Tiempo de lectura: 5 minutos

Vivimos en un mundo en el que la gestión del medio ambiente tiene cada vez más importancia. Así lo demuestran los esfuerzos de los principales Gobiernos por reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera y de las empresas por desarrollar un crecimiento económico más sostenible.

El sector financiero no se ha quedado atrás. Cada vez son más las iniciativas y proyectos sostenibles desde el punto de vista financiero que se están poniendo en marcha. Uno de ellos son los bonos verdes, una alternativa de financiación sostenible que tiene cada vez más acogida e importancia.

Qué son los bonos verdes

Los bonos verdes son cualquier tipo de bonos que se destinan exclusivamente a financiar o refinanciar, en parte o en su totalidad, proyectos verdes, entendiendo como tales aquellos que contribuyen a la consecución de los objetivos de desarrollo sostenible.

Estos objetivos se centran en conseguir una energía no contaminante, producción y consumo responsables, la consecución de ciudades y comunidades sostenibles o garantizar la vida terrestre y submarina, entre muchas otros.

En qué invierten los bonos verdes

Pero, ¿qué proyectos están incluidos dentro de esta clasificación? La Asociación Internacional de Mercados de Capitales (ICMA) ha definido una guía de buenas prácticas (conocida como los Green Bond Principles) donde se detallan los requisitos y características que deben reunir los bonos verdes para recibir esta certificación. Por tanto, los bonos verdes se encuadran en las siguientes categorías:

  • Energías renovables, incluyendo producción, transmisión y productos.
  • Eficiencia energética, donde se incluyen edificios nuevos y reformados, almacenamiento de energía, calefacción urbana, redes inteligentes, dispositivos y productos.
  • Conservación de la biodiversidad terrestre y acuática, protegiendo los ecosistemas marinos, costeros y de cuencas.
  • Fomento del transporte limpio, como el transporte eléctrico, híbrido, público, ferroviario, no motorizado, transporte multimodal, además de la construcción de nuevas infraestructuras para vehículos de energía limpia y reducción de emisiones nocivas.
  • Gestión sostenible del agua, incluida toda la infraestructura necesaria para hacer llegar el agua potable y el tratamiento de las aguas residuales.
  • Adaptación al cambio climático, especialmente los sistemas de apoyo a la información, observación del clima y los sistemas de alerta temprana.
  • Edificios ecológicos que cumplan las normas y certificaciones reconocidas a nivel regional, nacional y, por supuesto, internacional.

En definitiva, para que un bono pueda recibir la etiqueta verde tiene que contar con fondos que vayan a ser destinados a proyectos que luchen contra la contaminación, supongan la creación de infraestructuras de energías renovables, pongan en marcha iniciativas de adaptación al cambio climático o fomenten la gestión sostenible de recursos naturales, entre muchos otros.

Inversión NARANJA+

El método de inversión todo en uno

Con Inversión NARANJA+ inviertes en los principales mercados del mundo a través de los Fondos Cartera NARANJA.

Minimiza el riesgo a largo plazo. Sin inversión mínima. Con menos gastos y comisiones. Con tu dinero siempre disponible.

Puedes consultar el nivel de riesgo y los riesgos asociados a cada Fondo Cartera NARANJA en la web.

Los bonos verdes en el mundo

El primer bono verde fue emitido en 2007 por el Banco Europeo de Inversiones (BEI). Desde entonces, su crecimiento ha sido imparable. En 2018, se alcanzó el máximo histórico de emisión de bonos verdes, con una emisión total de unos 247.000 millones de dólares americanos, con un saldo vivo de 372.000 millones de dólares, según un informe de Bloomberg New Energy Finance.

El año pasado fue el tercero consecutivo que se alcanzó la cifra de los 100.000 millones de dólares, lo que demuestra el empuje y la importancia de esta forma de financiación en la actualidad. De hecho, el año pasado ya se alcanzó la cota de los 200.000 millones de dólares.

España sigue la estela del resto del mundo. El año pasado, los emisores nacionales colocaron 5000 millones de euros en bonos verdes, según el mismo estudio de Moody´s.

De esta manera, después de cierto retraso a la hora de incorporarse al carro de la financiación sostenible, nuestro país ha comenzado a colocarse al nivel de países como Suecia o Bélgica.

Qué ventajas y beneficios tienen

Por su finalidad, el mercado de bonos verdes se ha convertido en una iniciativa fundamental por parte de gobiernos, empresas e inversores para desarrollar una economía sostenible desde el punto de vista ecológico. La clave es hacerlo ahora, y no en un futuro dónde no haya vuelta atrás.

Para las organizaciones que emiten bonos verdes, el objetivo es demostrar una transición de su negocio hacia un modelo mucho más eficiente y sostenible que responda a los nuevos objetivos de la sociedad a través de proyectos específicos.

Las empresas que tienen en cuenta estos objetivos dentro de su estrategia son los “campeones del mañana” ya que tienen una visión más adelantada que otros sobre hacia donde evolucionan los consumidores y cómo ha de desarrollar su negocio en un entorno de recursos naturales limitados.

Para los inversores, los bonos verdes tienen una doble ventaja:

  • Por un lado, están invirtiendo en proyectos sostenibles con el medio ambiente, y de esta manera están fomentando el desarrollo de actividades que producen beneficios para la sociedad y la economía en su conjunto.
  • Y, por otro, son inversiones transparentes, ya que todas ellas siguen el código de buenas prácticas, que promueven la transparencia, publicidad y reporte de informes .

La rentabilidad de los bonos verdes

El creciente interés de los inversores hasta este tipo de productos no se podría explicar si el binomio rentabilidad/riesgo no fuese el adecuado. En este sentido, los expertos señalan que el comportamiento de este tipo de activos en el mercado secundario es similar el resto de bonos.

De hecho, la correlación entre el índice global de fondos verdes (Bloomberg Barclays MSCI Global Green Bond Index) y el de renta fija global (Bloomberg Barclays Global Aggregate) es de más del 90 %, según un análisis realizado por Gonzalo Thomé, analista en Inversis. La rentabilidad es ligeramente superior, con una volatilidad similar en los últimos tres años.

Según este experto, esto justificaría que la incorporación de este tipo de activos dentro de la cartera de un inversor en renta fija no cambie el perfil de rentabilidad/riesgo.

Los préstamos sostenibles en ING

En lo que llevamos de 2019 hemos participado ya en 3 emisiones: el bono sostenible de la Comunidad de Madrid y los bonos verdes de Iberdrola y el Instituto de Crédito Oficial (ICO). En 2018 participamos en las emisiones de bonos sostenibles de la Comunidad de Madrid y Caja Rural de Navarra, y en la emisión del primer bono verde en Portugal con EDP.

A finales de 2018 la cartera de Inversión Responsable de ING ascendía a 24.400 millones de euros, lo que demuestra que la sostenibilidad es un compromiso real para nuestra entidad, una apuesta por la economía sostenible, el medio ambiente y, por supuesto, para nuestro negocio. El objetivo es duplicar esta cifra a finales de 2022.

Imagen |  RawFilm on Unsplash, Roman Akhmerov on Unsplash


Tu opinión es muy importante para nosotros.

¿Te ha aportado valor esta información?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, media: 3,00 sobre 5)
Cargando…