Si sigue subiendo la inflación ¿Deberíamos empezar a preocuparnos?

El IPC (Índice de Precios de Consumo) cerró en mayo en el 1,9% tras un leve retroceso, lo que da un pequeño respiro a la economía española y también al Banco Central Europeo (BCE), que estaba empezando a preocuparse por la escalada inflacionaria en nuestro país. Y es que de los entornos de inflación cero e incluso negativa de 2016, hemos superado el 2% en menos de medio año. Muy poco tiempo para tanto avance.

Transporte, energía y vivienda han sido los protagonistas en esta primera mitad de año y los causantes de la subida. Pero, ¿cómo puede afectar a nuestras inversiones y a nuestro bolsillo? ¿Deberíamos empezar a preocuparnos?

Qué es la inflación y cómo afecta a nuestros bolsillos e inversiones

La inflación se puede definir como el aumento generalizado de precios en un país durante un periodo de tiempo. En otras palabras, mide cómo ha evolucionado el coste general de la vida. En España, el IPC es su principal indicador, aunque no el único. El dinero en circulación también suele tomarse como otra medida de inflación.

El efecto de la inflación sobre los bolsillos del consumidor es claro: le resta poder adquisitivo. El aumento de precios hace que podamos hacer menos con nuestro dinero. Para entenderlo mejor, donde antes con 1 euro podíamos comprar un café, ahora no podremos, pues necesitaremos 10 céntimos más; en concreto, 1,1 euros (inflación de 10%).

Desde el punto de vista del consumidor, en entornos inflacionistas conviene adelantar las compras, porque sabemos que ese mismo producto va a valer más en muy poco tiempo, mientras que cuando la inflación es negativa conviene retrasarlas, porque podremos comprarlo por menos dinero al cabo de poco tiempo.

En cuanto a las inversiones, la inflación hace que nuestro dinero pierda valor. Si tomáramos el dato de mayo como la medida de inflación real para todo 2017, deberíamos buscar productos de inversión que ofrezcan una rentabilidad mínima del 2% para que nuestros ahorros no pierdan valor por el paso del tiempo.

La inflación afecta a todas las inversiones. Si la inflación sube demasiado, afectará negativamente a los bonos y a los fondos de renta fija, pero beneficiará a corto plazo a la renta variable. Lo que ocurre es que si sube demasiado, llevará a un alza en los tipos de interés, lo que terminaría perjudicando también a la bolsa.

¿Debemos preocuparnos ante tensiones inflacionistas?

Desde el propio BCE vigilan muy de cerca el aumento de la inflación, aunque también aseguran que un crecimiento hasta tasas en torno al 2% es algo deseable en términos generales. De hecho, ese es el objetivo general de la UE.

Una inflación moderada es un síntoma de salud económica en la mayoría de casos, pero en el entorno actual donde la recuperación no es todavía todo lo sólida que cabría esperar podría ralentizar el proceso.

El problema en el caso español es la escasa correlación entre la evolución de los precios y la evolución de los salarios. En otras palabras, que el coste de la vida pueda subir por encima de lo que lo hace nuestro sueldo y, por lo tanto, estemos perdiendo poder adquisitivo real.

¿Qué puede ocurrir en el futuro?

El BCE vigila el repunte de la inflación, pero ha descartado un aumento de tipos a corto plazo, en tanto que el Gobierno ya ha adelantado que espera que el IPC (recuerda que sólo es un indicador de inflación) se modere en los próximos meses para acercarse al 1% que marca el IPC subyacente (ese mismo indicador pero sin contar con los precios de la energía ni de los alimentos, dos elementos que suelen ser valores más fluctuantes a lo largo del tiempo).

Por lo tanto, lo más probable es que las inversiones que tengamos en cartera no se vean “alteradas”, ya que ninguno de los dos bancos centrales prevé cambiar su estrategia ante este aumento de la inflación. Sin embargo, un cambio de posiciones de cualquiera de ellos llevaría a tener que revisar nuestra inversión.

En Naranja | ¿Por qué no es buena idea dejar tu dinero debajo del colchón? La inflación lo explica

Fondos de inversión

0% comisión de suscripción o reembolso

Los Fondos NARANJA con los que podrías conseguir un extra de rentabilidad seas del tipo de inversor que seas

Potencial de rentabilidad. Invierte desde 1€ y siempre con tu dinero disponible.

Puedes consultar el nivel de riesgo y los riesgos asociados a cada Fondo NARANJA en la web.

Conversación