Partes tarjeta de crédito y débito
Tiempo de lectura: 4 minutos

Desde el lanzamiento de la primera tarjeta bancaria a principios del siglo XX, este medio de pago ha evolucionado para convertirse en uno de los métodos de pago más utilizados.

Originalmente, las tarjetas bancarias no eran más que un trozo de cartón con el nombre del titular y una numeración, pero hoy son un producto que combina multitud de avances tecnológicos sobre una tarjeta de plástico.

A continuación, te explicamos los principales elementos que contiene una tarjeta bancaria y cómo funciona para garantizar la máxima seguridad en tus transacciones.

Partes de una tarjeta de crédito o débito

La tarjeta de crédito es un trozo de plástico de 85,60 x 53,98 mm. No es muy grande, pero sí lo suficiente para contener toda la información y tecnología necesaria para su funcionamiento. Estas son las partes más importantes:

Nombre del titular

Nombre del titular

El nombre del titular se encuentra en el anverso de la tarjeta y se muestra en mayúsculas y sin tildes. A la hora de pagar con tarjeta por internet es importante utilizar el nombre tal y como aparece reflejado, para evitar posibles fallos en la transacción.

Número tarjeta de crédito

Número de la tarjeta de crédito

Es una de las partes más importantes. Se trata de un número de 16 dígitos generado según la norma ISO/IEC 7812, en el que aparece codificado la entidad emisora, el tipo de tarjeta y zona geográfica, el número que permite a la entidad asociar la tarjeta a un cliente y, finalmente, el dígito control, que verifica que todos los anteriores son correctos y que se calcula con el algoritmo de Luhn.

Fecha caducidad tarjeta

Fecha de caducidad

Tan importante como los dos anteriores es la fecha de caducidad, que es requerida para cualquier transacción online o telefónica. Se expresa en el formato MM/AA.

CVV tarjeta

Código CVV de la tarjeta

El código de seguridad o CVV son los tres dígitos que aparecen en el reverso de la tarjeta.

Sirve para reforzar la seguridad de las transacciones. Así, aunque alguien pudiera ver todos los datos del anverso mientras haces un pago en una tienda, le faltaría el CVV para poder hacer compras online con ella.

Banda magnética

Banda magnética

La banda magnética fue incorporada en los años 70 para agilizar los pagos. Gracias a ella, los TPV leían la información del titular y conectaban con la entidad para activar el proceso de validación.

Firma titular

Firma del titular

Junto al CVV se encuentra un lugar en blanco donde debe ir la firma del titular. En algunas situaciones, el comerciante la puede utilizar para verificar que quien paga es el propietario de la misma.

Chip EMV

Chip EMV

A partir del año 2000, se fueron introduciendo en el mercado las tarjetas compatibles con el estándar EMV, promovido por las empresa Europay, Visa y Mastercard, que añadía un chip para una mayor seguridad.

Este chip requiere que introduzcas un código PIN secreto para validar la transacción, evitando así la posibilidad de que alguien usara tu tarjeta simplemente imitando tu firma, que es uno de los motivos por los que anteriormente se solicitaba también algún tipo de identificación (DNI, Pasaporte, carnet de conducir) a la hora de realizar pagos.

Chip NFC

Chip NFC

La última incorporación a la tarjetas ha sido la tecnología RFID para pagos inalámbricos, mediante chips NFC. Son las llamadas tarjetas contactless, que facilitan las compras gracias a que no es necesario sacar la tarjeta para pagar (puedes simplemente acercar la cartera al lector) ni teclear el número PIN en público hasta determinados importes, haciendo la transacción todavía más rápida y segura.

Cómo funciona una tarjeta de crédito o débito

A la hora de realizar un pago, la función principal de una tarjeta de crédito o débito es transmitir la información necesaria para el pago al TPV. Este, a su vez, se pondrá en contacto con la entidad emisora de la tarjeta para validar la transacción.

Actualmente, esa transmisión de información se puede realizar de tres maneras diferentes:

Banda magnética A través de la banda magnética, deslizando la tarjeta por el lector incluido en el TPV. Este es el motivo por el que, si esta banda magnética se dañaba, bien por el rozamiento en la cartera o en el bolsillo, bien por acercarla a un imán, la tarjeta dejaba de funcionar.
Pago chip EMV A través del chip EMV, introduciendo la tarjeta en el lector situado en el TPV y, después, tecleando el PIN. De nuevo, si este chip se daña, no se podrá realizar la transacción de esta manera.
Chip NFC A través del chip NFC, acercando la tarjeta al lector. En este caso el chip NFC del TPV funciona en modo activo, generando el campo electrómagnético para facilitar la comunicación, mientras que el de nuestra tarjeta funcionaría en modo pasivo, aprovechándose de dicho campo. Este campo electromagnético es muy débil, de ahí que tengamos que acercar la tarjeta a menos de 10 centímetros. De esta manera es casi imposible interceptar la comunicación.

Con las tarjetas ING tienes cero comisiones y cero preocupaciones

Disfruta de tarjetas gratis y ahorra con Shopping Naranja.

En Naranja | Cazadores de mitos bancarios ¿qué puedo hacer si usan mi tarjeta de forma fraudulenta?

,

Tu opinión es muy importante para nosotros.

¿Te ha aportado valor esta información?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (18 votos, media: 4,61 sobre 5)
Cargando...