Valor nominal vs valor real
Tiempo de lectura: 3 minutos

Cuando pensamos que tenemos 10 €, a todos se nos viene a la cabeza el billete rojo que emite el Banco Central Europeo. Su valor nominal es justamente 10 €,  eso no cambia, pero, ¿te has parado a pensar en lo que puedes comprar ahora con ese dinero y lo que podrás comprar dentro de unos año? Esta es básicamente la diferencia entre el valor nominal y el valor real, que además nos permite entender mejor cómo afecta la inflación a nuestra economía personal.

La diferencia entre el valor nominal y el valor real

En economía, cuando hablamos en términos reales nos referimos al valor absoluto de una determinado variable. Por ejemplo, si ganamos 1000 € al mes, el valor nominal de nuestro sueldo son esos 1000 €. En cambio, cuando hablamos de términos reales, lo que hacemos es descontar la inflación de ese año. Si un año no nos suben en sueldo, pero la inflación ha sido del 2 %, entonces nuestro sueldo real será de 980 €, aunque el valor nominal siga siendo de 1000 €.

¿Para qué sirve calcular el valor real? Para poder comparar el precio de las cosas y nuestro poder adquisitivo entre diferentes años. Por ejemplo, si todos los años cobramos esos 1000 €, y la inflación va creciendo en un 2 % anual, en realidad es como si estuviéramos perdiendo un 2 % de nuestro salario año a año. Todos los productos y servicios son más caros y, por tanto, podemos adquirir menos bienes o servicios con el mismo dinero que antes.

Precisamente esta es la razón por la que muchas empresas y convenios fijan el salario ligado a la inflación. El valor nominal del salario subirá cada año, pero su valor real permanecerá igual. Así se evita que perdamos poder adquisitivo y podremos seguir comprando lo mismo con nuestro salario.

A nivel macroeconómico, la idea es la misma. Cuando escuchamos en las noticias que un país está creciendo a un 2 %, lo que realmente quiere decir es que su Producto Interior Bruto real ha registrado una variación positiva de un 2 %, o lo que es lo mismo, que su PIB nominal ha registrado una subida del 2 % una vez descontada la inflación.

Inversión NARANJA+

El método de inversión todo en uno

Con Inversión NARANJA+ inviertes en los principales mercados del mundo a través de los Fondos Cartera NARANJA.

Minimiza el riesgo a largo plazo. Sin inversión mínima. Con menos gastos y comisiones. Con tu dinero siempre disponible.

Puedes consultar el nivel de riesgo y los riesgos asociados a cada Fondo Cartera NARANJA en la web.

Precio nominal frente a precio real: la evolución de los precios en el tiempo

¿Recuerdas cuánto costaba un periódico hace tan solo 35 años? La respuesta es diez pesetas. Dicho así parece que eran una ganga pero, en realidad, costaba más o menos lo mismo o incluso más que en la actualidad. En economía, a este precio se le llama precio nominal o precio corriente.

En realidad, para comprobar la evolución de los precios de algún bien en el tiempo nos interesa comparar el precio real, es decir, teniendo en cuenta la inflación.

Tomemos, por ejemplo, la evolución del precio del gasóleo tomando como base el precio nominal del año 2002.

Año Precio Nominal Precio Real (Base 2002)
2002 0,70 € 0,70 €
2003 0,70 € 0,68 €
2004 0,76 € 0,71 €
2005 0,90 € 0,81 €
2006 0,96 € 0,83 €
2007 0,97 € 0,81 €
2008 1,11 € 0,89 €
2009 0,92 € 0,72 €
2010 1,08 € 0,83 €
2011 1,28 € 0,95 €
2012 1,37 € 0,99 €
2013 1,37 € 0,95 €
2014 1,32 € 0,91 €
2015 1,13 € 0,79 €
2016 1,04 € 0,73 €
2017 1,12 € 0,76 €
2018 1,22 € 0,82 €
2019 1,23 € 0,81 €

 

Así, si vemos la evolución del precio nominal, el precio del gasóleo ha subido mucho desde el año 2002. Concretamente, un 75,7 %. Y eso que el precio de este combustible ha dado una tregua a los consumidores desde los máximos históricos de 2012 y 2013.

En cambio, si vemos la evolución del precio real, es decir, corrigiendo el precio con la inflación, los precios tan solo han subido un 15,7 % desde el año 2002.

La importancia del valor nominal y el valor real de nuestros ahorros e inversiones

Por todo ello, es importante descontar la inflación siempre que hablemos de nuestros ingresos y gastos, y también de nuestros ahorros e inversiones.

Pensemos por ejemplo en un depósito a plazo fijo que nos proporcione una rentabilidad del 0,5 %. Si hubiéramos invertido 1000 € al principio del año 2018, en 2019 su valor nominal sería de 1005 €. Pero si le descontamos la inflación de ese año (1,18 %), su valor real sería de 993,20 €, así que, técnicamente, la rentabilidad real de esa inversión habría sido del -0,68 %. Mejor que tener el dinero sin invertir, pero no hemos conseguido evitar que nuestros ahorros pierdan valor real.

Descubre más sobre cómo afecta la inflación a nuestros ahorros.

,

Tu opinión es muy importante para nosotros.

¿Te ha aportado valor esta información?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (7 votos, media: 4,43 sobre 5)
Cargando…