El dinero sí da la felicidad. O no. Así afecta el ahorro a los ciudadanos europeos

La necesidad de ahorrar se ha convertido en uno de los mayores desafíos de las sociedades desarrolladas actuales para mejorar el bienestar de los ciudadanos. Haciendo bueno el dicho de “el dinero no da la felicidad, pero ayuda”, se puede afirmar que existe una relación bastante estrecha entre la capacidad de ahorro y los sentimientos de felicidad de los individuos europeos.

Al menos eso es lo que nos dicen los datos que hemos obtenido con la ING International Survey, realizada a más de 15.000 personas de toda Europa, Estados Unidos y Australia. Esta encuesta busca comprender cuál es el comportamiento de los ciudadanos de todo el mundo en relación con la gestión de su dinero pero, sobre todo, en cómo afecta esto a sus relaciones personales y a su felicidad. Aquí os mostramos sus resultados.

Así influye el dinero en tu felicidad

Los seres humanos somos felices por naturaleza. En Europa, el 57 % de los encuestados afirma que son felices cuando se les pregunta, frente a tan solo un 10 % de los mismos que responde que rara vez se sienten realmente felices y un 32 % que solo lo es de manera ocasional. Pero, ¿cómo influye el dinero en este estado de felicidad?

  • De entre los encuestados que afirmaban sentirse felices, el 47 % estaba bastante cómodo con sus niveles de ahorros y la gestión de sus finanzas personales.
  • Este porcentaje pasa a menos de la mitad (21 %) en las personas que se declaran “ocasionalmente felices”.
  • Y es sólo del 13% en personas que no se sentían felices casi nunca.

 

Por supuesto, que nos sintamos cómodos o no con nuestro nivel de ahorros no es en sí mismo la única causa que explica que nuestra felicidad vaya a aumentar, pero al menos sugiere que es uno de los factores que contribuye a mejorar nuestro estado de ánimo.

Las parejas que comparten su dinero son parejas más felices. Sobre todo, si son españoles.

La mayoría de ciudadanos vivimos en pareja. Entre los casi 15.000 encuestados, el 61 % afirma tener una pareja, de los cuales el 53 % comparten la gestión de sus finanzas personales.

Pues bien, la encuesta afirma que las parejas que comparten su dinero tienen a ser más felices que las que no.

No en vano, casi tres de cada cuatro parejas que comparten la gestión de sus finanzas personales se sienten mucho más cercanas que aquellas que no lo hacen, y esto tiene impacto directo en la felicidad: el 55% de los encuestados que viven en pareja afirman que comparten sus finanzas, frente al 46% que tienen separado su dinero.

 

Esta situación es especialmente significativa cuando pensamos en nuestro país. De hecho, de entre todos los ciudadanos europeos, los españoles somos los ahorradores que más felices somos cuando gestionamos nuestro dinero en pareja (68 %), tan solo superados por Rumanía.

Hipoteca NARANJA

Elige bien

Estar bien es estar con quien tú quieras estar. Elige bien.

Desde euríbor +0,99%
1,99% TIN primer año
(1,77 % TAE Variable)*.

0 % comisión de apertura.
0 % comisión por subrogación.
0 % compensación por desistimiento parcial o total.

La mayoría de personas no tiene secretos con su pareja sobre el dinero que comparten

Sólo un 3% de los encuestados afirma esconder algún aspecto relevante sobre la gestión de sus finanzas con su pareja.

De este reducido grupo:

  • Un 34 % de ellos responden simplemente que prefieren mantener algunas cosas en privado.
  • Un 28 % afirma que son mejores que sus parejas gestionando el dinero común.
  • Y un 25 % que no quieren molestarles o directamente que quieren sorprenderles con algún regalo

Hablar sobre finanzas en el hogar es fundamental para mejorar nuestras relaciones

 

No descubrimos nada si afirmamos que la educación financiera sigue siendo la gran asignatura pendiente de las familias españolas. Pero en el resto del mundo la cosa no está mucho mejor. Por esta razón, la mayoría de familias afirman que sería útil y hasta cierto punto necesario hablar y debatir sobre el dinero en sus conversaciones familiares.

No en vano, la mayoría de encuestados (75 %), afirma que las conversaciones familiares periódicas sobre la gestión de las finanzas son beneficiosas para crear un buen hábito de ahorro entre los niños, planificar las actividades y enseñarles a tener el control sobre sus propias finanzas. Y el 69 % de ellos, incluso, creen que sería realmente positivo para sus relaciones de pareja.

 

Sin embargo, mucha gente todavía no puede permitirse ahorrar

A pesar de la conexión que existe felicidad y el dinero, el 26 % de los encuestados admite que no tiene ningún tipo de ahorro, y el 34 % que está en una posición bastante frágil. Y aunque hay diversas razones, estas se resumen en dos: por un lado, no disponer de suficiente dinero y, por otro, la persistencia de los bajos tipos de interés que en los últimos años han desincentivado el ahorro en detrimento del consumo.

Sin embargo, la mayor preocupación de los ciudadanos de algunos de estos países es que aumenten los tipos de interés, lo que podría dejar en una situación de verdadera vulnerabilidad a las familias más endeudadas, que tendrían que luchar con este difícil escenario. Y ya hay signos de que este escenario podría producirse próximamente, aunque la mayoría de expertos aseguran que la política monetaria en Europa no se relajará hasta bien entrado 2019.

Esta preocupación es especialmente intensa en España, donde el exceso de endeudamiento privado fue durante la crisis una de las principales causas de la crisis económica y financiera. A pesar de que cada vez son más las familias y empresas que han conseguido desapalancarse, el temor a un aumento de tipos es más que significativo para casi la mitad de los encuestados.

 

En cualquier caso, y a diferencia de la relación que se aprecia entre felicidad y niveles de ahorro, no se puede decir que las familias que hayan contraído deudas (excluyendo las que tienen hipoteca) sean más infelices que las que no tienen ninguna deuda.

Entonces, ¿existe realmente relación entre dinero y felicidad?

Por supuesto, con este estudio no queremos afirmar que exista una relación directa entre felicidad y estados de ánimo, pero los resultados que arroja esta encuesta sugieren que tanto la cantidad de dinero como su gestión en pareja son elementos fundamentales que contribuyen a aumentar nuestra felicidad en general.

Sin embargo, el mismo estudio revela que todavía sigue siendo muy difícil ahorrar. Ya sea por la coyuntura económica o bien por nuestras necesidades personales y familiares, lo cierto es que no siempre es posible conseguir una posición financiera desahogada que permita alcanzar nuestros objetivos aunque, eso sí, tampoco es que seamos más infelices por ello.

Y tú, ¿eres más feliz cuando tienes la gestión de tu dinero en orden?

Aquí podéis ver el informe completo:

Más información | ING International Survey 2018

En Naranja | ¿Un mundo sin dinero en efectivo? Así han aumentado los pagos por móvil en el último año

Conversación