 -4,92% 02/04/2009 4,44%
13 24/06/2016 -4,76% 29/07/2002 4,34%
14 27/10/1997 -4,63% 27/10/2011 4,10%
15 24/10/2008 -4,60% 20/10/2008 4,08%
16 22/09/2011 -4,49% 02/10/1990 3,92%
17 19/11/2008 -4,41% 11/10/2002 3,73%
18 27/10/2008 -4,30% 30/11/2011 3,70%
19 17/02/2009 -4,21% 29/10/2008 3,69%
20 20/01/2009 -4,18% 30/10/2008 3,66%
21 18/08/2011 -4,16% 24/09/2001 3,61%
22 04/08/2011 -4,08% 10/04/1992 3,32%
23 30/03/2009 -4,01% 27/08/1990 3,29%
24 12/11/2008 -4,01% 18/03/2008 3,18%
25 09/10/2008 -3,92% 09/04/2009 3,16%
26 08/10/2008 -3,92% 04/05/2009 3,16%
27 14/04/2000 -3,87% 16/03/2000 3,12%
28 24/08/2015 -3,84% 05/07/2002 3,12%
29 11/11/2008 -3,76% 28/11/2011 3,11%
30 22/07/2002 -3,61% 27/09/2011 3,04%

[1] El petróleo, que en ocasiones se usa como seguro ante shocks geopolíticos, tiene un interés limitado para la construcción de carteras. Primero, tiene correlación con el ciclo económico y además es tan sensible a cuestiones geopolíticas que puede incrementar, en lugar de reducir, la volatilidad de las carteras. Por ejemplo, en marzo de 2020, la decisión de un solo país—Arabia Saudí—de expandir la producción ha provocado un desplome de precios en un solo día. Cercano al 30%, máxima caída desde 1991.