el sesgo de la ilusión de control
Tiempo de lectura: 4 minutos

En tu día a día tienes que tomar infinidad de decisiones y muchas de ellas serán prácticamente automáticas. Antes de que te des cuenta tu cerebro ya habrá resuelto qué hacer y lo peor de todo es que no siempre será la mejor solución.

La culpa la tienen los sesgos cognitivos, uno de los pilares de la economía conductual, que estudia nuestras decisiones financieras y la falta de racionalidad repetida. Estos sesgos estiman que nuestro cerebro se guía muchas veces por patrones y emociones que nos llevan a interpretar de forma errónea la información o a no tomar las mejores decisiones para nuestros intereses.

Un ejemplo es el sesgo del presente, que prima el pensamiento a corto plazo y es una barrera para el ahorro. Otro que puede llevarte a la ruina es la ilusión de control, que no hay que confundir con el exceso de confianza.

Broker NARANJA

Más bolsa por menos

Broker NARANJA te ofrece la mejor combinación de tarifas con la que podrás invertir más y pagar menos.

Con menos comisiones, 0 €comisión de custodia* y 0 €comisión por cobro de dividendos y otras operaciones financieras.

*En caso de no realizar una operación de compraventa de acciones o ETFs (derechos excluidos) en cualquier mercado durante el semestre natural, la comisión de custodia será de 4,84€ (IVA incluido) por clase valor.

Qué es el sesgo de la ilusión de control

Es una tendencia innata del ser humano a creer que puede controlar o influenciar factores en los que no tiene ningún control o que son totalmente aleatorios. Para que lo entiendas mejor, es el motivo por el que cuando estás jugando al parchís de mesa soplas los datos para sacar un cinco o repites lo que hiciste en la última gran tirada. Salvo que el dado esté trucado, la tirada será aleatoria, pero aún así crees que haciéndolo puedes influir en el resultado.

La ilusión de control también hará que pulses varias veces el botón del ascensor para que llegue antes, aunque no existe relación entre las dos acciones. De hecho, según descubrieron en Nueva York con los botones de los semáforos, seguirás haciéndolo aunque sepas que no vas conseguir el resultado que deseas. Y es que está comprobado que el tiempo de espera, se pulse o no el botón, es el mismo. Aún así, la mayoría pulsará para sentir que tiene cierto grado de control sobre la situación.

El sesgo de la ilusión de control y tus finanzas.

¿Afecta el sesgo de la ilusión a las decisiones que tomas sobre el dinero? Sí, y puede hacerlo de diferentes formas.

El primer riesgo de este sesgo cognitivo es que puede hacer que tomes malas decisiones y perpetúes conductas que no son buenas para ti. Salvando todas las diferencias, esto es lo que ocurre con muchos jugadores patológicos en juegos de azar como las tragaperras. La inversión no es un juego de azar, salvo que tú quieras que lo sea si no analizas el mercado y sólo actúas en base a supersticiones basadas en una falsa ilusión de control.

Siempre existirán elementos ajenos a tu control en el mercado, pero precisamente para eso existen opciones como diversificar bien tu cartera o invertir a largo plazo en lugar de centrarte sólo a corto plazo.

El efecto de la Ilusión de control se multiplica cuando se junta con otros ‘amigos’ como el exceso de confianza y racionalidad limitada. En otras palabras, pensar que por tener mucha información podremos tomar siempre la decisión acertada (sin tener en cuenta errores de interpretación) o pensar que somos más listos que la mayoría. Los resultados cuando estos elementos se juntan no suelen ser positivos.

La primera consecuencia de la ilusión de control es que aumentarás el riesgo que asumes con tus inversiones. La lógica puede resultar aplastante: si piensas que tienes más control y conocimientos, puedes asumir más riesgo e incluso invertir más dinero.

Una segunda consecuencia de este sesgo es que puedes terminar sobre operando, especialmente si inviertes en bolsa y lo haces online. Esta ilusión de control, unido a la falsa creencia de que toda acción es mejor que no hacer nada, suele llevar a realizar más compras y ventas de las necesarias. El resultado final casi nunca es positivo.

¿Cómo prevenir el sesgo de la ilusión del control?

La primera fórmula para evitar caer en esta trampa mental es entrenar nuestra mente para que analice desde una perspectiva lo más imparcial posible qué elementos están efectivamente bajo nuestro control o sobre cuáles podemos influir en mayor o menor grado.

A partir de ahí, hay una fórmula clave: tener una estrategia de inversión clara que incluya una buena diversificación. Así, en momentos de duda podrás volver a ella para analizar cómo cambiará la composición de tu cartera esa operación que pretendes llevar a cabo.

Por último, siempre existe la posibilidad de dejar la inversión en manos de expertos, bien con asesoramiento personal o a través de carteras de fondos gestionadas.

En cualquier caso, recuerda que éste es sólo uno de los sesgos que afectan a tus inversiones. Hay otros como el sesgo de la aversión a la pérdida que también deberías conocer.

En Naranja I Las 7 emociones a evitar cuando vayas a invertir tu dinero


Tu opinión es muy importante para nosotros.

¿Te ha aportado valor esta información?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (5 votos, media: 4,20 sobre 5)
Cargando…