Cazadores de mitos económicos: ¿Te interesa una subida de sueldo? Sí, siempre, diga lo que diga tu cuñado

Una subida de sueldo debería ser motivo de alegría, ¿verdad? Pues bien, tu cuñado te dice que no siempre es así, que en ocasiones Hacienda te empieza a retener más y que, incluso, puedes llegar a ganar menos que antes de tu aumento. El motivo no es otro que la propia configuración del IRPF, un impuesto progresivo en el que, quien más gana, más paga.

Pero, ¿qué hay de verdad en este mito tan extendido? Pues lo cierto es que nada. Siempre te interesa que te suban el sueldo, diga lo que diga tu cuñado, y vamos a demostrarte por qué.

Los tramos del IRPF: así cree mucha gente que funciona este impuesto

El IRPF es un impuesto progresivo que se articula en torno a una serie de tramos. Dicho de otro modo, el porcentaje de dinero que pagas por este impuesto depende de la renta que obtienes: cuanto más ganas, más pagas. A marzo de 2018, los tramos del IRPF son los siguientes:

Desde Hasta Tipo a aplicar
0 € 12.450 € 19 %
12.450 € 20.200 € 24 %
20.200 € 35.200 € 30 %
35.200 € 60.000 € 37 %
60.000 € En adelante 45 %

A diferencia de lo que mucha gente piensa, estos porcentajes, conocidos como tipos marginales, no son absolutos, es decir, no se aplican sobre la totalidad de la renta. Si esto sucediera así, tu cuñado tendría razón, y una subida de sueldo que elevase nuestro tramo de renta elevaría el tipo impositivo a aplicar y, por tanto, reduciría nuestra renta disponible.

Hipoteca NARANJA

Elige bien

Estar bien es estar con quien tú quieras estar. Elige bien.

Desde euríbor +0,99%
1,99% TIN primer año
(1,77 % TAE Variable)*.

0 % comisión de apertura.
0 % comisión por subrogación.
0 % compensación por desistimiento parcial o total.

A modo de ejemplo, un aumento de sueldo en nuestra empresa desde 20.000 a 21.000 € en términos brutos paradójicamente reduciría nuestro sueldo neto en 500 € (desde los 15.200 € que cobrabamos antes de la subida, con un tipo del 24 %, a los 14.700 € de después de la misma, donde tendríamos que aplicar un tipo del 30 %).

Pero… No, no se calcula así.

La progresividad; así se calcula realmente el IRPF

Sin embargo, los tipos marginales no son absolutos, sino progresivos. Es decir, se aplican no sobre la totalidad de los ingresos, sino sobre el intervalo de renta que corresponda a cada tipo marginal. Es decir, se aplica un 19 % sobre los primeros 12.450 €; un 24 % sobre la renta comprendida entre los 12.450 y los 20.200 €; un 30 % sobre la renta comprendida entre 20.200 y 35.200 €, y así sucesivamente.

A modo de ejemplo, el contribuyente del ejemplo anterior pagará lo siguiente en función de sus tramos:

Desde Hasta Sobre 20.000 € Sobre 21.000 €
0 € 12.450 € 2365,5 € 2365,5 €
12.450 € 20.200 € 1812 € 1860 €
20.200 € 35.200 € N/A 240 €
35.200 € 60.000 € N/A N/A
60.000 € En adelante N/A N/A
Total 4177,5 € 4465,5 €
Sueldo neto 15.822,5 € 16.534,5 €
Tipo efectivo 20,88 % 21,26 %

En este supuesto, en realidad, el sueldo neto aumenta en más de 700 € anuales, en lugar de sufrir una pérdida de 500 €. Y, si bien es cierto que no existe proporcionalidad entre las dos rentas, pues el tipo efectivo (el porcentaje total sobre nuestros ingresos) es mayor después de la subida, al menos nuestro sueldo siempre aumentará, sea cual sea el nivel de renta antes y después de esta nueva situación.

Pero entonces, ¿por qué me han subido las retenciones en mi nómina?

En determinadas circunstancias, algunos trabajadores ven como, tras una subida de sueldo, las retenciones en su nómina aumentan de tal forma que la renta neta acaba disminuyendo. Sin embargo, esta circunstancia no es exactamente consecuencia directa de la subida de sueldo, sino de otros factores que tienen que ver con nuestra situación personal.

En líneas generales, normalmente esto es consecuencia del cambio en la aplicación de las retenciones a principio de año y de las nuevas circunstancias personales del contribuyente.

En el primer caso, las empresas regularizan la situación de sus trabajadores con la Agencia Tributaria a principios de año. Si el año pasado nos han retenido menos de la cuenta, especialmente en aquellos supuestos en los que se aplica la retención mínima del 2 %, nuestros ingresos se reducirán una vez se calcule nuestra nómina de forma correcta.

Otro supuesto es el cambio de circunstancias personales del contribuyente. Si, por ejemplo, nuestro hijo pequeño cumple ese año 3 años, disminuye el mínimo familiar exento y, por tanto, aumentan las retenciones a cuenta que aplica la empresa en la declaración. Lo mismo ocurre también, por ejemplo, si nuestro hijo cumple 25 años o si cambia nuestro estado civil.

En cualquier caso, todas las situaciones individuales se regularizan siempre en la declaración de la renta. Si nos retienen menos de lo que deberían, tendremos que pagar la diferencia. Al final, da igual si lo abonamos de forma anticipada o en la declaración; una subida de sueldo siempre será interesante, te digan lo que te digan.

En Naranja | Cobro menos de 22.000 euros anuales, ¿cuándo me compensa presentar la declaración de la renta?

Conversación