Tiempo de lectura: 4 minutos

Uno de los principales temores que tienen la mayoría de personas es que su cuenta se quede en descubierto bancario, más conocido popularmente como números rojos. Esta circunstancia se produce cuando el saldo de nuestra cuenta corriente se sitúa por debajo de cero euros.

Pero, ¿es posible que el saldo de mi cuenta sea negativo? Pues lo cierto es que sí. Todos los bancos permiten domiciliar recibos bancarios o retirar efectivo incluso aunque el cliente no tenga saldo suficiente. Sin embargo, no es una buena idea incurrir en números rojos, pues tiene una serie de consecuencias asociadas que a nadie le gustaría sufrir, sobre todo, el hecho de tener que pagar elevadas comisiones por ello. Para evitar el descubierto, en ING tenemos el servicio Siempre Cubierto que te explicamos aquí con detalle.

Qué ocurre cuando mi cuenta entra en números rojos

Ante esta situación, la entidad financiera anticipa los pagos que el cliente no puede afrontar por estar en negativo. Es como si el banco nos ofreciese un crédito de forma automática al entrar en números rojos.

Sin embargo, este adelanto tiene unas consecuencias que se traducen en penalizaciones con altos intereses. Su cuantía depende de cada entidad bancaria, pero el Banco de España ha limitado estos intereses a 2,5 veces el interés legal del dinero, establecido en el 3 % en 2019. Dicho de otro modo, este año el interés por descubierto no puede superar el 7,5 %, mientras que el importe general va desde los 15 hasta los 35 €.

Y además de este coste, el banco podría requerir el pago de otros servicios como la comunicación del descubierto o el coste por reclamación.

Sin embargo, el banco no siempre puede aplicar una comisión por descubierto. Según la legislación del Banco de España, «está prohibido el cobro de comisión por descubierto cuando este se produce únicamente como consecuencia de las distintas fechas de valoración atribuidas a los ingresos y reintegros en la cuenta corriente por la mecánica bancaria habitual, lo cual no es atribuible al cliente.»

Esta circunstancia se produce en caso de que, por ejemplo, haya un cargo por la domiciliación de un recibo y el abono de la nómina un día concreto pero la fecha valor de este último sea un día después. Si, como consecuencia de esta circunstancia, la cuenta corriente del usuario queda en números rojos de forma temporal, los intereses por descubierto no serán atribuibles al cliente.

¿Cuánto cuesta un descubierto?

Los costes que inevitablemente deberemos asumir en caso de incurrir en descubierto bancario son los siguientes:

  • La comisión por descubierto, que se calculan como un porcentaje sobre la cuantía de los números rojos en el periodo de liquidación.
  • Los intereses deudores, que se calculan como la multiplicación del saldo en números rojos por el número de días en que el saldo haya permanecido en esta situación. Cuanto más tiempo haya transcurrido, mayores serán estos intereses.
  • La comisión de regularización, que suele ser una cuantía fija y que varía en todos los bancos.

Con la Cuenta NÓMINA todo 
es sencillo

Sin comisiones ni condiciones. Sin coste de tarjetas a débito o crédito. 0€ en transferencias* y mantenimiento. Sin domiciliar recibos.

Indicativo

Cómo evitar el descubierto

Los descubiertos bancarios son, en la mayoría de ocasiones, consecuencia de una mala planificación y gestión de nuestras finanzas. Llevando un control diario de las cuentas corrientes podemos saber en qué estado se encuentran y cuál es su saldo. En algunos casos, estos descubiertos son inevitables, bien porque no hayamos ingresado un ingreso previsto o porque tenemos algún gasto inesperado.

Además, en la actualidad, hay multitud de aplicaciones que nos ayudan a gestionar de forma adecuada nuestras cuentas y nos avisan en caso de que nuestro saldo sea bajo. De este modo, seremos conscientes de cuánto dinero tenemos y cuánto dinero necesitamos para seguir viviendo tranquilos.

El único consejo infalible es dejar en la cuenta corriente un saldo superior a los cargos previstos sobre esa cuenta corriente. Y no, no es en absoluto fácil, pero una buena práctica sería revisar semanalmente todas nuestras cuentas.

Sobre todo, es importante informarnos de las consecuencias de incurrir en un descubierto bancario para evitar, en la medida de lo posible, llegar a esta situación.

En cualquier caso, si no podemos evitar entrar en números rojos, conviene que ingresemos la cantidad suficiente para volver a tener el saldo en positivo lo antes posible. Hay que tener en cuenta que cuanto más tiempo permanezcamos en esta situación, mayor será la comisión que tendremos que abonar.

Con Siempre Cubierto, hasta dos días por descubiertos de hasta 10 €

Si bien nunca es recomendable dejar nuestra cuenta corriente con un saldo cercano a cero, hay diversas circunstancias que pueden provocar que involuntariamente entremos en los temidos números rojos. Para ello, en ING ofrecemos nuestro servicio Siempre Cubierto con la Cuenta NÓMINA, a través del cual podrás tener un descubierto de entre 150 y 1000 € para que puedas pagar tus recibos y tus compras, sacar efectivo y realizar transferencias cada vez que te quedes en números rojos.

Además, si el descubierto es inferior a 10 €, tendrás hasta dos días para regularizar tu situación y poner al día todas tus cuentas sin coste.

En cualquier caso, conviene recordar que nunca es recomendable quedarse sin saldo o estar con un saldo bajo en nuestra cuenta corriente.

En Naranja | Cazadores de mitos bancarios: ¿qué hacer si me ingresan dinero por error?

Image | 1820796 de Pixabay

,

Tu opinión es muy importante para nosotros.

¿Te ha aportado valor esta información?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, media: 1,00 sobre 5)
Cargando…