Deducciones en la nómina
Tiempo de lectura: 6 minutos

Seguro que, al ver tu nómina, te has preguntado alguna vez qué son esas retenciones y deducciones que aparecen desglosadas, y que reducen la cantidad que cobras.

Cada mes, la empresa aplica una retenciones en la nómina a cuenta del pago del IRPF del ejercicio fiscal en curso, así como por otros conceptos relacionados con la Seguridad Social, como el desempleo o la jubilación. Todas estas retenciones y pagos a cuenta son un trámite que la empresa debe practicar cada mes en la nómina de cada trabajador y que a ti como empleado te conviene conocer.

Cuáles son las retenciones de un trabajador

La nómina que recibes cada mes tiene la claves sobre cómo se distribuye tu salario. Entre los conceptos de la nómina aparecen tus ingresos por un lado y lo que el Estado te resta por otro.

Este dinero que se queda el Estado se divide entre las retenciones a cuenta de IRPF y las deducciones a la Seguridad Social.

Las primeras son un dinero que todo los trabajadores adelantan a Hacienda en previsión de lo que después tendrán que pagar en el IRPF. Las segundas sirven para costear los sistemas de la Seguridad Social. Esto incluye la cotización por desempleo, la formación profesional y las cotizaciones por enfermedades o accidente laboral, que forman parte de las contingencias comunes.

El cálculo de las retenciones que se aplican en la nómina por los rendimientos del trabajo es un punto clave que nos interesa comprender porque, por un lado, nos ayuda a ahorrar en la Declaración de la Renta y, por otro, permite conocer cuál será nuestra base de cotización de cara a la jubilación.

Siéntete libre con la Cuenta NÓMINA del Banco no Banco

Libre de comisiones, de condiciones ¡y libre de mucho más! Ábrela en 5 minutos y ciérrala en un solo clic… otra cosa es que quieras.

Te mereces esta cuenta

Cómo se calculan las retenciones en la nómina

La empresa realiza el cálculo de las retenciones en la nómina teniendo en cuenta tres elementos:

  • Las condiciones particulares del trabajador (situación familiar, familiares a su cargo, grado de discapacidad, etc.).
  • Los devengos salariales estimados dentro del salario bruto en concepto de renta del trabajo, que básicamente equivale a su salario.
  • Los tramos de IRPF para ese ejercicio fiscal que marca la Agencia Tributaria.

Condiciones particulares del trabajador

Hacienda tiene en cuenta la situación personal del trabajador a la hora de calcular las retenciones en la nómina. Y es que las condiciones particulares del trabajador permiten reducir la cantidad a pagar en la renta, y eso se traslada a las retenciones.

En concreto, las retenciones de IRPF son menores por tener hijos o familiares a cargo mayores de 65 años, pero también según el grado de discapacidad y otra serie de situaciones. Como norma general, a mayores cargas familiares, menor cantidad se paga por el IRPF.

Es importante comunicar a la empresa lo antes posible cualquier variación que se pudiera producir (por ejemplo, si nos casamos o si tenemos un hijo), para que proceda a actualizar la retención que nos aplica en la nómina.

En cualquier caso, la empresa te pedirá tus datos actualizados a comienzo de año para adecuar las retenciones de IRPF si fuese necesario.

Devengos salariales del trabajador

Los devengos salariales son la cantidad de dinero que percibimos por prestar nuestros servicios a la empresa, es decir, como retribución por nuestro trabajo. Es tu sueldo bruto, incluyendo los complementos salariales, las horas extraordinarias, el salario en especie y cualquier gratificación.

Así es como se ven normalmente en tu nómina.

Devengos salariales Devengos no salariales
a. Salario base 1428,57 € f. indemnizaciones o suplidos 142,00 €
b. Complementos salariales 714,28 € g. prestaciones por indemnizaciones 0,00 €
c. Horas extraordinarias 150,00 €
d. Gratificaciones extraordinarias 357,14 €
e. Salario en especie 63,00 €
Total Devengos Salariales 2712,99 € Total Devengos no salariales 142,00 €
Total devengos 2854,99 €

No se consideran devengos salariales y, por tanto, no cotizan ni tributan, las cantidades recibidas por indemnizaciones o suplidos (gastos que anticipa el trabajador, como el pago de una comida, gastos de desplazamiento, etc.), prestaciones e indemnizaciones de la Seguridad Social por incapacidad temporal y desempleo parcial o mejora voluntaria de la acción protectora de la Seguridad Social.

No ocurre lo mismo con las indemnizaciones por despido que paga la empresa al rescindir el contrato de un trabajador. Este tipo de indemnización sí que tributa independientemente del tipo de despido y del motivo, aunque están sujetas a una fiscalidad especial. En concreto, hay una parte de ese dinero que está exenta y no hay que incluir en la renta.

Si tienes más de un pagador
Si trabajas para dos empresas o has cambiado de empleo este año, cada empresa solo tendrá en cuenta el salario que te paga y no el que ya te pagó tu anterior compañía o el de la segunda para que trabajes. Como consecuencia, las retenciones serán menores y puede que el resultado de la renta sea a pagar. Para evitarlo, puedes pedir a la empresa que ajuste el porcentaje de retención en la nómina.

Retenciones en la nómina

A la cantidad que suman nuestros devengos salariales, la empresa debe retener una parte de acuerdo con lo estipulado para el ejercicio fiscal por la Agencia Tributaria, en concepto de anticipo del pago del IRPF. Estas retenciones se pueden calcular a través de la herramienta que ofrece la Agencia Tributaria en función de nuestras circunstancias personales.

Un ejemplo de cómo se calculan la renta y las retenciones de IRPF
A una persona cuya retribución sea de 34.000 € anuales, sin ascendientes ni descendientes, se le aplicará un tipo de retención del 19,73 % mensual.

Ahora bien, las retenciones no son el paso final para calcular cuánto pagaremos a Hacienda en el IRPF. A principios de abril, toca presentar la declaración de la renta y regularizar el resto de rentas obtenidas, así como otros conceptos que se puedan deducir del impuesto, en función de los siguientes tramos del IRPF:

Tramo IRPF Tipo impositivo
Hasta 12.450 € 19 %
12.450 – 20.200 € 24 %
20.200 – 35.200 € 30 %
35.200 – 60.000 € 37 %
60.000 € – en adelante 45 %

La Seguridad Social en la nómina

Las cotizaciones sociales son el segundo concepto que deduce el líquido a pagar en la nómina. A diferencia del IRPF, las cotizaciones sociales no tienen en cuenta las circunstancias personales del trabajador, pagándose siempre el mismo porcentaje, una parte a cargo de la empresa y otra a cargo del trabajador.

Cuáles son las deducciones de la Seguridad Social

Hay varios conceptos por los que un trabajador tiene que cotizar a la Seguridad Social. Todos ellos se deducirán o restarán del salario bruto en cada nómina. Son los siguientes:

  •  Desempleo: el porcentaje a deducir depende del tipo de contrato. Los contratos indefinidos, en prácticas o el contrato de relevo suponen 1,55 % de la base de cotización. El porcentaje en los contratos de duración determinada sube al 1,6 %.
  • Contingencias comunes: supone el 4,70 % de la base de cotización sin incluir las horas extraordinarias. Se destina a cubrir la incapacidad laboral por enfermedad común, la jubilación, la baja por maternidad y paternidad, los accidentes laborales o la asistencia sanitaria.
  • Formación profesional: supone un 0,10 % de la base de cotización y sirve para que la empresa pueda formarte.
  • Cotización adicional horas extraordinarias: la deducción de la Seguridad Social por las horas extraordinarias de fuerza mayor es del 2 % de la base de cotización.
  • Resto de horas extraordinarias: la deducción por estas horas extraordinarias es del 4,70 % de la base de cotización.
  • Fogasa: las aportaciones al Fondo de Garantía Salarial son un 0,2 % de la base de cotización y es el empresario quien las abona. Y es que la función de este organismo es la de pagar los salarios e indemnizaciones pendientes de los trabajadores en caso de insolvencia de la empresa.

Es importante aclarar que las deducciones a la Seguridad Social se aplican sobre la base de cotización y no sobre la base del IRPF.  La base de cotización varía en función del tipo de contrato, del régimen de la Seguridad Social y de la categoría profesional (esto es lo que técnicamente se conoce como el grupo de cotización). En este enlace del organismo público puedes consultar los máximos y mínimos. Normalmente aparece al pie de la nómina bajo el concepto de “Determinación de las B. de Cotización a la SS y conceptos de recaudación conjunta y aportación de la empresa”.

Además de estas deducciones, la empresa también sumará deducciones sobre las retribuciones en especie, como el coche de empresa, la vivienda que paga la empresa al trabajador o préstamos en condiciones preferentes, por poner tres ejemplos.

Así es como quedan las deducciones en la nómina según resume la propia Seguridad Social.

Contingencias Empresario Trabajador Total
Contingencias Comunes 23,60 % 4,70 % 28,30 %
Horas extraordinarias
– Fuerza mayor 12,00 % 2 % 14,00 %
– No Fuerza mayor 23,60 % 4,7 % 28,30 %
Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales La Tarifa depende de los Presupuestos Generales del Estado 0,00 % La Tarifa depende de los Presupuestos Generales del Estado
Otras Cotizaciones
Desempleo contrato general 5,50 % 1,55 % 7,05 %
Contrato de duración determinada a tiempo completo 6,70 % 1,60 % 8,30 %
Contrato de duración determinada a tiempo parcial 6,70 % 1,60 % 8,30 %
Fogasa 0,20 % 0,00 % 0,20 %
Formación Profesional 0,60 % 0,10 % 0,70 %

Cómo hacer el cálculo de la Seguridad Social en la nómina

Las deducciones de la Seguridad Social se calculan de la siguiente forma. Primero se suman los porcentajes de todos los conceptos que acabas de ver, desde la cotización por desempleo hasta las horas extraordinarias. Después bastará con aplicar esa suma sobre la base de cotización del empleado.

Un ejemplo de cómo se calculan las deducciones de la Seguridad Social
Recuperando los datos del ejemplo, anterior. Es decir, una persona con un salario anual bruto de 34.000 € y que en este caso vamos a establecer que cotice en el grupo 5 (oficiales administrativos) con un contrato indefinido a tiempo completo.

Así se distribuirían mensualmente esas cotizaciones a la Seguridad Social una vez prorrateado el salario a 12 pagas el resultado es una base de 2833,33 € al mes. Si el resultado hubiese sido inferior a la base mínima o máxima del grupo de cotización (1055 € y 4070,1 €), habría que tomar esas cifras para calculas las deducciones. Como no es el caso, hay que usar la base resultante.

Con esos 2833,33 € mensuales, esta es la parte de la nómina que se descontará para los pagos a la Seguridad Social.

Concepto Porcentaje Cantidad
Contingencias comunes 4,7 % 133,16 €
Formación profesional 0,1 % 2,83 €
Desempleo 1,55 % 43,91 €
Total 6,35 % 159,90 €

Al final, la nómina contiene muchos datos útiles que se pueden aprovechar para la planificación financiera. Las retenciones de IRPF dan una pista de cuál puede ser el resultado de la renta y las deducciones de la Seguridad Social de lo que se paga por cada concepto. Estos datos te ayudarán a tomar mejores decisiones y a saber a qué se dedica el dinero de tu salario que no va a parar a tu bolsillo.

En Naranja I Qué impuestos debes pagar como trabajador

, ,

Tu opinión es muy importante para nosotros.

¿Te ha aportado valor esta información?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (35 votos, media: 4,14 sobre 5)
Cargando…