curiosidades dinero
Tiempo de lectura: 5 minutos

El dinero es el elemento más involucrado y utilizado en nuestro día a día pero, al mismo tiempo, quizá del que menos sabemos. A pesar de nuestro contacto diario con él, hay muchas curiosidades y eventos desconocidos ocurridos a lo largo de la historia que han dado lugar al actual sistema monetario.

¿Quién inventó el dinero? ¿Cómo se utilizó la primera tarjeta? ¿De qué están hechos los actuales billetes? A continuación, descubrirás siete curiosidades sobre el dinero que quizá no conocías.

Aunque si quieres poner tus conocimientos a prueba antes, puedes hacerlo en este Econotrivial.

Origen del dinero: ¿quién inventó el dinero?

El origen del dinero ha sido un proceso evolutivo a lo largo de la historia que ha derivado en lo que hoy en día conocemos como dinero. Es decir, no hubo un inventor como tal, sino que fue surgiendo de manera gradual como un medio para salvar las dificultades que suponía el comercio de productos utilizando el trueque.

La mayoría de historiadores sitúan su origen en el siglo VII antes de Cristo. Concretamente en el Reino de Lidia, una zona de la actual Turquía ubicada en el oeste de la península de Anatolia, donde ya se utilizaban monedas muy similares a las actuales. Y en Mesopotamia, alrededor del año 2500 AC, se comenzó con la utilización de metales preciosos como forma de pago.

Poco a poco, se fueron perfeccionando los materiales utilizados como dinero: sal, conchas, ganado y, por supuesto, el oro, que ha sido el respaldo de billetes y monedas hasta hace medio siglo. En 1971, Richard Nixon decidió poner fin a la convertibilidad del dólar y el oro, dando lugar al actual dinero fiduciario basado en la confianza en los Gobiernos y los bancos centrales.

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de ING España (@ing_espana) el

¿Cuál fue la primera tarjeta de crédito?

El origen de las tarjetas de crédito modernas se remonta a 1914, cuando la empresa Western Union crea una tarjeta para sus clientes más selectos, que no solo les permitía acceder a un trato preferente, sino a una línea de crédito sin cargos. Poco a poco, otras empresas fueron emitiendo sus propias tarjetas, pero que solo eran válidas para sus establecimientos.

Sin embargo, la primera tarjeta de crédito tal y como la conocemos hoy en día, es decir, una tarjeta que permite pagar en casi cualquier establecimiento, surgió en 1949, en el restaurante Major´s Cabin Grill, en Nueva York. Estaban cenando Frank X. McNamara, de la Hamilton Credit Corporation, Ralph Sneider, su abogado, y Alfred Bloomingdale, nieto del fundador de Bloomigndale´s. McNamara se había olvidado la cartera en casa, y su mujer tuvo que llevarle dinero para que pagase, algo que no quería que le pasase nunca más.

Así, combinando la búsqueda de un sistema seguro y personal de pago a crédito con la comodidad de pagar en diferentes establecimientos con la misma tarjeta surgió la Diners´ Club, que se podría considerar la primera tarjeta de crédito. En el año 1958 se creó BankAmericard (la actual VISA) e Interbank Card Association (hoy MasterCard). La tarjeta de crédito moderna había nacido.

¿Cuándo se abrió el primer banco?

La generalización del dinero como medio de intercambio desencadenó otros problemas de índole financiera que no eran fáciles de resolver con los métodos de aquel momento. Entre ellos, destacaba la imposibilidad de aplazar el pago de las mercancías, sobre todo entre compradores y vendedores donde no existía la confianza.

Alrededor del año 1100, los caballeros templarios comenzaron a gestionar servicios financieros en Europa y el Medio Oriente que podríamos asimilar a lo que hoy ofrece un banco. Sin embargo, la banca tal y como la conocemos nació de la mano de la familia Medici, quienes dominaron la vida pública de Florencia y en gran parte de Italia durante sus casi cien años de existencia desde 1397 a 1494.

Sin embargo, no fue hasta 1462 cuando se fundan los primeros bancos Monte de Piedad en Italia. Entre ellos, destaca la Banca Monte dei Paschi di Siena, que en la actualidad es el banco en funcionamiento más antiguo del mundo.

¿De qué están hechos los billetes?

Los procesos actuales de fabricación de billetes utilizan diferentes materiales cuyo objetivo fundamental es evitar la falsificación. En Europa, su producción es un esfuerzo combinado de los bancos centrales nacionales de los países de la eurozona y del Banco Central Europeo (BCE).

Por eso, el papel donde se imprime el dinero dista mucho de ser papel común. Su materia prima es el algodón, el lino y otras fibras textiles. A estos materiales se les incorporan complejas técnicas de impresión, como la marca de agua, los hologramas y la tinta invisible.

Todos estos elementos permiten que la falsificación, además de estar penada, sea muy complicada.

El billete con la denominación más alta

La hiperinflación ha sido un fenómeno relativamente habitual a lo largo de la historia. Sucede cuando la inflación está descontrolada, alcanzando tasas que pueden superar el 1000 % anual. En estas circunstancias, la capacidad de compra de bienes y servicios por parte de la población es prácticamente inexistente, y los billetes alcanzan cifras casi inimaginables.

El caso más conocido de hiperinflación en el mundo ha sido el de Zimbabue. A inicios de los años 2000, el gobierno de Robert Mugabe comenzó una política de impresión del dólar zimbabuense y, al mismo tiempo, rechazó el pago de las deudas con el Fondo Monetario Internacional.

Esto provocó que los precios se duplicasen cada 24 horas (una inflación mensual del 79.600 millones %). Para la historia ha quedado el billete de los 100 billones de dólares zimbabuenses (sí, con catorce ceros) lanzado en enero de 2009, siendo esta una de las curiosidades más conocidas sobre el dinero.

Origen de la palabra salario: ¿de dónde viene este término?

En ciertos momentos de la historia, la sal llegó a ser utilizada como medio de intercambio para la compra de mercancías. Es decir, como dinero. Era un mineral bastante importante en la antigüedad, que se utilizaba fundamentalmente para conservar alimentos, además de como antiséptico para las heridas y para detener hemorragias. Algunas civilizaciones como la egipcia iban un paso más allá, ya que utilizaban la sal en sus tradiciones funerarias.

En la época del Imperio Romano, los soldados y los funcionarios públicos recibían sal como remuneración por sus servicios. Esta contraprestación derivó en lo que hoy conocemos como salario; un pago que reciben los empleados por la realización de sus servicios.

El dinero en efectivo es prácticamente residual

Cada vez es más común utilizar medios de pago electrónicos para pagar nuestras compras. El efectivo es cada vez más residual, y los Gobiernos están tratando de ponerle coto, especialmente para luchar contra el fraude fiscal.

En la actualidad, tan solo el 8 % del dinero del mundo en sus diferentes formas existe en forma física. El resto es dinero electrónico, en forma de anotaciones contables que solo vemos en nuestra cuenta bancaria.

Este dinero se utiliza, fundamentalmente, en las operaciones interbancarias y en las que realiza el BCE con el resto de bancos. Y aunque en Europa todavía se emplea dinero en metálico para el 78 % de las compras, según datos del Banco Central Europeo, la realidad es que es casi siempre para transacciones de poca cantidad. En las de mayor cuantía, se utilizan tarjetas y otros medios de pago electrónico.

Siéntete libre con la Cuenta NÓMINA del Banco no Banco

Libre de comisiones, de condiciones ¡y libre de mucho más! Ábrela en 5 minutos y ciérrala en un solo clic… otra cosa es que quieras.

Te mereces esta cuenta

Imagen | Josh Appel

,

Tu opinión es muy importante para nosotros.

¿Te ha aportado valor esta información?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (15 votos, media: 4,60 sobre 5)
Cargando...