¿Cómo nos afecta una subida o bajada de los tipos de interés?

En los últimos años nos hemos acostumbrado a vivir con unos tipos de interés inusualmente bajos, tanto en Europa como en Estados Unidos. La situación podría cambiar en el corto y medio plazo, especialmente al otro lado del Atlántico. La Reserva Federal (Fed), encargada de regular el precio del dinero en EE.UU. ya movió fecha recientemente y no se descarta que vuelva a hacerlo, una jugada que el Banco Central Europeo (BCE) tardaría más en asumir.

Pero, ¿cómo afectan a la economía las bajadas y subidas de tipos de interés? El primer paso para averiguarlo es entender lo que éstos reflejan. Los tipos de interés marcan el precio del dinero y, más concretamente, el coste que hay que pagar por pedir dinero prestado.

Los bancos centrales de cada país (el BCE en el caso de los estados de la Unión Europea), son los encargados de fijar estos tipos atendiendo a la situación económica (el consumo, principalmente) y a los tipos de interés. De hecho, en el caso del BCE, su función es únicamente la de controlar la inflación y no el crecimiento, como sí lo hace la Fed.

Este es precisamente uno de los principales motivos para subir o bajar los tipos de interés. Pero, ¿qué otras consecuencias tiene que un banco central toque sus tipos de interés?

Con tipos más altos, la inflación baja

La inflación no parece ahora mismo un problema, pero si no se controla puede llegar a serlo y es en momentos de expansión económica cuando más riesgos existen. Como norma general, una subida de tipos frenará las presiones inflacionistas porque, a mayores costes de financiación, menor consumo.

En el entorno actual, el hecho de que la  Fed subiese tipos sería un reflejo de fortaleza y de que la economía estadounidense no necesita más ayudas adicionales para espolear el consumo.

A tipos más altos, préstamos más caros

Los tipos de interés afectan a la capacidad de financiación de los bancos y ésta termina trasladándose a los préstamos a particulares y al resto de productos financieros. En el caso de los préstamos a particulares, este movimiento es uno de los más directos. A efectos prácticos, una subida de tipos hará que financiarse sea más caro, tanto para las empresas como para los usuarios particulares.

Esto quiere decir que el tipo de interés de los préstamos personales a los que podremos acceder será mayor, como también el de las hipotecas. Y si tenemos una hipoteca a tipo variable, es fácil que el euríbor también suba y se encarezca la cuota.

En el caso español, los tipos a vigilar son los del BCE y no los de la Fed, que es la que puede tomar antes la determinación de subirlos. En Europa no se esperan movimientos del organismo dirigido por Mario Draghi a muy corto plazo, aunque sí hay presiones por parte de Alemania para una subida de tipos.

Con tipos más altos, los depósitos suben

Esto es más teoría que práctica. Lo que ocurre es que este mayor coste de financiación también se aplica a los préstamos que los usuarios hacen al banco en forma de depósito. A fin de cuentas, un depósito a plazo fijo es lo más parecido a un préstamo entre el usuario y la entidad financiera.

Tampoco hay que echar las campanas al vuelo. Aunque el BCE subiese los tipos, va a ser complicado ver a corto o medio plazo depósitos al 4% de forma generalizada como ocurría en 2008.

El dinero se desplaza a la renta fija

¿Qué ocurre en los mercados con una subida de tipos? Que el dinero puede tender a abandonar la renta variable, es decir, la bolsa, para dirigirse al mercado de bonos. La aritmética del movimiento de la inversión es la siguiente: un aumento de precios afecta a la capacidad de consumo y a la capacidad de endeudamiento de las empresas, por lo que su atractivo cae en el mercado.

Mientras, este aumento de tipos tenderá a reflejarse en nuevas emisiones de bonos con mayor rentabilidad, por lo que crecerá el atractivo de la renta fija. En el lado contrario, las emisiones antiguas pueden verse afectadas de forma negativa, pues su rendimiento sería menor en comparación con las nuevas.

Con tipos más altos, la moneda se fortalece

Este es otro de los efectos más directos. Una subida de tipos suele traducirse en un fortalecimiento de la divisa. Para entenderlo mejor, si la Fed opta por subir los tipos de interés, el dólar aumentará su cotización. Esto afectará a su capacidad de exportar, ya que comprar bienes estadounidenses será más caro.

A nivel global, las empresas europeas se verían beneficiadas, ya que podrían aumentar su cuota de mercado al estar el euro más barato que el dólar. Es decir, sus productos serían más atractivos a la exportación ya que el euro perdería valor frente al dólar, invirtiendo la actual tendencia. Por el contrario, los países emergentes con un alto peso de las materias primas en su economía se verían afectados negativamente, ya que este tipo de bienes se compra y vende en dólares y serían más caros.

Ahora que ya tenemos claro cómo afectan los tipos de interés a nuestra economía sólo queda esperar decisiones por parte de la Fed o del BCE. ¿Quién moverá antes ficha?

En Naranja | Cómo afecta la inflación al dinero guardado debajo del colchón

Fondos de inversión

0% comisión de suscripción o reembolso

Los Fondos NARANJA con los que podrías conseguir un extra de rentabilidad seas del tipo de inversor que seas

Potencial de rentabilidad. Invierte desde 1€ y siempre con tu dinero disponible.

Puedes consultar el nivel de riesgo y los riesgos asociados a cada Fondo NARANJA en la web.

Conversación

  • regalox

    Muy aclarativo este artículo. Lo que más me gusta es el lenguaje empleado para que todos los entendamos.

    Por cierto! me encanta ING… ya no recuerdo que es eso de las comisiones jaja.