Impuesto de sucesiones herencia
Tiempo de lectura: 6 minutos

Cuando se recibe una herencia, los herederos tienen que pagar el impuesto de sucesiones. Sin embargo, al estar cedido este impuesto a las comunidades autónomas, existen grandes diferencias de una comunidad a otra, de manera que en algunas apenas se paga por los bienes heredados, mientras que en otras el coste fiscal es más elevado.

¿Qué es una herencia?

La herencia es el conjunto de bienes, derechos y obligaciones que se transmiten a los herederos cuando una persona fallece. En el testamento se establece qué y quién hereda los bienes de la persona fallecida, teniendo en cuenta que son herederos legítimos forzosos los hijos, padres y cónyuge. También hay límites en el reparto de la herencia: la legítima que está reservada a los herederos forzosos debe sumar al menos dos tercios de la herencia, de los cuales un tercio se reparte a partes iguales y el tercio de mejora se reparte según la voluntad del testador. Finalmente el tercio restante, conocido como de libre disposición, se puede repartir libremente.

Cuando no hay testamento, la ley señala quienes son los legítimos herederos, que son las personas, naturales o jurídicas, que tienen el derecho a recibir la herencia.

Impuestos al recibir una herencia

Los impuestos que se pagan al recibir una herencia varían en función de los bienes que se heredan. En el caso de activos financieros, como un fondo de inversión, hay que pagar el impuesto de sucesiones. En cambio, si se trata de un plan de pensiones, no hay que pagar este impuesto, pero habrá que declarar las ganancias como rendimiento del trabajo cuando se rescate el plan.

Por otro lado, si se hereda un bien inmueble, el heredero tiene que pagar el impuesto de sucesiones de la comunidad en la que está la vivienda y, además, el Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana, también conocido como plusvalía municipal.

La Joya no Joya y…
La Cuenta NÓMINA
Del Banco no Banco

Sin comisiones, con tarjetas gratis ¡y mucho más! Ábrela en 5 minutos y ciérrala en un solo clic… otra cosa es que quieras.

Impuesto de sucesiones

El impuesto de sucesiones grava el incremento patrimonial que obtiene el heredero con la aceptación de la herencia. La ley estatal establece cómo se calcula el impuesto de manera general, pero las comunidades autónomas tienen competencias para aplicar reducciones y tipos diferentes, por lo que existen grandes diferencias de unas comunidades a otras.

Mientras que en algunas comunidades se han establecido bonificaciones del 99 % (es decir, se pagan impuestos solo sobre el 1 % de lo heredado), en otras el impuesto puede llegar a ser bastante elevado. Es importante destacar que no se puede elegir dónde pagar el impuesto; tiene que ser en la comunidad en la que vivía el fallecido los últimos cinco años.

Además, se trata de un impuesto personal, es decir, que debe pagar el heredero, y progresivo, lo que significa que cuánto más se hereda, mayor es la carga impositiva, según una escala que va desde el 7,65 % al 34 %.

También es subjetivo, porque varía según el grado de parentesco de los herederos con el fallecido. Cuanto menor sea el grado de parentesco mayor coste fiscal tiene el heredero.

Cuando la comunidad autónoma no ha fijado reducciones en el impuesto, se aplican las siguientes reducciones estatales:

  • Grupo I: descendientes y adoptados menores de 21 años, 15.956,87 €, más 3990,72 € por cada año que le falte hasta los 21, con el límite de 47.858,59 €. Por ejemplo, un hijo de 15 años tendría una reducción de 39.901,19 €, resultado de sumar 15.956,87 € (la base) y 23.944,32 € (3990,72 € multiplicado por 6, que son los años que le quedan hasta cumplir los 21).
  • Grupo II: descendientes y adoptados mayores de 21 años, la reducción es de 15.956,87 €.
  • Grupo III: colaterales de segundo y tercer grado, ascendientes y descendientes por afinidad, el límite de la reducción es de 7993,46 €.
  • Grupo IV: colaterales de cuarto grado o más, no habrá reducción.
  • Reducción por minusvalía de 47.858,59 € a las personas con un grado de discapacidad igual o superior al 33 % y de 150.253,03 € si la discapacidad es superior al 65 %.
  • Seguros de vida. Reducción del 100 %, con un límite de 9195,49 €, a las cantidades percibidas por los beneficiarios de contratos de seguros sobre vida, si es cónyuge, ascendiente, descendiente, adoptante o adoptado.

Impuesto de sucesiones por comunidad autónoma

Comunidad autónoma  Bonificaciones   Reducciones 
Andalucía Grupo I y II: 99 % Grupo I y II hasta 1.000.000 €

Grupos III y IV  250.000 €

Aragón Grupo I y II: 65 % adquisición vivienda con un valor menor a 300.000 €. 100 % límite 3.000.000 € para menores edad.

100 % cónyuge, ascendiente y descendientes límite 500.000 €

Asturias Entre 95 y 99 % según el valor de la vivienda heredada Grupo I y II: 300.000 €.
Baleares Tipos desde el 7,65 % hasta 8000 € hasta el 34 % a partir de los 800.000 €. Grupo I: 25.000 € más 6250 € por cada año menor de 21 años, límite 50.000 €.
Grupo II: 25.000 €
Grupo III: 8000 €
Grupo IV: 1000 €
Canarias 99,9 % para todos los grupos. A partir de 2020 recupera el Impuesto
Cantabria Grupo I y II: 100 %.
Grupos II y IV: 90 %.
Cataluña Grupo I y II: entre 57 % y 99 % según la base imponible.
Cónyuges 99 %.
Grupo I: 100.000 € hijo y cónyuge; 50.000 € resto descendientes; 30.000 € ascendientes.
Grupo III: 8000 €
Castilla y León  99 % (en tramitación) Grupo I: 60.000 € y 6000 € más por cada año menor de 21 años.
Reducción variable entre 400.000 € y la suma del resto de deducciones.
Castilla La Mancha Grupo I y II: del 80 % al 100 % según la base imponible.
Comunidad Valenciana Grupo I: 75 % menores 21 años.
Grupo II: 50 %
Menores 21 años: 156.000 €
Grupo II: 100.000 €
Extremadura  Grupo I y II: 99 %
Galicia 100 % hasta 1.000.000 € a partir de 2020 Grupo I: hasta 1.000.000 € más 100.000 € por cada año menor de 21 años.
Grupo II: entre 900.000 y 400.000 € según  edad.
Grupo III; entre 16.000 y 8000 €
La Rioja 99 % si la base liquidable es menor de 500.000 €.

98 % si supera esa cantidad.

Madrid  Grupos I y II: 99 %
Grupo III (hermanos): 15 %
Grupo III (tíos y sobrinos) 10 %
Región de Murcia Grupo I y II: 99 %
Navarra Cónyuge 0 % en los primeros 250.000 € y entre el 2% y el 16% ascendientes o descendientes.
País Vasco Grupo I y II: tributan al 1,5 % exención primeros 400.000 €.

 

Impuesto sobre donaciones

El impuesto sobre donaciones se diferencia de sucesiones porque se entregan los bienes de forma gratuita en vida, como si fuera un adelanto de la herencia, de manera que cuando se produzca el fallecimiento se restará de la herencia la cantidad donada. Además, no se puede recibir por donación más de lo que correspondería al heredero en la herencia.

El impuesto de donaciones también está cedido a las comunidades autónomas. A diferencia del impuesto de sucesiones, se paga en la comunidad donde reside quien recibe la donación, salvo que se trate de una vivienda, en cuyo caso se paga en la comunidad donde esté situada la vivienda.

El plazo para pagar este impuesto es solo de 30 días desde que se recibe la donación.

Préstamos entre particulares. Es la alternativa para evitar el pago del impuesto de donaciones. Se trata de un préstamo entre particulares al 0 % de interés, que debe realizarse por escrito, registrarlo en Hacienda a través del modelo 600 y devolver el dinero, para que Hacienda no lo considere una donación.

Plusvalía municipal: Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IIVTNU)

La plusvalía municipal grava lo que se ha revalorizado la vivienda desde el momento de la compra hasta su venta, donación o herencia. Cuando se hereda la vivienda, este impuesto corresponde al heredero.

La plusvalía se calcula a partir del valor catastral de la vivienda, sobre el que se aplican unas tasas de revalorización fijadas por los ayuntamientos, teniendo en cuenta el tiempo transcurrido desde que se adquiere el bien hasta que se transmite. A esa cantidad se aplica el tipo impositivo establecido por el ayuntamiento para obtener la plusvalía.

Si renuncio a la herencia, ¿tengo que pagar el impuesto de sucesiones?

La renuncia a la herencia tiene que ser formalizada en un documento público para que sea expresa y, aunque puede realizarse en cualquier momento, tiene efectos retroactivos desde la fecha de fallecimiento de quien se hereda. Como no se reciben bienes, no hay que pagar el Impuesto de Sucesiones y Donaciones ni la plusvalía municipal.

Pasos a seguir para recibir la herencia

El heredero tiene que realizar unos trámites para recibir la herencia que difieren si hay testamento o no lo hay. En primer lugar, se debe solicitar el certificado de defunción en el Registro Civil y las últimas voluntades. El siguiente paso es ir a la notaría a pedir una copia del testamento; si el fallecido no hizo testamento, entonces hay que hacer la declaración de herederos en la notaría o en el juzgado de primera instancia.

Los trámites siguientes son el inventario de los bienes y la adjudicación de la herencia a cada heredero. Una vez realizados estas gestiones es cuando se paga el Impuesto de sucesiones; debe abonarse en el plazo de seis meses desde el fallecimiento.

Es importante reseñar que el impuesto de sucesiones se debe pagar antes de recibir la herencia, por lo que no puedes disponer de esos fondos para pagar el impuesto. No obstante, Hacienda permite que puedas hacer una autoliquidación de los activos financieros y bursátiles, así como del dinero en efectivo, siempre que justifiques que necesitas el dinero para pagar el impuesto.

Por último, conviene señalar que, para determinar el impuesto de sucesiones, se pueden deducir de la masa hereditaria los gastos correspondientes al entierro y funeral del fallecido, así como las deudas.

,

Tu opinión es muy importante para nosotros.

¿Te ha aportado valor esta información?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (7 votos, media: 4,43 sobre 5)
Cargando…