Impuestos en el día a día
Tiempo de lectura: 5 minutos

Los impuestos son una constante en nuestra vida. La Agencia Tributaria está presente en muchas actividades de la vida diaria sin que apenas nos demos cuenta. El IVA es el mejor ejemplo. Se suma a prácticamente todos los productos que compramos y a los servicios que contratamos. Y no es el único.

Hay muchos impuestos que deberías pagar por cosas que haces casi a diario y que puede que no conozcas. Te presentamos siete casos.

Por compras de segunda mano en Internet

Si el IVA se aplica a los productos nuevos, los productos de segunda mano tributan por el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales o ITP. Es fácil vincular este tributo a grandes compras como la de un coche usado o una casa de segunda mano. En realidad, deberías pagarlo con cualquier transacción de objetos usados, al igual que haces con el IVA.

A modo de ejemplo, esa bicicleta para el niño que encontraste en Wallapop, tributaría por el ITP, lo mismo que la mesa que encontraste en Vibbo.

¿Quieres saber cómo cumplir con el tributo? A diferencia del IVA, que se añade directamente al comprar algo nuevo, el ITP debes liquidarlo por tu cuenta presentando el modelo 600.

La Joya no Joya y…
La Cuenta NÓMINA
Del Banco no Banco

Sin comisiones, con tarjetas gratis ¡y mucho más! Ábrela en 5 minutos y ciérrala en un solo clic… otra cosa es que quieras.

Por vender de segunda mano en Internet

El vendedor tampoco está exento del pago de impuestos en el mercado de segunda mano. La diferencia con el comprador es que aquel no siempre tendrá que tributar, ya que depende del resultado de la operación. Este tipo de ventas tributan en el Impuesto de la Renta como ganancia patrimonial, al igual que lo hace la venta de la casa o un fondo de inversión.

Cuando vendes un objeto que tienes en casa o un regalo que no te ha gustado, tendrás que pagar impuestos si el valor de la venta supera al de la compra. Es decir, cuando se produce una ganancia patrimonial. Si por ejemplo compraste una cámara de fotos en rebajas por 300 € y la vendes después por 400 €, habrás generado una ganancia patrimonial por la que tendrás que pagar impuestos en la renta. En concreto, Hacienda te pedirá como poco un 19 % de esos 100 €.

¿Y si has perdido dinero? A diferencia de lo que ocurre al vender una casa con pérdidas o con la mayoría de las inversiones, aquí no vas a poder compensar pérdidas con ganancias patrimoniales. La razón es que para este tipo de operaciones Hacienda entiende que esa pérdida de valor es normal y se achaca al propio producto, no a que fuese una inversión fallida.

El dinero de tu boda, esa ayuda de los padres… Las donaciones siempre pagan

Hacienda define las donaciones como la entrega de bienes, servicios o dinero en metálico de forma gratuita, sin ánimo de lucro y sin recibir contraprestación alguna por ellas. Las donaciones tributan en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, que está cedido a las comunidades autónomas ¡Y no hay un mínimo legal exento! En otras palabras, cualquier entrega de dinero podría ser una donación a ojos de Hacienda, desde el primer euro.

Si piensas en la definición anterior, ahí entrarían los regalos de boda, ese dinero que te ha dejado un amigo, la ayuda de tus padres cuando te independizas, su regalo por terminar la carrera… Entre las pocas excepciones están el dinero de los padres y abuelos para estudios o alimentación, según marca el artículo 143 del Código Civil.

Los premios en sorteos

Los premios en sorteos y rifas tributan dentro de la declaración de la renta como una ganancia patrimonial no derivada de la transmisión de elementos patrimoniales. Esa estupenda cesta de Navidad valorada en 250 € tendrás que incluirla en el IRPF como una ganancia patrimonial que se sumará a la base imponible general, junto con el resto de tus ingresos que no sean inversiones.

En las bases del sorteo debería aparecer siempre cuál es la fiscalidad del premio y la valoración del mismo. Ese dato será el que hacienda use para determinar cuál ha sido tu ganancia a efectos del IRPF.

Cambiar titularidad del coche: bienvenido al mundo de las tasas

Las tasas son un tipo de tributo especial y se diferencian de los impuestos al uso en que no pueden superar el coste del servicio. Es decir, el organismo público que las cobra no puede ganar dinero con ellas, en teoría.

Entre las tasas más recurrentes están todas las de la Dirección General de Tráfico (DGT) por gestiones con tu vehículo. Cambiar de titularidad el coche porque te has comprado uno de segunda mano o porque tu padre te ha regalado el suyo (esto sería una donación en toda regla) acarrea el pago de 54,60 €.

Casa, coche, moto… Sólo por tenerlos ya pagas

Hay impuestos más conocidos que se pagan sólo por el hecho de poder disfrutar de algo. Si tienes coche, moto o cualquier vehículo y quieres circular con él tendrás que pagar la ayuntamiento el Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM), más conocido como el impuesto de circulación.

En esta línea, sólo por tener casa en propiedad tendrás que pagar el Impuesto sobre Bienes Inmuebles o IBI cada año. Además, si esa casa no es tu vivienda habitual ni está alquilada, también tendrás que pagar por ella en el IRPF como una imputación de renta inmobiliaria.

Si eres empresario y consumes tus productos

Para terminar, hay un caso particular que afecta a los autónomos y los empresarios. Como empresa andante que eres, si utilizas los servicios de tu empresa o consumes sus productos, tendrás que imputarlo como una venta en tu contabilidad. Es lo que se conoce como un autoconsumo.

De hecho, también deberías incluir en ella los servicios que prestes a tus amigos, aunque lo hagas a título gratuito, siempre que estén relacionados con tu actividad económica. Si eres informático y arreglas el ordenador de tu cuñado, eso contaría como trabajo para Hacienda, por lo menos en teoría.

Como bien decía  Benjamin Franklin, en la vida sólo hay dos cosas seguras, la muerte y los impuestos.

En Naranja I 11 mitos sobre la declaración de la renta

,

Tu opinión es muy importante para nosotros.

¿Te ha aportado valor esta información?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (20 votos, media: 4,65 sobre 5)
Cargando…