Cobro menos de 22.000 euros anuales, ¿cuándo me compensa presentar la declaración de la renta?

Todos los contribuyentes que cobren más de 22.000 euros anuales están obligados a presentar la declaración de la renta, independientemente del resultado que obtengan. Es decir, si el resultado de la declaración es positivo tendrán que pagar y si es negativo Hacienda les devolverá el importe. Sin embargo, cuando los ingresos obtenidos durante el año son menores a esta cantidad, es posible que no exista la obligación de hacer la declaración de la renta, aunque existen excepciones. Una de ellas son los trabajadores con más de un pagador. En este caso, la suma de las cantidades percibidas del segundo pagador y los siguientes, no podrá superar los 1.500 euros. En caso de superar esa cifra, los ingresos totales por el rendimiento del trabajo deberán ser inferiores a los 12.000 euros. Hay que tener en cuenta, además, que los pagos de la Seguridad Social (como por ejemplo la prestación por desempleo) tienen la consideración fiscal de segundo pagador a efectos fiscales. 

¿Por qué la declaración puede ser negativa?

A lo largo del año, la empresa realiza unas retenciones en la nómina de los trabajadores a cuenta del pago del IRPF del ejercicio fiscal. Estas retenciones se calculan de acuerdo a los tramos fijados por la Agencia Tributaria cada año, las condiciones familiares del trabajador y los devengos salariales estimados. Por ejemplo, si se tienen hijos se reducen las retenciones, por ello es importante comunicar a la empresa cualquier cambio en la situación familiar.

Cuando llega el momento de presentar la declaración, es posible que el resultado sea a devolver cuando la cuota del impuesto, una vez liquidado el IRPF, es menor que las retenciones y pagos a cuenta realizados por el contribuyente. Esto quiere decir que, cuando se aplican las deducciones y reducciones correspondientes según la situación personal y familiar del contribuyente, la cantidad resultante es inferior a la que el trabajador ha pagado a lo largo del año a través de las retenciones en su  nómina.

Con la Cuenta NÓMINA todo 
es sencillo

Sin comisiones ni condiciones. Sin coste de tarjetas a débito o crédito. 0€ en transferencias* y mantenimiento. Sin domiciliar recibos.

Indicativo

¿Cómo saber si la declaración sale a devolver?

Cuando el trabajador está exento de hacer la declaración por no llegar al mínimo fijado conviene comprobar el borrador de la declaración para ver si el resultado es positivo o negativo. En principio, si las retenciones practicadas se ajustan a los tramos fijados por la Agencia Tributaria y se han aplicado las deducciones correspondientes, el resultado no tendría por qué salir a devolver.

La situación es diferente si el contribuyente se puede practicar alguna reducción o se beneficia de alguna deducción tanto estatal como autonómica. Es lo que ocurre cuando se hacen aportaciones a planes de pensiones o donativos o se perciben ayudas por maternidad, por ejemplo. En esos casos, si la declaración sale a devolver, solo hay que confirmar el borrador para recuperar parte del dinero retenido en exceso.

Por el contrario, si al contribuyente le sale a pagar, la ventaja de no estar obligado a presentar la declaración, es no tener que pagar el importe de la declaración.

Otras situaciones en las que conviene hacer la declaración

Además, existen otras situaciones en las que conviene hacer la declaración, aunque no se esté obligado. Un caso sería cuando se solicita el subsidio por desempleo o ayudas como la RAI (Renta Activa de Inserción) o el PAE (Programa de Activación para el empleo) porque es necesario acreditar la inexistencia de renta. La declaración de la renta es, precisamente, la prueba que se pide para comprobar que no se tienen rentas.

En cualquier caso, la recomendación de los fiscalistas es comprobar el borrador de la declaración y las posibles deducciones aplicables para ver el resultado y en función del mismo, presentar o no la declaración.

“Esta publicación es de carácter meramente informativo. Del mismo modo, la tributación del cliente y el asesoramiento del que disponga siempre se encontrarán bajo su total responsabilidad. Aquí puede consultar el Manual de la Renta 2016 de la Agencia Tributaria.”

En Naranja | Un panecillo debajo del brazo: así desgravan los hijos en la declaración de la renta

Conversación