Tiempo de lectura: 4 minutos

Los principales indicadores económicos son ya de sobra conocidos por todos: el desempleo, la inflación, el PIB o los índices de confianza del consumidor se han colado ya en nuestras vidas y son un elemento más de nuestra rutina.

Sin embargo, en ocasiones se utilizan otros indicadores que, sin ser tan conocidos, serían mucho más sencillos de entender por el común de los mortales y, desde luego, de mucha más utilidad. Se trata de indicadores que tú, sin ser un experto en economía, utilizarías si te preguntasen cómo ves la situación actual. Aunque lo más seguro es que muchos de ellos ni te imagines que puedan llegar a ser utilizados por los principales analistas o expertos económicos.

¿Cómo influye la venta de productos para el hombre sobre la economía?

El primero de estos curiosos indicadores es el de la venta de calzoncillos masculinos. Un indicador muy utilizado por economistas tan importantes e influyentes como el ex-presidente de la Reserva Federal, el Banco Central de Estados Unidos, Alan Greespan que, cuando gobernaba una de las instituciones monetarias más importantes del mundo, se fijaba en el tiempo medio que transcurría hasta que un hombre decidía cambiar sus calzoncillos por otros nuevos para tomar una decisión de política monetaria.

La venta de ropa interior masculina es normalmente estable porque se considera un artículo necesario. Sin embargo, en épocas de vacas flacas, los hombres alargan la vida útil de sus calzoncillos más tiempo de lo normal, lo que hace caer las ventas. Como bien decía un analista de NPD Group, Marshal Cohen: es como intentar conducir tu coche 15.000 kilómetros adicionales a lo que marca su vida útil.

Pero no solo de calzoncillos vive el hombre. La venta de corbatas es también un buen indicador de salud económica. La razón es que, en épocas de crisis, las personas que buscan empleo intenten llamar la atención en una entrevista llevando una buena corbata, mucho más barata que un buen traje y cuanto más llamativa sea, mejor. En épocas de crecimiento económico con tanta competencia entre demanda de trabajo, ya no es tan necesario llamar la atención.

¿Y la venta de productos para ellas?

Los calzoncillos no son los únicos productos curiosos en los que muchos analistas se fijan para valorar cuál es la salud económica de un país. No en vano, los artículos para ellas también tienen una gran acogida entre los economistas, aunque por diferentes motivos. Uno de ellos es la longitud de la falda: cuanto peor esté la economía, más larga será la falda. Esta afirmación, a priori sin sentido, obedece a la necesidad femenina de llevar las piernas siempre estilizadas. De hecho, en épocas de crisis, las mujeres se ponen faldas más largas y pantalones porque el coste de depilación y de llevar medias son más onerosos que en épocas de crecimiento económico, en la que las mujeres pueden destinar mucho más gasto a cuidar su figura.

Otro indicador relacionado con la figura de la mujer es el de las ventas de los lápices de labios. Propuesto por Estee Lauder en 2001, los analistas se dieron cuenta de que, al tratarse de un lujo asequible, sus ventas subían en épocas de vacas gordas y se reducían de forma considerable en épocas de vacas flacas. Hablamos de productos con una elasticidad demanda renta muy elevada cuyo consumo varía porcentualmente mucho más que el aumento o caída de la renta de una familia y, por tanto, puede ser extrapolable a cualquier otro bien de este tipo que podamos imaginar.

Por último, como indicador curioso se encuentra también la percepción de cuán atractivas sean las camareras en bares y restaurantes. Cuánto más atractivas sean éstas, peor está la economía. La idea subyacente es que las mujeres con mejor físico pueden acceder a otro tipo de trabajos mejor remunerados como modelos, actrices o azafatas de promociones.

 Otros indicadores curiosos para seguir la economía

  • El Índice Big Mac: este índice, elaborado por la revista The Economist, trata de indicar cómo de devaluada está una determinada moneda tomando como referencia el precio de un solo producto, la hamburguesa Big Mac servida en los restaurantes de comida rápida McDonalds, en los diferentes países en los que esta franquicia tiene presencia.
  • Hablando de comida rápida, la afluencia de este tipo de establecimientos en las calles comerciales de una ciudad también se suele tomar como indicador de la salud económica de un país. Cuanto mayor presencia haya de estos restaurantes, peores serán las noticias, puesto que indicarán que la demanda de comida barata ha crecido en detrimento de los restaurantes de mejor calidad.
  • Si paseas por cualquier calle de tu ciudad, te habrás dado cuenta que, desde la crisis, cada vez hay más coches viejos o de segunda mano. Al igual que ocurría con los calzoncillos pero de un modo mucho más evidente, tenemos que extender la vida útil de nuestro vehículo hasta que literalmente acabe rompiendo. Por este motivo, la edad media de los vehículos que circulan por la calle es también utilizado para valorar la situación económica.

Existen mucho más indicadores económicos curiosos y seguro que muchos de vosotros ya tenéis el vuestro. ¿Nos dices cuál es?

Imagen | caminando por el abismo

Tu opinión es muy importante para nosotros.

¿Te ha aportado valor esta información?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Todavía no hay votos)
Cargando…