Tiempo de lectura: 5 minutos

Hacer cuentas con Hacienda no es nada fácil. Cada año, por estas mismas fechas, tenemos que presentar la Renta. Ahora estamos inmersos con el papeleo del 2017. Si te sale a devolver, tienes hasta el 2 de julio para presentarla. Y si te sale a pagar, hasta el 27 de junio (si facilitas cuenta bancaria para domiciliación bancaria) o hasta el 2 de julio (si lo haces sin domiciliación bancaria). ¡Hasta en eso nos podemos liar!

La mayoría de dudas tiene que ver con cómo pagar menos, con las deducciones. Hay un Manual práctico de Renta y Patrimonio 2017 al que conviene echar un vistazo para no perder dinero por no incluir en la Declaración las deducciones menos conocidas. Antes de confirmar el borrador de la declaración, hay que comprobar todos los datos. Algunas de estas deducciones no están incluidas en él y habrá que añadirlas.

Muchas deducciones son poco conocidas y no las empleamos. Otras han sido eliminadas en algunas de las reformas del IRPF y sólo las podremos utilizar en caso de que se cumplan unos requisitos. Os dejamos con una pequeña guía con las principales deducciones que podemos aplicarnos en nuestra declaración.

Por aportaciones a planes de pensiones

Si hemos sido previsores antes del 31 de diciembre, habremos realizado aportaciones a nuestro plan de pensiones para rebajar la base imponible de la declaración. El límite ahora es del mínimo de los dos siguientes:

  • 8000 €.
  • El 30 % de la suma de los rendimientos del trabajo y de actividades económicas.

Podemos ahorrarnos un mínimo del 19 % hasta el máximo del 45 %, según las aportaciones realizadas. Ese dinero se resta a lo que hemos ganado: si ingresamos 30.000 € e invertimos 5000 € en planes, Hacienda nos hace tributar por 25.000 €.

La última reforma del IRPF eliminó la reducción del 40% al rescatar el plan de pensiones de una vez, en forma de capital.

Con la Cuenta NÓMINA todo 
es sencillo

Sin comisiones ni condiciones. Sin coste de tarjetas a débito o crédito. 0€ en transferencias* y mantenimiento. Sin domiciliar recibos.

Indicativo

Por vivienda habitual

La deducción por vivienda habitual fue eliminada en 2013, pero aún hay muchas personas que siguen beneficiándose de ella. En concreto, quienes compraron su vivienda con un préstamo hipotecario antes del 1 de enero de 2013 o los que realizaron obras en ella de rehabilitación, de ampliación o por razones de discapacidad antes de esa fecha.

En este supuesto, es posible deducirse el 15 % de las cantidades destinadas a la vivienda, hasta un máximo de 9040 €. Además, aquellos pagos proporcionados para el seguro de hogar o para el de vida también pueden ser desgravados.

Deducción por alquiler

En el caso del alquiler de vivienda habitual, que fue eliminada el 1 de enero de 2015, se aplica un régimen transitorio para aquellos contribuyentes que hubiesen formalizado su contrato antes de dicha fecha. Es posible deducirse el 10,05 % de las cantidades satisfechas en alquiler, si la base imponible del contribuyente (es decir, sus ganancias) no alcanza los 24.107,20 € anuales. La base máxima de deducción también es de 9040 €.

No hay que perder de vista las particularidades de las deducciones autonómicas, ya que en algunas regiones se amplían estos límites. Por ejemplo, en el País Vasco, se aplican las siguientes deducciones:

  • 20 % con el límite de 1600 € anuales con carácter general.
  • 25 % con un límite de 2000 € anuales si el contribuyente tiene menos de 30 años o son familia numerosa.

Por maternidad por hijos menores de tres años (y la renta exenta de tributación por hijo)

La deducción por maternidad es de 1200 € anuales para mujeres con hijos menores de tres años. Cuando se trata de una adopción o acogimiento no importa la edad del menor, pero sólo se puede aplicar durante los tres años siguientes a la adopción. Esta deducción se puede percibir de forma anticipada a razón de 100 € mensuales o bien en la declaración del IRPF.

También hay que tener en cuenta que la renta exenta de tributación aumenta por hijo de la siguiente manera:

Deducciones por maternidad

Por donaciones a ONG

Si realizamos donaciones en favor de una ONG incluida en el ámbito de la Ley 49/2002, la base de la deducción depende del importe del donativo:

  • 75 % de los primeros 150 €.
  • 35 % del resto si llevamos colaborando al menos tres años con la misma entidad.
  • 30 % del resto en caso contrario.

El límite de esta deducción es el 10 % de la base liquidable del impuesto.

Por ejemplo, en el caso de un donativo de 1000 €.

Donaciones ONG

Por cuotas de partidos políticos y a sindicatos

Los contribuyentes pueden deducirse el 20 % de las cuotas de afiliación y las aportaciones a partidos políticos, a federaciones, a coaliciones o a agrupaciones de electores. La base máxima de esta deducción es de 600 € anuales. De igual modo, las cuotas de afiliación a los sindicatos es otro gasto deducible que permite un ahorro en la cuota entre el 20 y el 35 %, sin límite en la cantidad que se puede deducir.

Por cuotas de colegios profesionales

Las cuotas anuales pagadas a los colegios profesionales se deducen hasta 500 € como máximo. Para beneficiarse de esta desgravación, es requisito imprescindible que la colegiación sea obligatoria para ejercer la profesión.

Por inversión en empresas de nueva o reciente creación

La finalidad de esta deducción es favorecer la captación por empresas de fondos. Los contribuyentes podrán deducirse el 20 % de las cantidades satisfechas en 2017 por la suscripción de acciones o participaciones en empresas de nueva o reciente creación. La base máxima de deducción es de 50.000 € anuales. Por tanto, quienes hayan suscrito acciones o participaciones en empresas nuevas pueden deducirse como máximo 10.000 €. Para conseguir esta deducción, la empresa no puede cotizar en el MAB (Mercado Alternativo Bursátil) y las acciones se deben mantener por lo menos tres años.

Deducciones autonómicas

Las comunidades autónomas aplican distintos beneficios fiscales. Hay alrededor de 200 desgravaciones en el IRPF, por lo que hay que bucear en el Manual práctico de Renta y Patrimonio 2017 para saber cuáles nos pueden interesar.

Las más habituales son aquellas que están sujetas a la familia. Aquí se suelen incluir (dependiendo de la comunidad autónoma en cuestión) los gastos de guardería, las adopciones internacionales, la asistencia a personas con discapacidad o cuidado de personas dependientes, acogimientos familiares, etcétera.

En el apartado de otros conceptos deducibles están los gastos de defensa jurídica de la relación laboral, gastos por adquisición de libros de texto y material escolar, gastos de aprendizaje extraescolar de idiomas extranjeros, gastos de enfermedad, fomento del emprendimiento, intereses por préstamos para estudios de máster y de doctorado o gastos destinados al uso de nuevas tecnologías, entre otros.

Además, hay comunidades autónomas que intentan proteger bienes del Patrimonio Cultural, Artístico o Natural con deducciones.

En Naranja | Así podrás ahorrar con tus fondos al hacer la declaración de la renta


Tu opinión es muy importante para nosotros.

¿Te ha aportado valor esta información?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, media: 4,50 sobre 5)
Cargando…