¿Cuánto tienen que retenerte a lo largo del año para no tener que pagar en la declaración?

Se acerca el período para presentar la declaración de la renta y son muchos los contribuyentes que, durante esta época del año, se muestran preocupados por lo que tendrán que pagar. Y si bien existen muchas formas de pagar menos o de que, incluso, nos salga a devolver, lo cierto es que lo que de verdad determina el resultado de la declaración es lo que hayamos abonado a lo largo del ejercicio fiscal a través de las retenciones.

Entonces, la pregunta es, ¿cuánto tendríamos que haber pagado a lo largo del ejercicio para no tener que hacerlo a través de la declaración (o que nos salga a devolver)? La respuesta no es sencilla, pues depende de muchas circunstancias personales y familiares, así que vamos a intentar hacer un pequeño cálculo con las situaciones más habituales.

¿Cómo puedo saber cuánto me están reteniendo?

La mayoría de contribuyentes desconocen dónde pueden ver cuánto les está reteniendo Hacienda mes tras mes. Sin embargo, la forma de comprobarlo es muy sencilla, pues aparece en un lugar destacado en la nómina del empleado como cotización por IRPF y el tipo de retención aplicado.

Con la Cuenta NÓMINA todo 
es sencillo

Sin comisiones ni condiciones. Sin coste de tarjetas a débito o crédito. 0€ en transferencias* y mantenimiento. Sin domiciliar recibos.

Indicativo

Además, anualmente, la empresa envía a sus empleados el certificado de retenciones, donde se puede ver cuánto ha abonado durante ese ejercicio en concepto de IRPF, lo cual después servirá para calcular la cuota diferencial en la declaración, es decir, lo que tendremos que pagar o lo que nos tendrán que devolver.

En el caso de los autónomos, con carácter general, se suele aplicar el 15% de sus facturas. Es decir, en líneas generales, los autónomos habrán abonado el 15 % de sus ingresos a lo largo del ejercicio.

Cómo saber cuánto tengo que pagar a Hacienda: varios ejemplos prácticos

La Agencia Tributaria dispone en su página web de una aplicación para el cálculo de retenciones en función de los ingresos del contribuyente y de sus circunstancias personales y familiares. Nosotros lo hemos utilizado para conocer qué porcentaje de nuestros ingresos deberíamos haber abonado a lo largo del ejercicio para no tener que pagar en la declaración.

Un contribuyente de 30 años, sin hijos, soltero, y con 21.500 € de salario

En el caso de este contribuyente, tan solo se aplicarían las reducciones generales, de 2000 € y el mínimo personal y familiar, de 5550 €, además de las aportaciones a la Seguridad Social, deducibles, y que ascienden a unos 1365 €. En este caso, el tipo de retención aplicable es del 12,50 %, aproximadamente.

Un contribuyente de 55 años, casado, con dos hijos menores de 25 y con 40.000 € de salario

En este supuesto, además de las reducciones y mínimos generales y los gastos deducibles de la Seguridad Social, se aplican también los mínimos por descendientes, de 2550 €. Sin embargo, dado que el contribuyente ingresa más que en el caso anterior, se aplica un tipo de retención más elevado, del 20,55%.

Un autónomo que haya ingresado 30.000 €, casado y con dos hijos menores de 25 años

Hasta ahora, era la empresa quien aplicaba el tipo de retención a sus trabajadores. Sin embargo, los autónomos tienen que aplicar un tipo de retención del 15 % en sus facturas, lo que en la práctica hace que, en función de sus ingresos, tengan que abonar o recibir lo que les corresponde en su declaración.

En este caso, por ejemplo, un autónomo que haya ingresado 30.000 €, casado y con dos hijos menores de 25 años, suponiendo que abona 3500 € a la Seguridad Social, tendría que aplicar un tipo de retención del 13,25 %, lo que hará que su declaración le salga a devolver por el 1,75 % restante. En estas circunstancias, cuando el autónomo obtiene 34.000 € de ingresos, el tipo de retención pasa a ser del 15 % y, por tanto, la cuota diferencial de la declaración de la renta es de 0 € (ni el autónomo paga ni Hacienda le devuelve).

Una persona con dos pagadores que obtenga 30.000 € en ingresos

Aunque el hecho de tener dos o más pagadores no implica necesariamente que la declaración nos salga a pagar, lo más probable es que así sea, porque cada uno de ellos nos aplicará las retenciones como si fuese el único. Si, por ejemplo, una persona de 35 años, soltera y sin hijos obtiene 30.000 € de ambos pagadores, y ambos le aplican un 15 % de retención, faltando por pagar el 1,65 % para quedar regularizado con Hacienda (el tipo de retención es del 16,65 %).

Evidentemente, todos ellos son ejemplos prácticos, pero casi seguro que no se correspondan con tu situación particular, pues en la declaración hay una serie de gastos deducibles que no se contemplan a la hora de aplicar las retenciones. No obstante, tú también puedes conocer cuánto deberían retenerte para, de este modo, no tener que pagar en la próxima declaración de la renta.

En Naranja | ¿Te ha vuelto a tocar pagar en la declaración? Así puedes reducir tu factura fiscal el próximo año

Photo by Nik MacMillan on Unsplash, rawpixel.com on Unsplash

Conversación