Tiempo de lectura: 4 minutos

¿Cómo saber si la economía de un país, de una región o de todo el mundo goza de buena salud? . Todos son datos válidos, pero hay otros menos habituales y relacionados con el consumo que también usan los profesionales.

El listado de indicadores económicos curiosos es de lo más variado. Muchos de ellos tienen que ver directamente con la forma en la que consumimos, cómo y en qué gastamos nuestro dinero

El índice de los pintalabios

el indice de los pintalabios

El primero en relacionar las ventas de pintalabios con la economía fue el presidente de Estée Lauder, que se fijó en un curioso aumento de la venta de barras de labios que se repetía poco antes del estallido de crisis económicas y durante las primeras fases de éstas. Esta tendencia se ha mantenido desde 1929 y se debe a que las mujeres de rentas altas van sustituyendo los cosméticos más caros que usan en épocas de bonanza por los más asequibles.

Los calzoncillos de Alan Greenspan

Más que un indicador económico en sí mismo, las ventas de calzoncillos permiten extraer conclusiones de la marcha de la economía, o por lo menos así lo veía Alan Greenspan. El ex presidente de la Reserva Federal se fijaba en cuánto tiempo tardaba un hombre en cambiar su ropa interior para valorar el estado de la nación.

La venta de calzoncillos es normalmente estable, salvo en épocas de crisis. Cuando la economía no va bien los hombres estiran hasta donde pueden la vida útil de su ropa interior. En esta misma línea hay indicadores de la venta de pañales, donde los papás operan igual con las mudas de sus hijos. De hecho, según un estudio de SymphonyIRI, las ventas de pañales caen un 9% los años de crisis y las de cremas suben un 2%.

El Índice de las corbatas

el indice de las corbatas

Hay otro bien que se vende más en épocas de crisis: las corbatas. El motivo de este aumento es que las personas que buscan trabajo quieren llamar la atención en la entrevista y usan la corbata para hacerlo. A fin de cuentas, una buena corbata es mucho más barata que un buen traje y, además, es lo que más puede impactar.

Los cambios en los convencionalismos sociales están desplazando poco a poco las corbatas como elemento para llamar la atención por los calcetines, una prenda a priori mucho más discreta pero que la moda está convirtiendo en algo cada vez más llamativo. ¿Se repetirá el mismo patrón en el futuro?

El Índice Big Mac

Una hamburguesa puede decir mucho de la economía de un país, sobre todo cuando se compara su precio con el de otros estados. En eso consiste básicamente el Índice Big Mac, creado por The Economist y que se basa en la paridad de poder adquisitivo. En otras palabras, que los tipos de cambio de las divisas deberían igualar el precio de una cesta de bienes. Aplicado a la hamburguesa de McDonalds, que el esfuerzo que una persona debe hacer en Alemania, España, Japón o Estados Unidos para disfrutar de ese manjar debería ser el mismo o muy similar.

La homogeneidad del producto, que se fabrica exactamente igual en todo el mundo, es lo que permite la comparativa. Aplicado de forma práctica, viene a decir que si el precio de un Big Mac en dólares en Alemania es superior al de Estados Unidos, el euro podría estar sobrevalorado o infravalorado respecto al dólar.

El Indice Big Mac

El Big Mac no es el único producto que se usa como referencia para índices. También los hay de Mars, que mide la estabilidad de la libra, de las estanterías de Ikea o de Starbucks, por ejemplo.

El Índice cervecero

Los bares se llenan en épocas de bonanza pero se vacían durante la crisis. Esta percepción popular tiene su representación el índice de la cerveza, que relaciona la venta de cañas con la salud económica del país.

Un estudio de Ernst & Young fue el que dio en el clavo al descubrir que entre 2008 y 2010 el consumo de cerveza se redujo un 8% en Europa y los empleos dentro de la industria un 12%. El motivo es que un 60% de la cerveza se consume en bares, que están vacíos durante las crisis.

En España, la pérdida de empleos dentro de la industria se saldó con un 1,7% en esa misma época.

El Índice de los rascacielos

Este índice surge en 1999 bajo la tesis de que los grandes rascacielos se proyectan y construyen al amparo de grandes crisis. Su autor fue Andrew Lawrence, analista inmobiliario de Dredsnet Kleinwort Wassertein. El modelo fue capaz de prever en 2007 la crisis de 2008.

Variaciones de este modelo han relacionado la altura del rascacielos con la inminencia de la crisis. La relación del índice de rascacielos con las crisis está bien documentada.

El indicador de los rascacielos

skyscraper index

Índices curiosos también en bolsa

Los índice estrafalarios no sólo se usan en economía, también los brokers echan manos de ellos. Así el Índice de la Super Bowl sostiene que cuando un equipo de la antigua NFL es quien gana, la bolsa sube, mientras que si es uno de la antigua AFL quien lo hace, bajan. ¿Hasta qué punto funciona? Su promedio de acierto ronda el 80%.

A este se añade el indicador del largo de la falda, creado por el economista George Taylor en los años 20. Según sus hallazgos, la bolsa es más alcista cuando está de moda la minifalda y viceversa.

También hay otros indicadores que se guían por pautas estacionales del mercado, como el rally de Navidad o el repunte de enero. Al final, lo que estos indicadores nos dicen es que cómo nos comportamos y cómo gestionamos el dinero va mucho más allá de los números.

En Naranja I 7 libros para entender la economía conductual

,

Tu opinión es muy importante para nosotros.

¿Te ha aportado valor esta información?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, media: 4,00 sobre 5)
Cargando…