Tiempo de lectura: 4 minutos

Subasta

Las subastas están de moda. En la tele, con esos programas de gente que compra y vende antigüedades, coches o trasteros, en internet, con el triunfo de eBay como método de compraventa y otras webs de subastas… ya sólo falta que cuando vaya a comprar el pan, mi panadera subaste un lote de barra de cuarto y cruasanes entre los presentes.

Es por eso que, dada su popularidad y mayor presencia en nuestras vidas, es importante conocer los diferentes tipos de subastas y su funcionamiento, para no caer en falsos supuestos que nos conduzcan a pagar más dinero por algo que el que estábamos dispuestos a gastar.

Subastas dinámicas

Las subastas dinámicas son las de toda la vida. Los postores conocen las pujas de sus rivales y pueden modificar su oferta para superar la cantidad máxima ofrecida y quedarse con el artículo. Las hay de tres tipos:

* Subasta ascendente o inglesa: es la más convencional, donde los postores van aumentando su oferta hasta que nadie ofrece un precio mayor a la última puja, que será la que se adjudique el artículo subastado.

* Subasta descendente u holandesa: en este caso, es el subastador el que, partiendo de un precio elevado, va reduciendo el importe del artículo hasta que uno de los postores acepta el precio.

* Subasta americana: se trata de una subasta ascendente al uso, solo que con la particularidad de que todos los postores deben pagar la oferta que hacen, pero sólo la puja más alta es la ganadora. Es realmente peligrosa para un inexperto, porque podemos acabar pagando mucho por nada.

Subastas en sobre cerrado

Es un tipo de subasta muy habitual en la adjudicación de contratas y en el mercado inmobiliario. Cada postor presenta su oferta en privado –tradicionalmente, en un sobre cerrado, de ahí el nombre– sin conocer las pujas del resto de postores.

Las subastas en sobre cerrado pueden ser De primer precio, en las que el ganador paga el precio ofrecido, o De segundo precio, en las que el ganador se adjudica el artículo por el importe ofrecido por la segunda puja más elevada.

Existe una variante de la subasta en sobre cerrado conocida como la subasta Round Robin, en la que una vez conocida la oferta máxima, se ofrece la posibilidad a los postores de superar la oferta máxima. Es la empleada en la compraventa de casas, donde los interesados hacen sus ofertas en privado, pero si no son ganadores, pueden aumentar su puja.

Otras subastas

En los últimos años han ido apareciendo nuevos tipos de subastas que buscan atraer la atención del gran público, ofreciendo la sensación de que podemos adquirir productos costosos, cómo móviles, cámaras, ordenadores o incluso coches, por un importe muy por debajo de su precio real.

* Subasta a la baja o subasta inversa: es una subasta de tipo sobre cerrado (nadie conoce las pujas del resto) en la que el ganador es aquel que realiza la puja única más baja. Por ejemplo, podría ganar un teléfono móvil por 10,25 euros si nadie ha ofrecido esa cantidad, pero sí todas las inferiores (10,24, 10,23, 10,22… así hasta 0,01 euros). En realidad es más bien un concurso, ya que normalmente se obliga a los participantes a pagar una cantidad por establecer su puja, así que si pensáis participar, pensad que es como jugar a la lotería, solo que con un premio menor, aunque una probabilidad mayor.

* Subasta por céntimos: es la más peligrosa de todas. En estas subastas, sube el precio del producto un céntimo por cada puja. Cada artículo tiene un reloj que establece un abanico de tiempo para nuevas pujas (normalmente segundos), y si no se realiza ninguna más, el ganador se lleva el artículo por la última cantidad pujada, que normalmente suele ser muy baja, entre 10 y 100 veces menos su valor. Lo que ocurre es que, al igual que en la subasta a la baja, para realizar cada puja debemos pagar un importe que varía en función del valor del artículo, en muchos casos cantidades que rondan el euro, por lo que al precio final de nuestra puja si ganamos hay que añadirle el coste de todas las pujas realizadas para ganar (nunca bastará con una sola) y, sobre todo, si no ganamos, habremos perdido el importe de esas pujas.

Consejos básicos a la hora de participar en una subasta

A la hora de participar en una subasta, hay una serie de consejos básicos que no debemos ignorar, salvo que le tengamos poco aprecio a nuestro dinero, que espero que no sea vuestro caso. Luego cada uno tiene sus técnicas para que sus pujas sean las ganadoras, pero esas no me las sé, y si me las supiera, tampoco sería inteligente compartirlas con vosotros:

* Antes de participar en un subasta, física u online, decide qué es lo que quieres comprar y, lo más importante, cuánto estás dispuesto a pagar.

* Evita enfrascarte en peleas con otros pujadores para conseguir un artículo, salvo que el importe aún esté muy por debajo de la cantidad que teníamos prevista.

* Los pensamientos del tipo «bueno, por unos euros más», son los que conducen a acabar pagando más de lo deseado

* Aunque el precio sea muy atractivo, si compras algo que no necesitas o con lo que no piensas negociar, seguirá siendo una mala compra.

Bueno, espero que conocer los diferentes tipos de subastas y su funcionamiento os haya ayudado a saber distinguirlas y a decidir qué tipo de subasta os interesa más para conseguir aquello que deseáis, por el precio que soñáis.

Imagen | Gobierno Aguascalientes
En Naranja | Las estadísticas son como los bikinis

,

Tu opinión es muy importante para nosotros.

¿Te ha aportado valor esta información?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Todavía no hay votos)
Cargando…