el sesgo del dinero caído del cielo
Tiempo de lectura: 4 minutos

¿Valen lo mismo 20 € vengan de dónde vengan? La lógica nos dice que sí, que seguirán siendo los mismos 20 €, pero la economía conductual no opina lo mismo. La culpa la tiene lo que se conoce como contabilidad mental, un sesgo cognitivo que influye en nuestra forma de valorar el dinero y de actuar. El resultado es que no siempre actuaremos de manera racional.

Imagina que vas al cine a ver una película y que ya has comprado las entradas por adelantado por 10 €. Cuando llegas te das cuenta de que las has perdido ¿Qué harías? Después de maldecir tu mala cabeza, sopesarías si quieres gastarte otros 10 € para comprar otras o no. Si decides hacerlo, ir al cine te habrá costado 20 €.

Ahora imagina que no pierdes las entradas pero sí un billete de 10 €. También maldecirías tu mala suerte y decidirías igualmente si quieres o no ver la película. Al final la pérdida es la misma (10 €) e ir al cine te costará lo mismo: 20 € si sumamos el billete extraviado. Sin embargo, tus sentimientos y reacciones no tienen por qué ser las mismas. De hecho, no lo son.

En el estudio Mental Accounting Matters, elaborado por Richard Thaler, reciente Premio Nobel de Economía bajo estos mismos términos, solo un 46 % de quienes perdieron las entradas volvieron a pagar para ir al cine. Por el contrario, un 88 % de los que perdieron el billete fueron a ver la película.

La razón es que el valor que damos al dinero cambia dependiendo de nuestra contabilidad mental, por más que su valor real sea el mismo. Es decir, que pese a saber que el dinero es intercambiable y que 10 € siguen siendo 10 € sea en forma de billete, de entrada de cine o de cena, en nuestra cabeza le atribuimos un valor diferente y eso hace que no siempre seamos tan listos como creemos porque nuestra racionalidad es limitada en lo que a finanzas se refiere.

La Joya no Joya y…
La Cuenta NÓMINA
Del Banco no Banco

Sin comisiones, con tarjetas gratis ¡y mucho más! Ábrela en 5 minutos y ciérrala en un solo clic… otra cosa es que quieras.

Qué es el sesgo de la contabilidad mental

Este sesgo es una variante de la contabilidad mental que acabas de ver, un término que acuñó Richard Thaler, uno de los padres de la economía conductual.

El sesgo del dinero caído del cielo determina que el valor que atribuimos al dinero cambio en función de su procedencia. En otras palabras, que no tratarás ni gastarás igual el dinero que has ganado con tu esfuerzo que el que te llega por sorpresa, como caído del cielo. Es decir, que para tu cerebro es diferente tu salario que lo que recibes en una herencia, un premio e incluso que tu paga extra.

Por que hay más tendencia a derrochar el dinero ganado en la lotería que en el salario

El dinero de la lotería es uno de los mejores ejemplos del sesgo de la contabilidad. Por un lado un estudio de las universidades de Kentucky, Pittsburg y Vanderbilt descubrió que quienes ganaban entre 50.000 y 150.000 $ en la lotería tenían las mismas posibilidades de arruinarse en un periodo de entre 3 y 5 años que quienes recibían premios menores.

Por otro, piensa en lo que sueles hacer cuando te toca ‘lo puesto’ con la Lotería de Navidad: jugártelo unos días más tarde al Niño. Incluso si el premio ha sido de 100 €, también es fácil que buena parte se vaya de nuevo a la lotería y que el resto sirvan para comprar algún capricho. ¿Habrías hecho lo mismo con 100 € de tu sueldo? Seguramente no.

La razón es que tu cerebro ve ese dinero caído del cielo como el dinero de la banca en un casino. Es como si ese dinero no fuese tuyo de verdad y como es una especie de regalo inesperado, este sesgo te da vía libre para gastarlo de forma diferente.

El ejemplo del casino no es aleatorio. Un estudio del profesor Hal Arkes, de la Universidad de Ohio, demostró que la mayoría de jugadores arriesga más con el dinero de las ganancias que han obtenido que con el que han puesto en su bolsillo. El estudio cita un viaje a las Bahamas para la reunión anual de una firma de publicidad en la que regalaron 50 €. Buena parte de los asistentes se fueron directos al casino y lo perdieron, pero lo interesante es que muy pocos perdieron más de esos 50 €. Dejaron de apostar cuando pensaron que estaban jugándose su propio dinero de verdad, cuando ya habían perdido ese ‘regalo’ adicional de 50 €, que en realidad era un premio por sus ventas.

El sesgo de la contabilidad mental y del dinero caído del cielo no sólo actúa con premios y ganancias especiales como herencias o regalos. Si no lo tienes claro sólo piensa en el bonus anual o la paga extra de Navidad y verano. Es muy común recibir el dinero y cuando pasan las fiestas llevarse las manos a la cabeza pensando que se te ha esfumado de las manos.

Una solución para evitar caer en esta trampa mental, es ahorrar directamente el 80 % de esos ingresos recurrentes como la paga extra, el bonus de venta e incluso las subidas de sueldo, como recomienda el experto en finanzas Luis Pita. El motivo es que gracias también a la contabilidad mental, te costará mucho más usar en cosas poco productivas ese dinero que ya forma parte de tu ahorro.

En Naranja I Los 7 libros que necesitas leer para entender la corriente que está revolucionando la teoría económica


Tu opinión es muy importante para nosotros.

¿Te ha aportado valor esta información?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (9 votos, media: 4,11 sobre 5)
Cargando…